Entradas

Polémica por las declaraciones del concejal Eloi Badia sobre una posible restricción horaria para los perros en parques y jardines de Barcelona

El concejal Eloi Badia declaró ayer en betevé que Barcelona «ya tiene suficientes áreas de recreo para perros» y que estudian definir horarios para poder llevar a los perros a los parques y jardines de la ciudad. Hoy, tras el revuelo generado en las redes sociales, el responsable de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Barcelona ha matizado sus palabras diciendo que se refería a «las franjas horarias para llevar los perros atados o desatados en las zonas de uso compartido y no a los horarios para entrar en los parques».

El Ayuntamiento de Barcelona estudia establecer franjas horarias para los perros en los parques y jardines de la ciudad. Así lo hizo saber en una entrevista en el programa ‘Bàsics’ de betevé el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia: «El Ayuntamiento tiene una moratoria en la que se permite que los perros puedan estar en todos los espacios públicos y en todos los parques hasta que la ciudad no se dote de suficientes áreas de recreo para perros. Ahora ya nos hemos dotado de estas áreas de recreo, por lo tanto, toca analizar qué espacios son compartidos y cuáles no son compartidos. Aquí es donde nos podemos encontrar con franjas de horarios».

Badia, preguntado por este mismo programa de betevé por estas posibles restricciones horarias, reiteró que «Una vez definamos las zonas compartidas, estas pueden ir acompañadas de horarios o de otras medidas. Es un debate vecinal complicado y apasionante, pero ya tocaría levantar esta moratoria». Además, el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica aseguró que medidas como la restricción de acceso de los perros en el Parque de Diagonal Mar «son necesarias para proteger la naturaleza y la biodiversidad de Barcelona».

Tras el revuelo vivido en las redes sociales por las declaraciones del concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica en el programa ‘bàsics’, Eloi Badia ha querido aclarar esta polémica con un tuit diciendo «Me refería a que la ordenanza habla de franjas horarias para llevar los perros atados o desatados en las zonas de uso compartido. No me refería a horarios para entrar en los parques». Una matización que no ha convencido al colectivo de ciudadanos con perro de Barcelona.

Por su parte, la tercera teniente de alcalde y responsable de Bienestar Animal, Laia Bonet, ha comparecido este miércoles en la Comisión de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención, donde ha recordado que «La ordenanza prevé zonas segregadas específicas para perros y zonas de uso compartido, estas últimas tanto para los que van con perro como para los que no». Además, Bonet asegura que «Casi se ha cuadruplicado lo estipulado en la ordenanza. Hay casi cuatro áreas por distrito mientras que la normativa prevé que, como mínimo, haya una». Aunque ha reconocido que todavía hay que trabajar con las zonas de uso compartido (ZUC).

Espai Gos BCN: «No quieren perros ni en los parques ni en los jardines de la ciudad»

Sobre la polémica en torno a las declaraciones del concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Àngela Coll, portavoz de Espai Gos BCN considera que «Eloi Badia lanzó ayer la primera piedra en betevé para ver que pasaba, y hoy lo ha finiquitado Laia Bonet en la Comisión de Presidencia. Eloi Badia habló de dos cosas diferentes, por un lado de las zonas de usos compartidos y por el otro de este tipo de manía que les ha cogido con la palabra biodiversidad, que parece que la hayan aprendido ayer mismo. La realidad es que es un ignorante. Le podríamos decir al Eloi Badia que el Ayuntamiento de Barcelona tira tonelada y media de petardos por la fiesta de Año Nuevo, y parece ser que esto no fastidia a la biodiversidad, cuando tenemos cantidad de informes técnicos de cómo afecta la pirotecnia a las aves. Por lo tanto, de biodiversidad este señor no entiende nada».

En refèrencia a las más de 100 áreas de recreo para perros que hay actualmente en Barcelona según el Ayuntamiento, Àngela Coll declara que «Es mentira. Áreas de recreo en Barcelona hay 43. El resto hasta estas 100 que ellos recogen son áreas de perros que son básicamente pipicans los que han cambiado el nombre para hacer parecer que tenemos una maravilla. No están cumpliendo la normativa en la que, desde la aprobación de la Ordenanza de 2014 donde se estableció la normativa de los mínimos de las áreas de recreo, dijeron que no podían ser inferiores a los 400 m2. Por lo tanto, de las 43 que no son inferiores a estos 400 m2 hasta llegar a estas más de 100 que ellos publicitan, todas estas, no complen con la normativa y son pipicans».

