Entradas

Fundación Affinity: “El bienestar animal en España está comprometido”

Con motivo del Día Mundial de los Animales (4 de octubre), Fundación Affinity lanza una campaña de concienciación y reivindicación en favor de los animales.

El 47% de las familias españolas conviven con uno o más animales de compañía en nuestro país. Y aunque para muchas de ellas los perros y los gatos son un miembro más de la familia y los quieren como tal, Fundación Affinity alerta de que todavía hay mucho que mejorar para garantizar el bienestar animal en España, tanto a nivel individual como desde las autoridades políticas. El 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales, una fecha que busca concienciar a la población sobre sus derechos.

El abandono de perros y gatos constituye el principal problema de bienestar de los animales de compañía en nuestro país. Aunque en general la sociedad avanza hacia una mayor concienciación sobre la responsabilidad que tenemos hacia los animales de compañía y el compromiso que requiere convivir con ellos, sigue habiendo lamentablemente muchos casos de abandono. De hecho, las protectoras recogen año tras año a cientos de miles de perros y gatos.

“Desde Fundación Affinity identificamos dos vías clave para tratar de prevenir el problema del abandono. Por un lado, la concienciación. Transmitir la importancia de reflexionar antes de incorporar a nuestra familia un animal de compañía; esterilizarlos para reducir la perdida y abandono de animales e identificarlos correctamente. Por otro lado, avanzar en la creación de un censo de animales que nos permita tener un mayor control de los animales que hay en nuestro país” afirma Isabel Buil, Directora de Fundación Affinity.

Los datos de 2019 dicen que un perro o gato adulto pasa una media de 8 meses en la protectora esperando a ser adoptado por una nueva familia. Un dato que ahora podría verse agravado por la crisis provocada por el Covid-19.

Según un estudio realizado por Fundación Affinity y la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) durante el confinamiento, las peticiones para adoptar a un animal de compañía descendieron en el 40% de las protectoras españolas, tanto en el caso de los perros como en los gatos.

La necesidad de modificar el Código Civil español

En diciembre de 2017, el Congreso de los Diputados admitió a trámite, con apoyo unánime de todos los grupos parlamentarios, una proposición de ley para cambiar el régimen jurídico de los animales y que dejen de ser considerados como cosas. Sin embargo, casi tres años después, el consenso alcanzado por todos los grupos políticos del Congreso todavía no ha llegado a materializarse. El cambio del Código Civil sigue siendo una asignatura pendiente y mientras tanto, los animales siguen siendo cosas ante la ley.

“Con esta modificación del Código Civil, se deberá tener en cuenta el propio interés del animal. Aportará más derechos y respeto hacia ellos. En una fecha tan señalada como es el Día Mundial de los Animales, queremos pedir al Gobierno que recupere este acuerdo y al fin se materialice esta importante iniciativa, que puede cambiar la situación de los animales en nuestro país y tener por fin el estatus jurídico que les corresponde”, solicita Isabel Buil.

4 de Octubre: Los animales, en Huelga

Para conmemorar el día Mundial de los Animales y reivindicar la necesidad de garantizar su bienestar, Fundación Affinity ha impulsado la primera Huelga de Animales. Una iniciativa que pone de manifiesto los miles de abandonos que se siguen dando y la difícil situación de las protectoras y que por un día pedirá que todos los perros y gatos que aparezcan en redes sociales lo hagan de espaldas en señal de protesta.

Quienes quieran unirse a este movimiento y dar visibilidad a la situación que sufren los animales, tendrán que publicar una foto de su perro o gato de espaldas, (o bien la imagen de la campaña), en los perfiles de redes sociales el próximo día 4, con el hashtag #huelgadeanimales.

Imagen de la campaña del Día Mundial de los Animales, Fundación Affinity

¿Por qué sale prácticamente gratis maltratar animales?

