Entradas

Los mejores consejos para que los perros puedan combatir el frío

Nos encontramos inmersos en las semanas más frías del año. La bajada de las temperaturas afecta a los humanos… y también a los perros. Por tanto, es importante conocer qué cuidados debemos tener en cuenta con los caninos durante la época invernal. Desde Animalados hemos hablado con Ignacio Moral, veterinario de Clinivet, quien nos ha ofrecido algunos de los consejos más importantes a tener en cuenta para garantizar el mayor bienestar posible de los animales durante esta época del año.

Evitar los cambios bruscos de temperatura

Para empezar, hay que romper con el mito que asegura que los perros, por su tipo de piel cubierta de pelo, son poco sensibles al frío. La realidad es que los animales domésticos se han adaptado al calor de las calefacciones de los hogares, por lo que han perdido parte de su resistencia a las bajas temperaturas. Por este motivo, uno de los puntos críticos a tener en cuenta de cara a la salud del animal es evitar el cambio brusco de las temperaturas. Pasar del clima caliente de casa con la calefacción al frío de la calle puede provocar catarros de garganta y nariz en los peludos.

Considerar el tamaño y la raza del animal

Hay que tener en cuenta que la resistencia a las bajas temperaturas por parte de los perros está relacionado con la raza y el tamaño del animal. Los perros chatos y de morro corto están más predispuestos al frío. Su fisonomía natural provoca que sean menos eficientes a la hora de calentar el aire que inspiran por la nariz, por tanto, frecuentemente respiran por la boca aumentando así las posibilidades de sufrir un resfriado.

A la vez, los perros de poco peso y pelo corto también están más expuestos a las bajas temperaturas, ya que su superficie corporal es exponencialmente mayor en los grandes y pierden más calor por convección. Por lo contrario, los perros nórdicos, de manto largo y varias capas, son muy poco frioleros y sufren menos a lo largo de la época invernal.

Los cachorros y los perros mayores están más expuestos al frío

La edad de los animales es un elemento a tener muy en cuenta para conocer el aguante de los perros contra las temperaturas bajas. Los cachorros y los perros en edad más avanzada son seres vivos que tienen alterado el centro termorregulador que se aloja en el cerebro, y por consecuencia, no son tan eficientes con el mantenimiento de su temperatura corporal. Uno de los remedios más eficaces para estos colectivos es vestir al animal con alguna prenda de ropa. Ahora bien, dentro de casa es mejor no vestir al animal ni tenerlo cerca de las calefacciones.

Los animales con mal estado de salud son más vulnerables a las temperaturas bajas

El estado de salud del animal es otro de los factores a tener en cuenta para conocer el grado de resistencia del perro hacia el frío. La deshidratación que acompaña a múltiples enfermedades agudas y crónicas disminuye la temperatura corporal. Algunas enfermedades como por ejemplo el hipotiroidismo, pueden provocar un descenso considerable en la temperatura del canino y como consecuencia que éste tenga una mayor vulnerabilidad a las bajas temperaturas. Una de las soluciones para los perros con un estado de salud bajo es aumentar un poco la cantidad de calorías en la dieta durante los meses fríos, sobre todo en perros que viven y duermen en el exterior.

Los perros, de la misma manera que las personas, necesitan unos cuidados específicos para defenderse de las bajas temperaturas. Un perro con frío no es un perro feliz. Ya hemos visto que hay animales que se adaptan mejor y más rápido al frío que otros. Esperemos que todos sigan los consejos de Ignacio Moral y Clinivet y podamos pasar un invierno libre de catarros y de resfriados.

“El frío y la nieve pueden impedir que las aves accedan a su alimento”

La sociedad española sigue recuperándose de uno de los temporales de nieve y frío más complicados que se recuerdan. La borrasca ‘Filomena’ ha dejado numerosos daños en las ciudades, los pueblos, los hogares, las personas… y también en los animales.

Las aves son unos animales que sufren especialmente las consecuencias de las temperaturas gélidas al encontrarse con numerosos obstáculos para poder conseguir el alimento. Para conocer mejor cómo es la lucha y la supervivencia de estos animales durante el invierno, Animalados ha hablado con Luis Martínez, biólogo y Técnico de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife.