Por último, la portavoz de Espai Gos BCN afirma que «La política que se está haciendo desde hace mucho tiempo consiste en expulsar a las personas con perro de Barcelona de parques y jardines. No quieren perros ni en los parques ni en los jardines de la ciudad, no los quieren ni atados. Hoy tenemos Asamblea General para decidir acciones ante esta indiferencia y desprecio al que pretende someternos del Ayuntamiento. Tenemos que hablar de las zonas de usos compartidos, los espacios prohibidos, de las áreas de recreo y del tema de los envenenamientos de perros».

Alertan de nuevos casos de envenenamiento de animales en el distrito de Sant Andreu

La Guardia Urbana y los Mossos investigan nuevos casos de envenenamiento de perros en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu. Actualmente hay seis denuncias interpuestas, pero Espai Gos BCN asegura que se conocen más casos. La Plataforma ciudadana para la convivencia en el espacio público lamenta la falta de implicación por parte del Ayuntamiento de Barcelona ante estos episodios.

Continúan los envenenamientos de animales en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu, una zona cercana al centro comercial La Maquinista de Barcelona. La Guardia Urbana y los Mossos están investigando los hechos con el objetivo de encontrar el responsable o los responsables de este delito de envenenamiento en la vía pública que se ha repetido de forma reiterada durante las últimas semanas.

Los nuevos casos de envenenamiento en el distrito de Sant Andreu se producen después de que el pasado 2 de marzo, la Plataforma ciudadana Espai Gos BCN pidiera al Ayuntamiento una serie de actuaciones con el objetivo de evitar más intoxicaciones. Estas fueron las peticiones:

-Informar a través de las redes sociales del espacio donde se están produciendo estas intoxicaciones para que llegue al máximo de personas posibles y puedan tomar precauciones.

-Reforzar la limpieza del espacio y retirar los trozos de alimentos sospechosos.

-Hacer campaña en las redes sociales con efecto disuasorio, informando que el envenenamiento de un animal es un delito y cuáles son las consecuencias que se derivan.

«Ante la falta de un protocolo, pedimos al Ayuntamiento estas tres medidas preventivas, pero la respuesta fue nula. Hace más de dos años que reclamamos que se establezca un protocolo para que la gente sepa cómo actuar ante un caso de envenenamiento. También pedimos que si hay un caso de intoxicación en la vía pública, tiene que haber una necropsia pública, del mismo modo que se hace si muere alguien en la calle», explica Àngela Coll, portavoz de Espai Gos BCN .

«El Ayuntamiento tomó muy bien la idea de crear un protocolo y la realidad es que quieren hacerlo. Esto se les debe reconocer. Han hablado con la Guardia Urbana y por lo que nos informaron, deben hablar también con los Mossos y con todos los actores implicados, ya que su creación no es algo tan sencillo. Quieren crear un protocolo muy bien hecho, tal y como ya está establecido por ejemplo con los animales protegidos. Pero mientras el protocolo no llegue, no puede ser que no haya ningún aviso en las redes sociales de lo que está pasando, tampoco ninguna referencia al delito que supone envenenar un animal y ningún refuerzo en la limpieza del espacio», añade Coll.

La portavoz de Espai Gos BCN ha detallado que «actualmente hay seis denuncias interpuestas por casos de envenenamiento de animales en la vía pública aunque sabemos que existen más casos. Los incidentes han provocado diarreas hemorrágicas a los animales que han podido ser tratadas. Algunas vecinas nos han informado de que ya hay un perro muerto a consecuencia de una intoxicación».

Desde la Plataforma ciudadana lamentan que «Treinta y seis días después de solicitar actuaciones al Ayuntamiento, no hayan tenido tiempo de hacer ningún tuit para avisar de lo que está pasando y donde está pasando. Ni tampoco para instalar unos carteles de aviso en la zona. Hemos vuelto a contactar con el Departamento de Bienestar Animal y la Oficina de Protección Animal para que hagan avisos en la zona y refuercen la limpieza».