El pasado mes de agosto vivimos el desgarrador caso de maltrato animal sufrido por un perro en el municipio lanzaroteño de Teguise. El can, llamado Timple, murió tras ser amordazado y asfixiado por dos personas que, a pesar de la gravedad de los hechos, fueron condenadas a tan solo cuatro meses de cárcel y dieciséis meses de prohibición para la tenencia de animales.

La historia de Timple consiguió una gran repercusión mediática y conmovió de manera especial a los propios vecinos de Teguise. Decenas de habitantes del municipio canario, acompañados por asociaciones protectoras de Lanzarote, acogieron una emotiva despedida para el perro bajo el lema “Que su muerte no haya sido en vano y se consiga cambiar la Ley de Protección de los Animales”.

Lamentablemente, el espeluznante caso de Timple no corresponde a un suceso aislado de maltrato animal dentro de la sociedad española. La realidad es que existen numerosas historias en las que se ha producido un delito por maltrato, los culpables son condenados y el castigo ha sido excesivamente nimio. Desde Animalados hemos hablado con dos expertas en derecho animal para profundizar sobre este tema.

«Cada vez son más visibles los casos de maltrato animal»

Cristina Bécares ejerce como abogada especializada en Derecho Animal, Derecho de Familia y Derecho Penal. Ha participado en numerosos casos de maltrato animal, algunos de ellos muy relevantes como el asesinato de Benito, un perro de Bilbao que murió estrangulado y pisoteado a los cinco meses de ser adoptado. Cristina tiene muy claro que “la historia de Timple ha sido terrible y la condena impuesta a los responsables ha sido mínima”, eso sí, considera que “este caso ha servido para dar visibilidad a la realidad que se vive en los juzgados”.

Para la abogada catalana, unos de los principales problemas es que “en muchos casos de maltrato, la voz del animal queda únicamente defendida por parte del Ministerio Fiscal”, algo que sucede debido a que “en este tipo de episodios con animales, normalmente no hay una acusación particular o popular y, consecuentemente, el único que pedirá pruebas y acusará será el propio Ministerio Fiscal”.

Sobre la condena impuesta a Timple, Bécares afirma que “corresponde con lo que prevé la legislación actual”, ahora bien, “no hace ni mucho menos justicia a los hechos cometidos por los condenados”. Para la experta en derecho animal, «el castigo podría haber sido superior en el caso que hubiera intervenido alguna acusación más allá del Ministerio Fiscal, pudiendo pedir la práctica de más pruebas y acusando por penas superiores”.

Cristina comenta que “la historia de Timple no es un caso aislado”, al contrario, “cada vez son más visibles los casos de maltrato animal y tienen más presencia en los juzgados que años atrás. Durante el año 2019 se incoaron 1090 procedimientos judiciales por delitos de maltrato animal en todo el Estado, algunos están a la espera de sentencia y otros, como ha pasado con Timple, se resolvieron con juicio rápido”.

La licenciada en derecho explica que «desde la Asociación DAP (Defensa Animal Profesional), una asociación formada por abogados y profesionales creada en 2017, se están personando en procedimientos judiciales relacionados con delitos de maltrato animal”. El objetivo principal de esta acción es “poder pedir medios de prueba para conseguir acusar pidiendo las máximas penas de prisión, evitando así el archivo de los casos o situaciones como las de Teguise”.

Bécares considera que el único problema no es que las sentencias por maltrato animal sean flojas, sino que “el marco legal que tenemos actualmente, prevé penas de prisión entre 3 meses y un día en un prisión en el tipo básico, y en el peor de los casos de entre 6 y 18 meses en casos de resultado de muerte, como pasó con Timple. Este hecho, junto a la falta de acusaciones más allá de la Fiscalía, provoca que en muchas ocasiones encontremos sentencias mínimas o absoluciones”.

