Entradas

Dibujar el viento

Artículo de Alberto Martín y Silvia Esteve

Cuando uno abre un libro que es capaz de emocionar de una manera tan sencilla y preciosa como el que hoy nos ocupa no debe dejar de mostrárselo a todos aquellos a quienes conozca, para que puedan tener la oportunidad de tenerlo entre manos, de pasar sus páginas y de escuchar la melodía de las palabras que apuntalan la obra y los dibujos que expanden su significado. Porque si una virtud debemos destacar de este pequeño gran libro es, sin duda, su capacidad de unir en un mismo espacio la huella que dejan sus letras y el trazo que grava el dibujo: dos universos que fluyen creativamente en El silencioso amigo del viento.

Aquellos que han podido compartir su vida con algún animal saben perfectamente que éstos nos hacen más humanos, nos permiten vislumbrar una dimensión diferente de nuestra humanidad. Pero no es menos cierto que, desgraciadamente, también son capaces de hacernos ver la violencia de la que es capaz el ser humano, la crueldad y el desprecio más puro del que podemos ser capaces: y un caso tristemente célebre es el de los galgos. Animales explotados hasta su último aliento, víctimas de una mentalidad capitalista en un ambiente rural, los galgos son repudiados una vez dejan de ser útiles: repudiados, torturados y muertos. Las palabras de Lisi Gutiérrez y los dibujos de Rafael Jaramillo nos hacen testigos de este realidad pesadillesca: una prosa sucinta y un dibujo evocador.

Un cuento ilustrado duro y precioso que hace de su concisión una virtud indiscutible: las frases con las que Lisi Gutiérrez va componiendo la narración del abandono y la adopción del galgo protagonista dejan entrever una prosa creativa, que aúna lo prosaico con lo poético con gran facilidad. Las ilustraciones, por otro lado, saben conjugar perfectamente el duro realismo con imágenes oníricas: hay una imagen impresionante, aquella en la que podemos ver el sueño del galgo, ese sueño que nos estremece por su capacidad de sintetizar, en una panorámica, el horror y la esperanza de estos animales.

 Hay obras que saben conmover a través de las palabras, otras que lo hacen mediante el dibujo: “El silencioso amigo del viento” nos interpela a través de las dos para tratar de mostrar la realidad de estos atormentados animales. Realidad que se repite año tras año, cada febrero, después de la temporada de caza. 

¿Cómo se dibuja el viento? Fijándonos en la fina silueta de su silencioso amigo.

 

Queremos aprovechar este artículo para recordaros que este domingo 5 de febrero se celebrará la manifestación de la Plataforma NAC (No a la Caza) a las 12h en la Plaza Cataluña de Barcelona (mirar punto de encuentro en otras ciudades).

Expulsado de GH 17 el sevillano que desprecia a los galgos

Sin hacerse esperar, la gala del jueves del longevo y popular reallity empezó con la comunicación a Álvaro de su expulsión de la casa de Gran Hermano. Sus declaraciones han herido muchas sensibilidades y los firmantes de la petición de Change pueden darse por satisfechos. La polémica continua pues se esperaba del presentador Jorge Javier Vázquez una arenga ejemplarizante que aglutinara en una voz las demandas de los protectoras de galgos.

El badalonés mostró cierta conformidad con el arrepentimiento inmediato del sevillano que bañado en lágrimas no concebía que lo que su familia llama «bromas» le hubiera costado la participación del concurso. Nuria Murlà cofundadora de Galgos112 y Máster en Derecho Animal afirma:
«Las palabras proferidas por el concursante de Gran Hermano 17 Álvaro, demuestran lo arraigado que aún está en España el maltrato animal, en especial a los galgos. En su desafortunado comentario, el sevillano no hace referencia al atropello de un animal en general, ni siquiera de un perro sino que especifica que el ser vivo atropellado, por el cual no siente empatía alguna, es un galgo».