SEO/Birdlife, la Sociedad Española de Ornitología, es la ONG ambiental decana en España. Fundada en 1954, tiene una misión clara desde su creación: con las aves como bandera, quieren conservar la biodiversidad con la participación e implicación de la sociedad.

¿Cómo afecta el invierno a las aves? ¿Son unos animales preparados para las bajas temperaturas, la lluvia y la nieve?

Las aves, como animales de sangre caliente, están preparadas para mantener su actividad a pesar de las bajas temperaturas. Además, las plumas que cubren su cuerpo son excelentes aislantes térmicos, como bien lo sabemos las personas cuando nos protegemos del frío con un abrigo o un edredón de plumas.

Sin embargo, tanto el frío como la nieve pueden tener un efecto indirecto pero muy perjudicial sobre ellas, al impedir que puedan acceder a su alimento. Por un lado, el frío hace desaparecer los insectos, por este motivo, la mayoría de las aves insectívoras de nuestro territorio son migradoras y ahora están en África. Por otro lado, la nieve que cubre el suelo esconde las semillas que necesitan estos animales para alimentarse.

¿Cómo se defienden las aves de las bajas temperaturas? ¿Qué estrategias usan para encontrar y conservar el calor?

Las aves mantienen una temperatura corporal en torno a unos 40 grados centígrados y, como cualquier otro animal de sangre caliente, mantienen constante esa temperatura a base de ‘quemar’ sus reservar energéticas. Nuestro cuerpo funciona como una casa calentada por una caldera.

Aunque las plumas proporcionan una alta ‘eficiencia energética’, a las aves les ocurre lo mismo que a una casa, cuanto más baja sea la temperatura exterior, más tiene que trabajar la ‘caldera’ para mantener la temperatura interior. Esto conlleva aumentar el consumo energético, lo que a su vez incrementa la necesidad de encontrar alimento para acumular las reservas suficientes para sobrevivir durante las largas y frías noches invernales.

¿Cuáles son las especies de aves que más sufren los efectos del invierno y el frío?

Las aves más sensibles a los efectos del invierno son las aves migradoras, ya que son aquellas que se van a quedar sin su alimento a causa del frío o de la nieve. Cuando se dan condiciones climatológicas extremadamente adversas, como son fuertes nevadas o temperaturas anormalmente bajas, son en general las aves más pequeñas las que pueden pagar un precio más alto.

Las aves con un tamaño más pequeño tienen unos cuerpos que pueden no llegar a los diez gramos de peso, tienen escasa inercia térmica y acumulan muy pocas reservas energéticas, por tanto, si agotan estas reservas por no haber encontrado suficiente alimentos por el día, pueden morir de hipotermia durante la noche.

¿Qué clase de aves sufren más las consecuencias climatológicas del invierno? ¿Las aves urbanas o las aves rurales?

Las ciudades sufren el denominado efecto ‘isla de calor’, lo que supone que en un centro urbano hay una temperatura mayor que en los alrededores. Por tanto, las aves se ven beneficiadas en invierno en el medio urbano. Sin embargo, una ciudad puede plantear problemas para encontrar alimento de suficiente calidad para la mayoría de las especies, por lo que el beneficio real puede ser inexistente para una gran cantidad de aves.

En los medios rurales, la existencia de lugares de ceba de ganado o gallinas, suele actuar como foco de alimentación para las aves que puedan aprovechar este topo de suministro constante, con lo que pueden soportar mejor las condiciones más extremas.

¿Qué podemos hacer las personas para ayudar a las aves en situaciones extremas como ha sucedido con la borrasca ‘Filomena’?

En medios urbanos, la mejor manera de ayudar a nivel particular es colocar comederos para aves, eso sí, con comida de ‘calidad’, mezclas de semillas para aves silvestres. Es conveniente informarse bien tanto de cómo y dónde colocar el comedero, el tipo a elegir, la comida ideal, etc. Y no olvidar su mantenimiento e higiene adecuado.