Finalmente, Cristina Bécares nos dice que “hace falta modificar nuevamente el Código Penal para que haya un endurecimiento real de las penas por maltrato animal”. A la vez, considera que actualmente “existen propuestas interesantes como la presentada desde INTERCIDS, para promover la modificación de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, de manera que siempre que haya un caso de maltrato animal en la vía penal, se active la designación de un abogado del turno de oficio para defender los intereses del animal-víctima”.

“Los delitos por maltrato animal están penados a la baja»

Anna Estarán es Abogada Especialista en Derecho Animal y Coordinadora del Área Legal de la Fundación FAADA. Para ella el caso de Timple “no es único, pero ha tenido más repercusión mediática”, un hecho que considera “necesario para visibilizar estos casos de gran crueldad que por desgracia nos estamos encontrando diariamente”. Sobre la condena Anna comenta que “fue una conformidad con la fiscalía porque no había acusaciones personadas y, por tanto, se negoció una pena baja. Bajo mi punto de vista, el castigo fue muy flojo teniendo en cuenta la crueldad de los hechos”.

Estarán dice que “por desgracia los casos de maltrato animal son habituales y cada día nos llegan casos de animales en los balcones, maltrato por omisión que consisten en no dar agua, comida o atención veterinaria, agresiones físicas… Recientemente nos hemos personado en un procedimiento como acusación popular, en el que el propietario de un perro, junto a otra persona, lo torturó hasta matarlo y lo grabaron en un video”.

Desde el punto de vista de la Coordinadora del Área Legal de FADDA, “los delitos por maltrato animal están penados a la baja. Para empezar, el Código Penal recoge el maltrato “injustificado” a un animal, la cual cosa ya demuestra un error de base, ya que no hay maltrato justificado. No se le da la debida importancia a este tipo de delitos, esto es a causa de la consideración que se tiene de los animales en la sociedad, donde se les ha utilizado como simples objetos. Sin ir más lejos, los animales de granja son sistemáticamente torturados y usados para alimentar”.

Sobre la posibilidad de un endurecimiento de las penas por maltrato, Anna afirma que “actualmente la sociedad es más empática con los animales y reclama derechos para ellos. Esto provocará que los estamentos políticos busquen dar respuesta a la necesidad de la población y se acabe reformando el Código Penal”.

Para acabar, Anna considera que la creación de la Dirección General de Derechos de los Animales “es un gran paso, pero a nivel práctico ve complicado que pueda llevar a cabo todo lo necesario para una mejor situación de los animales. Es una dirección que depende del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, pero poco tiene que ver con animales y no dispone de personal funcionario”.

A pesar de ello, Anna Estarán confía en la palabra del director Sergio García, quien se comprometió públicamente a cambiar el estado jurídico de los animales. La abogada cree que “es urgente la aprobación de una Ley Marco de Protección Animal, una Ley de Tenencia de Perros, como en Italia, eliminar la ley de los perros considerados potencialmente peligrosos y una modificación del Código Penal que incluya, entre otros, los animales que viven en libertad, el aumento de penas de cárcel y perfilar cuestiones de la redacción actual que no se tuvieron en cuenta a nivel práctico”.

“Ojalá los políticos europeos tengan la valentía que no tienen los políticos españoles para frenar la caza”

David Rubio es el portavoz de la Plataforma NAC (No A la Caza), una asociación apartidista, aconfesional y antiespecista sin ánimo de lucro que lucha contra la caza en todas sus modalidades y que tiene como objetivo inmediato acabar con la caza con galgos y otras razas.

¿Todos los tipos de caza deben abolirse?

Por supuesto. La caza es una actividad que no tiene sentido en la sociedad actual, la caza por necesidad en España ya no existe, solo existe la caza deportiva, la caza para el divertimento de unos pocos.

¿Por qué hay quien dice que la caza es necesaria para la regulación del ecosistema?

Los cazadores tienen que buscar excusas para que su divertimento parezca tener sentido a día de hoy y que la gente acepte que se mate animales salvajes. Llevan toda la vida diciendo que los cazadores regulan el ecosistema y sin embargo, nunca lo han conseguido regular, todos los años hablan de supuestas plagas y de la sobrepoblación de animales salvajes, con lo que podemos afirmar que la caza no funciona para regular el ecosistema.