Animalados se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento, desde donde aseguran que «El caso está en manos de Guardia Urbana y Mossos con cierta dificultad al tratarse de un interior de manzana de propiedad privada. De la mano de la Guardia Urbana y entidades, con quien nos reuniremos para trabajar y definir cómo actuar de manera más eficaz en la detección y comunicación de casos de posibles envenenamientos. Queremos destacar la gravedad de los hechos, recordemos que se trata de hechos que conllevan una investigación para delito penal».

Así es la nueva área de recreo para perros de Sants-Montjüïc

Barcelona estrenó el pasado fin de semana una nueva área de recreo para perros en el distrito de Sants-Montjuïc. La zona de entretenimiento canino se encuentra ubicada en la calle Priorat y en el interior de la manzana al que da acceso. El parque para perros comparte espacio con una zona de juegos infantiles. El Ayuntamiento cumple así con una vieja promesa de 2017 en la que aseguró la construcción de un área de recreo en cada distrito de Barcelona.

La construcción de estos nuevos espacios ha supuesto un gasto cercano a los 800.000 euros. La superficie del lugar es de 1.170 m2 repartidos entre el espacio de recreo animal y el espacio de juego para niños. La calle Priorat había caído en decadencia y los vecinos de la zona llevaban años reclamando la reurbanización del sitio en favor de los perros y de los más jóvenes.

El área de recreo para perros de Sants-Montjuïc está situada al lado de la rampa de acceso al parking. El espacio estáformado por la arena adecuada para evitar que el entretenimiento de los perros levante polvo. El lugar cuenta con una instalación de redes de riego y drenaje que permitirá también la limpieza periódica por parte de los servicios municipales.

Uno de los principales problemas que presentaba la construcción de esta zona de recreo canina, era la ausencia de espacios con sombra para evitar la fatiga que causan las altas temperaturas. En este sentido, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido plantar vegetación aromática que permitirá combatir el sol que suele relucir en la plaza en los meses más calurosos.

Barcelona dispone de más de 100 áreas de recreo para perros, la mitad de ellas con unas dimensiones de tamaño mediano, entre 300 y 400 m2, rodeadas por vallas de madera de unos 80 cm de altura. Además, estos espacios suelen contar en su interior con bancos, papeleras de material no oxidable para depositar los excrementos, así como fuentes adaptadas para los perros. Por otro lado, las áreas acostumbran a estar enjardinadas con arbustos que decoran el lugar y proporcionan sombra para cuando se requiera.

Entre las más de 100 áreas de recreo hay que destacar el plan municipal de Ada Colau de crear una gran área de recreo para cada distrito de Barcelona. La construcción de al menos una zona de más de 700 m2, con juegos, diversión, fuentes e iluminación adecuada para los usuarios y sus animales domésticos. Con la construcción del área de recreo para perros de Sants-Montjuïc, sólo quedará por construir la gran zona de recreo canino de Comín, en el barrio de Gracia.

«Barcelona es una ciudad que intenta contener a los perros en vez de aprender a coexistir con ellos»

Como mínimo una de cada cuatro familias barcelonesas comparte su vida con un perro o más. Los datos no son exactos, pero lo que si está claro es que una parte de los referentes de esos canes urbanos han optado por liderar un movimiento en la defensa de los derechos de los ciudadanos de cuatro patas. Àngela Coll de Espai Gos genera espacios junto a su equipo para que los políticos y los técnicos comprendan las necesidades de las familias heterogéneas.

¿Es Espai Gos Barcelona un espacio de defensa de los derechos de las personas con perro?

Sí, pero siempre con la mirada puesta en el bienestar del animal. Las personas que convivimos con un perro tenemos unas necesidades especificas para garantizar este bienestar y tenemos derecho a que la administración se responsabilice y facilite la convivencia en nuestra ciudad al lado de nuestros perros.

¿Qué hizo saltar la chispa para comprender la necesidad de articularse?

No se si fue una chispa exactamente, pero si hubo una frase que supuso un punto de inflexión. En un encuentro con el ayuntamiento y AAVV para reclamar espacios adecuados y poder ofrecer un paseo de calidad a nuestros perros, se nos dijo: «es que els veïns es queixen». Ahí nos dimos cuenta que no se nos consideraba vecinos ni vecinas por el simple echo de convivir con un perro. Que nadie iba a tener en cuenta nuestras necesidades y que debíamos aunar esfuerzos como colectivo de la ciudad para hacer entender que cuando un perro entra por la puerta de casa, se convierte en un miembro del núcleo familiar. Que podrán o no entenderlo, pero deben respetarlo. Que ya basta de la hipocresía de sociedad inclusiva y de lanzarnos florecitas de lo integradores que somos, mientras a mi me excluyes de mi ciudad por que mi núcleo familiar no se ajusta a tus estándares.

