Entradas

El Venadito, una reflexión artística contra el maltrato animal

El 12 de noviembre comenzó El Venadito, una reflexión artística contra el maltrato animal. Esta exposición, creada por cincuenta artistas, ya puede verse en el Museu de Ciències Naturals de Granollers.

El maltrato a los equinos es el tema principal de esta convocatoria organizada por l’espai d’art Sinestèsia  y la colaboración de las entidades animalistas ADE y CYD Santa Maria. El objetivo de los y las cincuenta artistas es remover la conciencia del público y dar voz a uno de los colectivos de animales más maltratados e ignorados por las administraciones: los equinos.

Los beneficios obtenidos por la exposición irán destinados a las asociaciones ADE y CYD, con el fin de poder ayudar económicamente a estas entidades. El precio de acceso al museo es de dos euros. El donativo íntegro irá destinado al 50% a las dos protectoras que colaboran en el proyecto. Los certificados de donación podrán consultarse en la web de Sinestèsia, como ya pasó en las anteriores ediciones.

Además de la exposición, El Venadito contará con actividades paralelas: visitas guiadas para niños y adultos y talleres de creación textil con motivos equinos.

Toda la información sobre la exposición El Venadito la podrás encontrar en el siguiente enlace:

http://www.museugranollersciencies.org/ca/agenda/exposicio-el-venadito-junts-contra-el-maltractament-animal/

“Los intereses son los que frenan a una Andalucía comprometida con los animales“

Entrevista a Lola García, presidenta de la Abogacía Andaluza por la Defensa Animal, una organización que tiene como objetivo la formación de compañeros en materia de derecho Animales, la intervención en todos los procedimientos judiciales relacionados con materia animal, la colaboración con Ayuntamientos, redacción de normativa, reglamentos, la realización de campañas de concienciación… en definitiva, conseguir el mayor bienestar posible para los animales.

ADDA es una entidad joven pero muy nutrida. ¿La Abogacía Andaluza va por delante de la sociedad o es reflejo de una sociedad defensora de los animales que no siempre queda reflejada en los medios?

Creo que AADA es un reflejo de la sociedad andaluza. A muchos no les gusta o les interesa que la Andalucía ecologista y animalista salga a la luz y  la  pretenden invisibilizar. Pero a la clase política andaluza le queda un largo camino en la protección y defensa de los animales, pero sin duda, la sociedad andaluza sí ha evolucionado en la empatía hacia los animales, y la protección del medio ambiente. Muestra de ello es la gran cantidad de asociaciones, protectoras, federaciones de protectoras que hacen una labor formidable y en muchas ocasiones, suplen funciones que le corresponden a la administración, sin ninguna retribución económica….

¿A quién le interesa repetir el tópico de la Andalucía insensible con los animales?

Sin duda hay muchos intereses económicos detrás, los lobbies de la caza y la tauromaquia tienen un gran poder  y detrás de estos sectores hay mucha subvención, mucho dinero público. Por todos es sabido que la tauromaquia solo subsiste ya por las subvenciones. No existe un relevo generacional, ni siquiera en Andalucía, por mucho que se empeñen en fomentar escuelas taurinas. Ojalá, algún día se dedique una parte de ese dinero al fomento del respeto hacia los animales y la flora y a la gestión responsable de nuestra naturaleza, seguro que nos iría mucho mejor a todos.

Caza, tauromaquia, tracción a sangre, abandono, omisión de cuidados… ¿En qué orden colocarías las amenazas que sufren los animales en Andalucía?

Lamentablemente todas estas  amenazas que enumeras,  las podría en el primer puesto. Tenemos mucho trabajo que hacer para revertir en la medida de nuestras posibilidades, todas estas amenazas.

Las entidades van perdidas a la hora de denunciar. ¿Estáis aquí para ayudarlas?

Nosotros nos ofrecemos ayudar a las asociaciones que contactan con nosotras, intentamos ofrecerle orientación jurídica en todo lo que nos planteen, pero  hay que entender que toda nuestra colaboración es desinteresada, completamente voluntaria y no disponemos de todo el tiempo que nos gustaría, desde aquí hago un llamamiento a todos aquellos compañeros y compañeras que se unieran a nuestra asociación, para poder abarcar más y mejor. No tenemos ninguna ayuda ni subvención y  nos gustaría poder hacer más de lo que hacemos.  Planteamos hace un año en todos los colegios de abogados de Andalucía y ante el Consejo Andaluz de Colegio de Abogados, una iniciativa que INTERcids presentó en Barcelona, para la creación de un turno de oficio penal específico para la defensa y protección de los animales, pero lamentablemente no hemos obtenido el apoyo suficiente para su implantación.