Aparte ellos mismos desnivelan los ecosistemas acabando primero con los depredadores (águilas, zorros, lobos, osos) que matan a las especies cinegéticas tan apreciadas por los cazadores, así provocan que estos animales no tengan depredadores naturales.

Hay que señalar además la existencia de granjas cinegéticas. Millones de animales prácticamente domésticos que los cazadores sueltan todos los años en España para ser matados. Estas granjas crean problemas de sobrepoblación, de desplazamientos de fauna salvaje, de especies híbridas entre animales salvajes y de granja y de expansión de enfermedades como la toxoplasmosis, la peste porcina africana o la moscarda.

¿Qué respuestas daríais a los que justifican la caza como el único medio de vida de algunas áreas rurales?

No existe ninguna zona rural que tenga como único medio de vida la caza. Una población cuyo medio de vida fuese la caza está destinada a desaparecer. Un ejemplo de ello es el de la Sierra de Hornachuelos, en Córdoba, una de las comarcas cinegéticas más emblemáticas para la caza mayor, con cotos cerrados. Allí se prohíben aprovechamientos ganaderos tradicionales para no molestar a la caza y se reduce la población (entre 1991 y 2013 se registró un descenso del 8% en Hornachuelos y un 12% en Villaviciosa de Córdoba).

La caza es una actividad excluyente. Donde hay caza no se puede pasear, no se puede hacer deporte, hacer turismo ecológico, rutas micológicas, rutas fotográficas… todos los años tenemos noticias de gente que sale al campo y acaban heridos o muertos por los disparos de cazadores. Los datos son elocuentes: desde el año 2000 hemos pasado de 5.000 heridos y de 1.500 muertes por armas de caza.

Los galgos, una raza muy castigada por la actividad cinegética

¿Por qué creéis que la caza sigue teniendo un peso específico si el número de licencias decae?

Es curioso que cuanto más avanza la empatía por lo animales y más denigrada está la caza, los estudios apuntan que genera más puestos de trabajo y más dinero. En 2006 FAES hablaba de que la caza generaba 2.700 millones y 36.000 empleos. En 2017 Circulo Fortuny subía a 3.600 millones y 54.000 empleos. Un año después, en 2018 Deloitte duplicaba los millones generados (6.000 millones) y casi cuadriplicaba los empleos (190.000). En este último estudio que hizo el sector de la caza incluso suman el dinero de las segundas viviendas y de los vehículos familiares como dinero generado por el sector cinegético. Todo vale para engrosar las cifras.

Por supuesto en puestos de trabajo que genera la caza (el 78% de ellos temporales) suman desde el que echa gasolina a los coches de los coches familiares, al camarero del bar de carretera donde paran. Intentan sumar todo lo que pueden para intentar dar a la caza un peso muy alejado del que en realidad tiene.

¿Qué opináis del grupo de medidas que la Federación de Caza ha presentado al Director General de Bienestar Animal Sergio García Torres?

Lo primero es que no creemos que los que son parte del problema y no lo asumen así, deban estar dando propuestas que para nada van a mejorar la vida de los animales.

Según las encuestas que hemos realizado entre protectoras y rescatistas, el 80% de los perros que llegan a las protectoras y que son rescatados son perros de razas de caza. Lo primero que nos llama la atención es que los cazadores piden que se permita a sus perros el causarles dolor o sufrimiento, grave o no, si está justificado o es necesario.

También piden que las competencias de estos animales sean exclusivas de la Real Federación Española de Caza. Esto dejaría totalmente desprotegidos y excluiría a los perros de caza de esta nueva ley nacional de protección animal. Se oponen al control de la cría y defienden la cría amateur con lo que todo conlleva. Ya sabemos el gran número de abandonos de perros de caza que “no valen”, los descastes de cachorros o el gran número de perros que llega a las protectoras por camadas indeseadas.