¿Barcelona es perro friendly?

No, no lo es. Barcelona es una ciudad que intenta contener a los perros en vez de aprender a coexistir con ellos.

¿La normativa sobre perros atados o sueltos está clara?

En absoluto. La normativa da lugar a interpretaciones por parte del gobierno del momento y/o los agentes de la guardia urbana. Un ejemplo clarísimo es la prohibición de perros «cerca» de las zonas infantiles. Este «cerca», nos deja en total indefensión ante las sanciones, que quedan en manos del criterio de cada uno de los agentes de la guardia urbana, llegando incluso a recibir multas por el simple echo de estar en un parque donde “había” una zona infantil.

Otro ejemplo seria la interpretación de la administración de lo que son espacios suficientes y adecuados para el bienestar de los perros. Si tomamos como referencia el aforo que ellos mismos marcaron en el espacio de la playa de Llevant y hacemos números, resulta que cada una de las persona que conviven con un perro en la ciudad de Barcelona, tiene derecho a 15’ al día de utilización de estos espacios. ¿Y lo consideran suficiente? Parece que sí.

¿Los parques para perros son lo que tienen que ser?

En Barcelona no hay parques para perros.

Hay lo que antes se llamaban pipicans con superficies menores de 300m2 que ahora les llaman áreas de perros. Se les ha cambiado el nombre, pero no se ha hecho ninguna mejora en el espacio, siguen siendo sitios concebidos para que los perros entraran a hacer sus necesidades fisiológicas y nada más. Cambiar el nombre es falsear la realidad para que quede bien en las web’s promocionales.

Luego están las áreas de recreo para perros que tienen una superficie mayor a 300m2. La mayoría de ellas son terrenos yermos al estilo plaza de toros, que no ofrecen ningún estimulo adecuado para los perros, al contrario, les dejan expuestos a encontronazos involuntarios con otros perros al no haber obstáculos visuales, sobre excitación al no tener más estimulo que el de los otros perros y sufrimiento psicológico al verse obligados a mantener distancias cortas con otros canes. Un despropósito.

En las de nueva construcción, se han añadido obstáculos de agility, a modo de enriquecimiento sin tener en cuenta que, como todo deporte, hay que tener una preparación para ello y que sobre todo debe estar guiada por profesionales.

Por hacer una analogía comprensible es como si cualquiera de nosotros fuésemos a un gimnasio para hacer pesas, y en vez de darnos unas mancuernas nos dieran directamente una de las piedras que levantaba Iñaki Perurena.

¿Qué son las áreas de uso compartido?

Que deberían ser, porque ya veremos en lo que las convierten. Las zonas de uso compartido deberían ser la regularización del espacio en la ciudad donde todos los colectivos y sus diferentes usos estuvieran contemplados. Deberían ser zonas de convivencia y coexistencia. Barcelona ENTERA debería ser una zona de usos compartidos. Sin embargo, el hecho de que se contemplen estas zonas para regular donde puede o no haber perros sueltos ya empieza mal.

No podemos contemplar como criterio excluyente cualquier excusa para vetar la entrada a las personas que convivimos con un perro. Es decir, a mi se me puede vetar la entrada a un lugar por si mi perro molesta, sin embargo, no se vetará la entrada a nadie que pueda molestarme a mi por ir con mi perro. Agravio de manual contra el colectivo de personas con perro.

Se están planificando estas zonas solo contemplando criterios negativos del uso por parte de nuestro colectivo, sin embargo, jamas se ponen en la mesa todos los problemas que nos generan el resto de usuarios a las personas con perro.

Desde los restos del botellón que corta las patas de los animales, pasando por la cantidad de basura tirada entre los arbustos de los parques que hacen aflorar a las ratas del subsuelo y hasta las heces humanas que seguramente se achacan a los perros pero que no, que son humanas y que las hay a mansalva. Monopatines, petardos, bicicletas, niños que se abalanzan sobre los perros…

Por suerte la mayoría de personas saben hacer un uso correcto del espacio, tengan perro, monopatín, bicicleta, bolas de petanca, les guste plantar lechugas y tomates, jueguen al ping pong, basket, etc. Y en ellos se debería confiar y atacar quirúrgicamente aquellas actitudes que perturben la convivencia.