¿Cuándo nació AADA?

AADA nació en el mes de octubre de 2017, un año después de la creación de la Comisión de derecho animal del Colegio de a abogados de Sevilla.

¿Con qué objetivos?

Entre nuestros objetivos está la formación de compañeros en materia de derecho Animales, intervención en todos los procedimientos judiciales relacionados con materia animal, colaboración con  Ayuntamientos, redacción de normativa, reglamentos, la realización de campañas de concienciación… en definitiva, conseguir el mayor bienestar posible para los animales.

Estáis camino de los 200 socios. ¿Verdad? 

Estamos entorno a los 150 abogados y abogadas con representación en todas las provincias de Andalucía y formamos una red de compañeros  con muchísima profesionalidad y muy preparados, esperamos que se animen muchos más a participar en esta bonita causa.

Habéis reaccionado ágilmente liderando un manifiesto contra el adoctrinamiento de la infancia hacia la caza en las escuelas. ¿Por qué mecanismos ha prosperado algo así?

Debo decir que nos hemos sentido desbordados por el gran apoyo que ha tenido el Manifiesto contra la promoción de la caza en los colegios andaluces. Hasta ahora ya lo han apoyado más de 230 organizaciones de todo el país, incluidos algunos partidos políticos, asociaciones nacionales muy importantes y muchísima gente que nos ha hecho llegar su indignado con este tema. Es aberrante exponer a los menores a actos de  violencia y el maltrato hacia los animales como la caza.

La Junta de Andalucía debe proteger a los menores y evitar su exposición a la caza, porque ya existen muchos informes de psicólogos y psiquiatras que alertan  de las graves secuelas que les causa a los menores, no podemos presentar como normal, disfrutar del sufrimiento de los animales . Exigimos la retirada inmediata  de esta  medida y de cualquier otra que suponga  la promoción de  la violencia y el maltrato hacia los animales.

¿Qué se puede hacer para proteger a los menores de ese tipo de violencia que ya denunció la ONU respecto al maltrato de los toros?

Es evidente que las administraciones públicas tienen el deber de levar por los menores y la recomendación de la ONU es totalmente aplicable a la caza, ya que la recomendación recogía los perjuicios que se causa a los menores por su exposición a la violencia hacia los animales.  La normativa andaluza prohíbe la presencia de menores de catorce años, pero lamentablemente ya han sido varios los menores, de muy corta edad que han fallecido en monterías. Es totalmente intolerable.

¿Pueden los padres exigir la sustitución de las clases de caza alegando objeción de conciencia?

Nuestro objetivo es la retirada de la medida, pero de no ser así,  estamos  teniendo contacto ya con los principales representantes del sector educativo, para encontrar los mecanismos adecuados y las soluciones posibles, entre ellas, lógicamente la objeción de conciencia es un derecho individual que puede ejercerse en este tema, como en las excursiones a los zoológicos, granjas, etc.

¿Y los directores de escuela y la comunidad educativa?

Nos han llegado muchísimas adhesiones de profesores, de AMPAS, de representantes de sindicatos, etc. La comunidad educativa está en contra de esta medida.

La reforma de ley Andaluza de protección Animal es una reivindicación recurrente y sobre la que desde un grupo político se hizo una propuesta muy potente. ¿La nueva ley para cuándo?

Ojalá los partidos hubieran tenido altura de miras, y se hubiera podido tramitar aquella iniciativa, que resultó una experiencia para muchos de nosotros, muy emotiva, porque acercó la política a la gente,  a la realidad social…
Lamentablemente, desde AADA no tenemos demasiadas esperanzas en que se reforme la actual ley de bienestar animal, una  ley obsoleta de más de 16 años de antigüedad.

¿La obligación de acoger todos los animales que sean entregados en Zoosanitarios o protectoras es parte del problema del que se valen los ayuntamientos para persistir con el sacrificio?

No hay voluntad política de solucionar el tema del abandono porque todo el mundo conoce las fórmulas que se deben aplicar, y sin embargo, nada se hace. ¿Cuántos ayuntamientos hacen campañas efectivas y con presupuesto económico real para campañas de concienciación, campañas en favor de la adopción y en contra de la compra de animales, imponer impuestos a las tiendas? Muy pocos…

¿No tendría más sentido imponer la identificación y la esterilización obligatorias?