También llevan entre sus reivindicaciones el “control poblacional” de los gatos que no estén encerrados en núcleos zoológicos, esto podría suponer que se permita la matanza de miles de gatos callejeros. Y por supuesto, como no, piden más dinero para sus núcleos zoológicos. Un dinero que se sumarían a los más de 3 millones de euros que ya reciben las federaciones autonómicas de caza. En nuestra página hemos publicado una entrada específica que explica la inconsistencia de las propuestas.

¿Qué opináis de la campaña contra la caza con galgo que el sector cinegético os atribuye? Una recogida de firmas en una conocida plataforma de captación de apoyos en línea la firma una persona desde Suecia.

Nos alegra ver que el resto de Europa se preocupa por lo que estamos haciendo a nuestros animales en España. Llevamos muchos años trabajando para que la lucha contra la caza con galgos y la empatía hacia estos animales llegue a toda España y vemos que ya ha traspasado fronteras. Ojalá los políticos europeos tengan la valentía que no tienen los políticos españoles.

¿Qué tanto de la caza en España involucra Galgos?

Como no hay licencia de caza con galgos en España, tan solo podemos fijarnos en el porcentaje de licencias federadas. En España hay unos 330.000 cazadores federados y 10.000 galgueros federados. Es un 3% del porcentaje de cazadores. Pero el problema de la caza con galgos no es el número de galgueros sino él número de galgos que existen en España. Según la Federación de Galgueros en España hay más de 200.000 galgos, con una vida media útil para la competición de 3 años. Si cada 3 años se “renuevan” 200.000 galgos ¿Cuántos “sobran” cada año?

¿Qué es NAC?

La Plataforma NAC (No A la Caza) lucha contra la caza en todas sus modalidades y tiene como objetivo inmediato acabar con la caza con galgos y otras razas. Para ello, organizamos desde 2010 una manifestación cada febrero que ya ha alcanzado una escala internacional.

Actualmente salimos a manifestarnos en todas la Comunidades Autónomas de España, (este año 2020 en 39 ciudades) y cada vez se nos unen más ciudades extranjeras para pedir el fin de la caza con perros en España. Además, llevamos a cabo y colaboramos en todo tipo de eventos enfocados a la sensibilización ciudadana sobre la explotación y maltrato animal en su sentido más amplio. Somos una asociación apartidista, aconfesional y antiespecista sin ánimo de lucro.

Manifestación organizada por NAC en el Congreso de los Diputados

¿Cuántas entidades distintas se han llegado a sumar a vuestra plataforma?

En las últimas manifestaciones hemos sido más de 600 asociaciones las que nos hemos unido contra la caza.

¿Qué propone NAC?

Para alcanzar la abolición debemos proteger a los animales que son víctimas de los cazadores por ser salvajes o por ser usados por ellos en las batidas. Los perros llamados de caza deben ser protegidos por la ley desde antes de su nacimiento hasta su muerte. Debe haber una mayor dotación de medios materiales y personales a los cuerpos de seguridad que velan por el bienestar animal y por el cumplimiento de la ley y endurecimiento de las penas por maltrato además del sacrificio cero en perreras y refugios.

¿Qué tiene que hacer un particular para apoyaros?

Invitamos a tod@s a que nos sigan en las redes sociales, compartan nuestras noticias y publicaciones y por supuesto que salgan a la calle con nosotros para acabar con el sufrimiento animal.

400.000 ratones siguen muriendo cada año en Europa en los test letales de botox

Del 29 de junio al 4 de julio y por octavo año consecutivo Ong ADDA participa en la semana de acción en toda Europa contra la crueldad de los experimentos del “botox” solicitando la supresión total de estas crueles pruebas de toxicidad.