No obstante, es más importante aún promover unas ciudades con zonas verdes, ricas en biodiversidad y complejas estructuralmente, así como aprovechar cada metro cuadrado para la vegetación. Por ejemplo, los alcorques de las calles, las medianas, etc. Solo de esta forma conservaremos y favorecemos unas ciudades ricas en naturaleza y saludables, tanto para las aves como para la ciudadanía.

¿Cómo puedo ayudar a las aves durante la borrasca Filomena?

Muchas aves se están quedando sin alimento por culpa de los efectos causados por la borrasca Filomena. Para ayudar a estos animales podemos colocar comederos con semillas en los balcones o en las terrazas de nuestras casas.

El frío, la lluvia y la nieve generados por la borrasca Filomena durante estos días en España está afectando gravemente al bienestar de las personas y también al de los animales. Muchos de ellos viven en la calle y están sufriendo las bajas temperaturas sin que nadie, ni siquiera las administraciones, actúe para protegerlos.

Los gatos de las colonias felinas, los perros de las protectoras, los animales que habitan en los bosques y los campos, etc. Todos ellos están sufriendo este complicado temporal, pero especialmente las aves son animales indefensos ante la situación que vivimos actualmente, ya que la borrasca Filomena les está dejando sin comida.

La nieve y la fuerte lluvia que ha caído en muchas zonas de España, tanto en espacios rurales como urbanos,  imposibilita que las aves puedan acceder a su alimento. Por este motivo, es muy importante que las personas aportemos nuestro granito de arena ayudando a estos animales de la siguiente manera:

-Coloca en el balcón o en la terraza de tu casa un platito o una superficie pequeña con semillas, frutos secos sin azúcar ni sal, sebo o alpiste. Estos comederos improvisados permitirán a los pájaros poder alimentarse durante los días que permanezca la borrasca Filomena.

También puedes ayudar a las aves a protegerse del frío incorporando casitas para pájaros para que puedan resguardarse de las bajas temperaturas. Esta medida solo sería estrictamente necesaria en aquellas zonas en las que se superen los -10 ºC, ya que estos animales, por naturaleza, son muy resistentes al frío a causa de la plumas que tienen pegadas al cuerpo, que les sirven para el aislamiento térmico durante esta época del año.

El truco para evitar daños a los gatos cuando arrancas el vehículo en invierno

Evita con varios golpes antes de arrancar el coche que algún animal, especialmente gatos, sufra daños.

Los animales callejeros, especialmente los gatos, suelen refugiarse del frío en el interior de los vehículos, aprovechando así la calidez que desprenden estos tras haber sido utilizados. Una solución tan eficaz como peligrosa para el bienestar de los felinos. Si el vehículo vuelve a ponerse en marcha con la presencia del animal en su interior, puede causarle lesiones, quemaduras o incluso la muerte por asfixia.

Para evitar que se produzca cualquier lesión sobre los animales, la Policía Nacional ha lanzado un consejo a través de su cuenta de Twitter en el que pide a los ciudadanos que den unos golpes en el capó antes de arrancar el vehículo para asegurarse la ausencia de animales en el interior del coche.

La Policía Nacional informa que normalmente los gatos suelen elegir vehículos que estén recién estacionados en los que el motor está todavía caliente. Una vez que se ha pasado el efecto de la calidez, los animales buscarán un nuevo vehículo. Por este motivo, es importante estar atentos a la presencia de un gato en el interior del coche si volvemos a coger el vehículo pocos minutos después de haberlo dejado.

La Policía también informa de que hay que tener especial atención en el caso de los gatos recién nacidos. Algunos animales dejan a sus hijos en el interior de un vehículo mientras buscan la comida. Esta situación es especialmente delicada porque las crías no apreciarán los golpes ni podrán valerse por sí mismo para huir de la situación.

Ahora ya lo sabemos, en los días más fríos tenemos que golpear el capó de nuestro coche varias veces para evitar así el daño a cualquier animal, seguro que ellos nos agradecerán este aviso.