Existen muchas medidas que se pueden adoptar, y es lamentable que España siga estando en la cola de los países donde se tiene en cuenta el bienestar de los animales, a pesar de que el  art. 13 de la TFUE,  exige a los Estados miembros que respeten las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sintientes.

¿Por qué crees que según algunos Andalucía no puede seguir los pasos de otras regiones con sacrificio cero?

No creo que Andalucía no pueda con el sacrificio cero, todo es cuestión de voluntad política, y en este caso, como decimos, no la hay.

Abogacía Andaluza por la Defensa Animal acaba de coorganizar junto con Intercids uno de los Congresos sobre derecho Animal más completos que se recuerdan. ¿Podrías darnos tres titulares?

El II congreso estuvo compuesto por seis mesas que tocaban muchísimos temas, por profesionales muy punteros en derecho animal, pero  si tuviera que destacar tres titulares, destacaría:

-El gran desconocimiento que existe todavía entre el vínculo entre la violencia hacia los animales y la violencia intrapersonal.
– La necesidad de que la administración asegure el bienestar de los animales que participan en romerías
– La formación de los agentes, una asignatura pendiente, imprescindible tanto para el buen fin de las denuncias como para una mayor concienciación de la población.

¿Cómo avanzará AADA en los cinco próximos años?

Espero que dentro de cinco años la clase política andaluza haya evolucionado lo suficiente para dotar a la abogacía de herramientas jurídicas con las que trabajar con seriedad, porque la sociedad andaluza ya ha experimentado una gran evolución y concienciación en este campo. El delito de maltrato animal dejará de ser un delito de segunda, y existirá ya una tolerancia cero contra el maltrato y la violencia hacia los animales. La formación de la judicatura y la de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en este campo, es también un objetivo a cumplir en los próximos cinco años.

¿Qué condición hay que cumplir para ser miembro?

Para ser miembro de AADA el único requisito es ser abogado o abogada en Andalucía y enviarnos un email, manifestando su voluntad de querer ser miembro. Dado que no tenemos ninguna ayuda ni subvención económica, recientemente hemos creado una cuenta Teaming para que todo aquel que así lo considere, pueda colaborar con 1€ al mes.

¿Y para estar informado de vuestras actividades?

Puede seguirnos en redes sociales, periódicamente vamos realizando actividades y eventos.

El Parlament aprueba una propuesta para prohibir los Correbous en Cataluña

Los correbous pueden estar viviendo sus últimos días de vida en Catalunya. El Parlament ha aprobado en la tarde del jueves una propuesta para prohibir la celebración de este tipo de espectáculos con animales. La iniciativa de Catalunya en Comú Podem ha contado con 50 votos a favor, 17 en contra y 61 abstenciones.

El Parlament ha aprobado la propuesta de los comunes con el objetivo de “avanzar en la defensa de los derechos de los animales”. El partido político propulsor de la iniciativa ha defendido que “una sociedad avanzada es aquella que protege a los animales del maltrato, les garantiza el bienestar y los reconoce como seres sensibles al dolor y el sufrimiento”.

Numerosas asociaciones y entidades como ADDA, FAADA, AnimaNaturalis, Fundació Fauna, Libera, Fundación Franz Weber, Tots Som Poble y Lex Ànima han celebrado “la decisión del Parlamento y el soporte político ofrecido para acabar con una práctica cruel para los animales”.

En un comunicado, las entidades animalistas han recordado que recientemente instaron a los políticos a reabrir el debate sobre la abolición de estos espectáculos y pidieron la eliminación de la excepción de la Ley de Protección Animal que permite que en Catalunya sean legales las fiestas con toros, vacas y vaquillas. Desde entonces, las entidades se han reunido con los grupos de ERC, En Comú Podem, JxCat i el PSC, y próximamente se reunirán con CS y la CUP.

Magda Pujol, de Lex Ànima, en declaraciones para la Agencia Catalana de Noticias ha explicado que: “Els correbous han dejado de ser un tema doméstico para pasar a ser un tema de país”. Por su parte, Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis, ha comentado que: “Hoy se ha trazado el horizonte para continuar avanzando a favor de los derechos de los animales en Catalunya”.