La ECEAE (Coalición Europea para poner fin a los Experimentos con Animales) representada en España por Ong ADDA, hace un llamamiento para presionar de manera especial a la empresa suiza Sloan Pharma, que el 2019 realizó un mínimo de 46.800 tests.

El Botox es el nombre común adaptado que recibe la toxina botulínica, un veneno producido por la bacteria Clostridium botulinum. Se trata de uno de los venenos naturales más poderosos, que puede desarrollarse en alimentos, especialmente carne, en mal estado, y que puede ser letal en el ser humano en muy bajas proporciones (70 picogramos).

La también llamada «botulina» tiene la particularidad de inhibir la producción de acetilcolina, un neurotransmisor que se libera en la unión entre los nervios periféricos y los músculos y que posibilita la contracción muscular. Precisamente por este grave efecto disruptor nervioso ha sido estudiada y es prohibida por la Convención de Ginebra como arma química de destrucción masiva, y es empleada desde 1977 también con fines clínicos. En un 57% de los casos es usada para tratar afecciones nerviosas o musculares diversas, como es el caso de distonías cervicales, tortícolis, estrabismo o, entre otros, el síndrome de Tourette.

A partir de los años 80, su uso se ha extendido y generalizado también en tratamientos estéticos. La botulina relaja los músculos faciales e impide durante un tiempo limitado (3 a 6 meses), período necesario para que el cuerpo repare las terminaciones nerviosas dañadas, la aparición de arrugas. Superado este tiempo hay que suministrar otra pequeña dosis de veneno diluida con agua si el paciente quiere seguir disfrutando del mismo efecto estético en la piel.

Para testar el producto, como tantas otras veces y sin que sea necesario, detrás están los animales. Sin que la Unión Europea haya regulado aún ninguna prohibición, varias empresas farmacéuticas compran el veneno a compañías productoras y lo testan antes de comercializarlo para impedir efectos fatales en las personas derivados de posibles sesgos en el proceso industrial de fabricación.

La prueba, llamada DL50 (dosis letal) tradicionalmente, se hace suministrando varias dosis de veneno a un centenar de ratones. Se les inyecta la sustancia en el abdomen, lo que durante tres días les produce un sufrimiento consciente terrible (asfixia, paralización y pérdida de visión). Se repite el experimento hasta que mueren el 50% de los animales. Se determina entonces que la dosis es letal, umbral que sirve como baremo para su exportación. Los ratones supervivientes, convalecientes, son a menudo degollados o eliminados mediante gas, dióxido de carbono, para acabar, de manera paradójica, con su largo sufrimiento.

En 2011, la compañía americana Allergan recibió la licencia para realizar, a escala europea, los tests de Botox mediante cultivos de células humanas, un método más rápido, más eficaz, y evidentemente más ético. Desde entonces, otras grandes multinacionales como Merz o Ipsen, 2015 y 2018 respectivamente, lo han incluido también en sus prácticas. Aunque se calcula que Allergan y Merz han reducido entre un 80 y un 90% su uso de animales en los tests, no hay cifras concretas de Ipsen, y en cualquier caso, todas ellas siguen todavía, aunque sea en porcentaje más bajo, realizando las pruebas letales en ratones, sobre todo para la comercialización de toxina botulínica fuera de la Unión Europea.

Con motivo de la aprobación de este primer método alternativo, la ECEAE, la Coalición Europea que lucha para poner fin a la Experimentación con Animales, organiza cada año una semana de acción y concienciación que este 2020 tendrá lugar entre el 29 de junio y el 4 de julio. La reclamación principal se focaliza este año en la empresa Sloan Pharma.

Esta compañía, con sede en Suiza y Luxemburgo, compra y comercializa un preparado de botulina tipo B llamado Neurobloc, suministrado por la firma japonesa ESAI. El año 2019 Sloan Pharma recibió la licencia para conducir un total de 46.800 tests letales (LD50) en ratones. La compañía ha asegurado recientemente que está desarrollando un método alternativo para la experimentación, sin embargo, nadie todavía públicamente no tiene ninguna evidencia de ello.