La experta animalista añadió que «la falta de respuesta inmediata por parte del programa, demuestra otra cosa que los que trabajamos para mejorar el bienestar de los animales tenemos que afrontar a menudo: la pasividad de los que rodean al maltratador y que aun siendo por omisión, se convierten también en maltratadores».

Para Murlà, «en una sociedad sana, después de sus palabras, que bajo ningún concepto daban lugar a una doble interpretación, el concursante habría sido inmediatamente expulsado».
La reacción de sus compañeros

Cuando se les comunicó a los otros concursantes el fin de la participación del infractor ninguno supo relacionarlo con las afirmaciones que este había proferido contra los galgos y de manera más tangencial sobre las mujeres. «Tengo mi conciencia muy tranquila por que sé que las cosas no las digo con maldad», dijo el concursante que reconoció que solamente dice «gilipolleces».

Entre sus «gilipolleces», ha llegado a decir: «No has comido nunca comida de perro? Lo coges el perro al dueño. Al perro lo drogas te recomiendo q vayas a Andalucía por los bocadillos de perro» o también: «Si a mi me abuchean España, es para matar a todos los españoles».

El presentador le respondió: «Da la casualidad que tengo 4 galgos adoptados» y añadió: «Para mi era una noche complicada… yo he preferido callar agradezco a la productora que te haya expulsado».

Emma Infante, de Futur Animal

El desprecio por los galgos de un concursante de GH7 le puede costar la expulsión del programa

«A ti te preocupa el puto perro? Tú llorarías por un galgo? Si yo atropello a un galgo bajaría del coche para ver si me ha hecho algo. Que le den por culo al animal! Que se muera! «. Este es el comentario que hizo Álvaro, un concursante de Gran Hermano 7, el popular programa de Mediaset, cuando una compañera le planteó el hipotético caso de encontrar uno o dos galgos atropellados en la carretera. Otra concursante le reprochó defendiendo la postura más humanitaria de poner en valor a los perros por encima de los bienes materiales y de su propia seguridad, pero el joven sevillano continuó con la misma actitud.

El comentario, como era de esperar, ha indignado a miles de personas, entre ellas a Mon García Duran, que ha iniciado una campaña desde Change.org para pedir «la irremediable expulsión de este señor por apología al abandono y omisión de auxilio a un animal moribundo». La campaña comenzó hace una semana y ya ha recogido cerca de 150.000 adhesiones.


Como no se cansan de denunciar las entidades proteccionistas como Galgos 112 o Sos Galgos, no tenemos constancia de la ingente cantidad de galgos que se abandonan anualmente al finalizar la temporada de caza. El fin de muchos de los galgos que no son rescatados, que son la mayoría, ha dejado de ser que los cuelguen de un árbol, como ocurría anteriormente, y cada vez se detectan más casos de perros tirados en pozos o encerrados en recintos donde mueren deshidratados y desnutridos. Muchos de ellos nunca son localizados. El abandono a campo abierto en zonas que desconocen también es común, por eso los atropellos donde automovilistas y los mismos galgos mueren o son heridos de gravedad son algo común en Extremadura, Andalucía y Castilla la Mancha, principalmente.

Aunque ayer durante la emisión de uno de los programas satélite de Gran Hermano, Jordi González hizo referencia a las escalofriantes declaraciones, no se sabe con certeza porque a pesar del clamor popular, Mediaset-Endemol no ha procedido aún a la expulsión de Álvaro. También grupos feministas retraen los comentarios que el andaluz ha hecho sobre las mujeres.

Este jueves, la gala la conducirá Jorge Javier Vázquez. Este es un veterano y valiente defensor de los animales y especialmente de los galgos. Además de haber adoptado tres, realiza acogidas de los más necesitados y apoya de muy diversas maneras a las entidades progalgos. Se prevé un discurso implacable del mordaz presentador que puede culminar no sólo con la sanción del concursante, sino también con la canalización del revuelo hacia medidas efectivas de diagnóstico, combate y solución de la tragedia cotidiana de los galgos.