Esta obsesión por parte de los gobernantes a decidir por nosotros es ridícula e insultante. No es su ciudad, es nuestra ciudad, ellos son simples gestores que deben rendirnos cuentas y dejar de imponer sus criterios.

¿Cómo es vuestra relación con los representantes municipales?

Me acojo a la quinta enmienda.

¿Qué debería hacer los responsables actuales o futuros del Ayuntamiento de Barcelona para mejorar?

Escuchar en vez de oír.

¿Qué dirías a esas personas que atribuyen a los perros la suciedad urbana?

Que #TotsFemCaca y #NoÉsDeGos

¿Qué dirías a las personas que tienen entre su familia a uno o más perros?

Prefiero escuchar lo que ellas tienen que decirme a mi, para eso se creó Espai Gos Barcelona. Para escucharnos, acompañarnos y entre todas, conseguir una ciudad amable que respete las relaciones interespecies.

Las personas con perro de Barcelona se manifestarán en contra de las restricciones municipales en el espacio público

El próximo domingo 17 de febrero las personas con perro de Barcelona se manifestarán en contra de las restricciones municipales en los espacios públicos. La Plataforma Espai Gos Bcn ha organizado esta protesta como respuesta a las últimas prohibiciones del actual consistorio y ante los continuos ataques sistemáticos contra este colectivo.

El punto de partida de la manifestación será en la Plaça Universitat a las 12:00h y finalizará en la Plaça Sant Jaume con la lectura de un manifiesto con el lema de “Basta de prohibiciones. Las personas con perro somos Barcelona”.

Barcelona es una ciudad con 150.000 perros, un colectivo muy grande que se ha visto relevado a un segundo plano por parte del Ayuntamiento de Barcelona. La restricción de los espacios públicos y el estado nefasto de las áreas de recreo para los animales ha provocado que este colectivo haya dicho basta a la gestión de la convivencia de la ciudad.

Estas son las medidas y prohibiciones que han llevado a Espai Gos Bcn a organizar esta manifestación por parte de las personas con perro de Barcelona:

  • Prohibición de acceder con perro, ni si quiera atado, a 79 zonas verdes de toda la ciudad de Barcelona.
  • Prohibición de utilizar cualquier zona verde de la ciudad, excepto contadas excepciones, para pasear el perro sin atar.
  • Obligatoriedad de utilizar las áreas para perros, incluso en los barrios en los que no hay, o están deterioradas, son peligrosas, inadecuadas e insuficientes.
  • Obligatoriedad de utilizar zonas para perros a pesar de que cumplen la normativa municipal para estas áreas: falta de drenaje, sombra, florituras…
  • Prohibición de estar cerca de un área infantil sin llevar al perro atado, con multas de 600 euros, sin especificar la distancia permitida, ni tener en cuenta si la persona que va con el perro también va con su hijo/a.
  • Habilitación de unidades específicas de la Guardia Urbana para hacer cumplir estas medidas y prohibiciones.
  • Obligatoriedad, únicamente para los vecinos con perro, de obtener un Carnet de Tenencia Cívica Responsable para poder utilizar los espacios públicos de la ciudad que se habiliten para este colectivo. Hecho que no se exige a ningún otro colectivo para utilizar los espacios públicos.
  • Restricciones del espacio público para los vecinos con perros en pequeñas zonas de la ciudad llamadas Zonas de Uso Compartido (ZUC) que sólo se pueden utilizar con previa obtención del carnet ya comentado y con unos horarios muy limitados a partir de septiembre de 2019.

El próximo domingo las personas con perro de Barcelona se manifestarán en contra de las numerosas prohibiciones y restricciones de un Ayuntamiento que no está cumpliendo con su lema de “Ciudad amiga de los animales”. Los asistentes al encuentro organizado por Espai Gos Bcn mostrarán su malestar con las decisiones del gobierno municipal con carteles, cánticos, batucadas y silbatos, por tanto, recomendamos que las personas no vayan acompañadas de los perros para garantizar el bienestar del animal.