“La implicación de los ciudadanos es fundamental en la lucha contra el maltrato animal”

Cristina Bécares es abogada, con un Máster en Derecho Animal con despachos en Barcelona y Tarrasa, sede de la comisión local de Derechos de los Animales del Colegio de Abogados que ayudó a fundar. Ha participado con éxito en numerosos casos por toda España, el último se ha saldado con pena de prisión para el asesino de Benito en Bilbao.

¿Qué valoración hace de la sentencia del caso Benito, el perro asesinado después de haber sido adoptado en Bilbao?

Positiva a grandes rasgos. Aun así, la frialdad y tranquilidad en la exposición de los hechos por parte del – actualmente – condenado, y el hecho que él mismo reconociera haber golpeado al perro en reiteradas ocasiones antes del estrangulamiento, motivó que desde APA SOS Bilbao – acusación particular – solicitásemos condena por delito continuado de maltrato animal y una pena de prisión de 22 meses.

La Juez ha considerado que se trata de un solo delito de maltrato animal con resultado de muerte, y la condena impuesta ha sido de 11 meses de prisión y 28 meses de inhabilitación especial para la tenencia de animales, así como para ejercer profesiones, oficios o comercio relacionados con animales.

Respecto a la responsabilidad civil, desde APA SOS Bilbao solicitábamos una indemnización por los daños morales ocasionados de 4.000 euros, la Sentencia ha acordado fijarla en 200 euros más intereses. Desde el despacho ANIMALEX – primer despacho especializado en Derecho Animal en el territorio nacional – consideramos que aún queda mucho trabajo por hacer en materia de daños morales en el ámbito del derecho animal.

¿Qué conclusiones extraería del caso para prevenir que se repita?

En mi opinión, es importante la formación y educación en materia de tenencia animal. Educar desde pequeños a empatizar y tener respeto por el resto de animales, y concienciar a la ciudadanía de la necesidad de seguir denunciando casos de maltrato y abandono de animales.

Cada vez somos más los abogados animalistas. ¿Qué determina que un delito de maltrato animal se castigue con cárcel, con una multa o se celebra como un evento «cultural»?

En nuestro Código Penal, el maltrato animal se castiga como delito o delito leve, dependiendo de la gravedad de los hechos. Las penas por delitos leves de maltrato no suponen pena de prisión, sino que están castigadas con multas que van desde el mes hasta los seis meses. En cambio, aquellos hechos que puedan ser considerados como delito de maltrato, sí prevén una pena de prisión mínima de tres meses y un día. Por otra parte, el Código Penal castiga el maltrato injustificado, es decir, deja fuera de protección cualquier tipo de “maltrato justificado”, donde se incluyen los festejos públicos, fiestas u otros eventos “culturales”, como serían las corridas de toros o los correbous, entre otros.

¿Qué nota pondrías en general a la judicatura española en materia de derechos de los animales?

No me aventuro a dar una nota genérica a toda la judicatura, creo que poco a poco hay resoluciones que visibilizar la sensibilización hacia los animales y la necesidad de protección, mientras que de otras aún podemos extraer frases y argumentos que, en mi opinión, muestran que aún queda mucha faena por hacer y recorrido por recorrer.

¿Y al legislativo?

En los últimos años hemos vivido y estamos viviendo diferentes modificaciones legislativas, tanto en el ámbito penal como en el ámbito administrativo.

Con la última modificación del Código Penal se dotó de protección a todos los animales, a excepción de los que viven en estado salvaje y se incluyó el delito de explotación sexual, entre otras modificaciones. Considero que dichos cambios contribuyen a pequeños avances en materia de protección animal, pero que con el tiempo estamos viendo que aún necesitan un mayor compromiso del poder legislativo, por ejemplo, el caso en el que una persona maltrataba a un jabalí en una acequia, en Lleida, no podía prosperar en la vía penal porque se trataba de un animal salvaje. O, fijar qué consideramos, a efectos penales, por explotación sexual hacia animales para poder condenar.

A nivel administrativo, estamos viendo como poco a poco los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas van actualizando las ordenanzas municipales para adaptarlas a las nuevas necesidades sociales. A nivel local, por ejemplo, muchos Ayuntamientos empiezan a establecer obligaciones a los propietarios de animales de compañía para garantizar unos estándares mínimos de bienestar animal, se incluye la regulación de las colonias de gatos, del tratamiento que debe darse a los gatos ferales, etc.