El ECEAE, ha elaborado una petición para pedir urgencia en la aplicación de esta alternativa y, antes de que pueda hacerse efectiva, la retirada de Neurobloc del mercado y la extinción del consecuente maltrato de animales. La petición se extiende a todas las demás empresas que aún causan, según las últimas estimaciones, la muerte y el sufrimiento severo anual de 400.000 ratones sólo en Europa.

Denuncian la muerte y el maltrato de animales en el minizoo de La Magdalena

Una visitante santanderina ha denunciado la muerte de al menos una foca y el mal estado de diversos animales en el minizoo del Palacio de La Magdalena en Santander.

Laura Gangoso, amante y defensora de los animales, ha informado a través de sus redes sociales del lamentable estado en el que se encuentran algunos animales del minizoo del Palacio de la Magdalena en Santander. La joven grabó las imágenes el pasado domingo 24 mayo, pero no ha sido hasta hoy 27 de mayo cuando estas han trascendido y han provocado numerosas reacciones políticas y desde diferentes asociaciones animalistas.

En las fotografías y los vídeos compartidos a través de su cuenta de Instagram, Laura Gangoso explica que: “al llegar al recinto del Palacio de la Magdalena nos encontramos con un cadáver de foca, envuelto en una bolsa de basura que sobresalía el cuerpo. El cuerpo muerto estaba a la vista de la gente y de los niños. Nos extrañó esta situación y fuimos a ver el recinto de las focas. Al llegar al recinto, vimos que el agua no estaba como siempre, no entraba directa del mar y estaba estancada, de tal manera que el agua se volvió de color verdoso. Vimos a una foca enferma o muerta, su superficie estaba cubierta de verdín, o una especie de musgo o hierba, ya que llevaba mucho tiempo flotando sin sumergirse”.

Tras ver esta situación, Laura Gangoso continuó con su ruta y cuenta que: “llegamos al recinto de los leones marinos, donde solo había uno y no tenía nada de agua, solo arena. Un chico que estaba allí nos dijo que el agua se llenaba con la marea alta del mar, pero se llenaba muy poco. El animal presentaba debilidad y no paraba de realizar llantos y rugidos. Realizaba los mismos movimientos todo el rato. La arena se veía seca, que no fue mojada en mucho tiempo, es decir, nunca entraba agua”.

Además del mal estado de las focas y de los leones marinos, la visitante santanderina también detalla en su publicación que: “vimos el recinto de los pingüinos, hacía demasiada calor y los animales estaban en contacto directo con el sol”.

Izquierda Unida Cantabria ha compartido un tuit en el que indica que: “las imágenes de los animales y sus condiciones nos indican la necesidad de un cambio urgente. No puede primarse el reclamo turístico por encima del bienestar animal. Estudiamos llevar a la Fiscalía la situación del minizoo de Santander. Estos espacios son anacrónicos y el Ayuntamiento debe adaptar la Magdalena al siglo XXI y el Gobierno de Cantabria debe sacar del cajón la Ley de bienestar y protección animal”.

Unidas por Santander, por su parte, ha hecho público un mensaje en el que dicen que: “hemos registrado en el Ayuntamiento varias preguntas dirigidas a la concejala y al director general de Medio Ambiente para pedir explicaciones y proponer cambios, o incluso, la eliminación de un zoo que muchos consideran que debería llevar años cerrado”.

Tras hacerse públicas las denuncias, el Ayuntamiento de Santander ha confirmado en declaraciones para Europa Press “la muerte natural de un ejemplar de león marino de 30 años procedente de Cabárceno”. El consistorio precisa que “esto ya ha sucedido con otros ejemplares que llegan a La Magdalena para vivir sus últimos días. Los operarios del zoo han estado y siguen trabajando durante el estado de alarma y han sido quienes se han encargado del león marino fallecido”.