Por lo tanto, a nivel legislativo poco a poco vamos progresando, y gracias al compromiso de asociaciones, particulares y algunos políticos, vamos haciendo camino.

¿Y al ejecutivo?

Es una pregunta complicada ahora mismo. Hay partidos que han sorprendido a muchas personas por sus políticas en pro de los animales en los últimos tiempos, y partidos que desconozco la problemática real que nos plantearán a corto o medio plazo.

A nivel local, por ejemplo, desde la Comisión de Derecho Animal del Ilustre Colegio de Abogados de Terrassa, hemos enviado un listado con propuestas a todas las formaciones políticas que se presentarán a las elecciones en Terrassa.

La idea es que todos los partidos las puedan incluir en sus programas, que adquieran compromisos tendentes a mejorar el bienestar animal. Ahora toca esperar a ver qué partidos las incluyen y, en caso de incluirlas, quienes contribuirán a llevarlas a cabo, no relegándolas sólo a propuestas en fase de campaña electoral.

¿Haría bien una ley de mínimos a nivel nacional?

Una Ley de mínimos a nivel estatal en materia de protección animal sí, una Ley a nivel estatal en materia de protección animal, no. Actualmente, existen tantas normativas de protección animal como comunidades y ciudades autónomas. Esta variedad normativa comporta inseguridad jurídica al ciudadano, toda vez que situaciones que pueden estar prohibidas en una Comunidad Autónoma, pueden estar permitidas en otras. Del mismo modo, hay Comunidades Autónomas que prevén medidas accesorias en caso de imponer sanciones, mientras que otras no prevén ninguna medida, de forma que, por ejemplo, una persona puede maltratar a un animal y no tener una medida accesoria de prohibición de tenencia o adquisición de animales.

Establecer una Ley estatal de mínimos, garantizaría que todas las comunidades autónomas tienen unos estándares básicos garantizados, de manera que todo animal gozaría de la misma protección independientemente de la comunidad donde residiera o estuviera.

¿Qué debería incluir?

Empezaría el listado y tardaría horas en terminar, pero como nos planteamos una ley de mínimos, empezaría por garantizar estándares mínimos de bienestar animal para todos aquellos animales que son o puedes ser considerados animales domésticos y de compañía. Considero necesaria la definición del gato feral a nivel estatal, la regulación de las colonias de gatos, la protección a todos los perros, independientemente del uso que en ocasiones se les pueda dar. La inclusión, dentro de la esfera de protección, de animales exóticos o que podían ser considerados salvajes, cuando éstos están bajo la protección del ser humano o en contacto con éste.

Establecer medidas accesorias de prohibición de tenencia, de adquisición u otras inhabilitaciones.

¿Los ciudadanos y las protectoras denunciamos el maltrato animal?

Por suerte, cada vez son más visibles los casos de maltrato animal, ello es gracias a la colaboración de ciudadanos y protectoras. Ahora bien, aún son muchos los casos que no se denuncian por miedo a represalias, por falta de recursos o por normalización de la situación.

¿Cuándo denunciamos lo hacemos bien?

Habría que mirar caso por caso, pero por norma general sí, ya que lo importante es denunciar para que se lleve a cabo la investigación oportuna, ya sea en la vía penal o administrativa.

¿Qué elementos no deben faltar en una denuncia para iniciar un camino de éxito?

Es importante facilitar toda la información de la que dispongamos, lugar de los hechos, fecha y hora aproximada, datos que sepamos de la o las personas implicadas, del tipo y número de animales, y pruebas, por mínimas que sean.

¿La justicia es gratuita en caso de denunciar un caso de maltrato animal?

En vía administrativa, el ciudadano o la asociación, puede optar únicamente por presentar la denuncia ante la administración competente, sin ningún coste.

En vía penal, un particular puede denunciar casos de maltrato animal ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado o en el juzgado de guardia sin ningún coste. Recordemos que si se está produciendo un caso de maltrato animal podemos llamar a la policía y solicitar que se personen en ese lugar en concreto.

Si posteriormente nos queremos personar en el procedimiento judicial, podremos hacerlo como acusación particular si somos los directamente perjudicados o como acusación popular en otros supuestos.

Como acusación, en ambos casos, habrá que sufragar los gastos de abogado y procurador. Ellos son los profesionales que se encargarán de llevar la defensa de los intereses de esa persona o asociación y consecuentemente dirigir acusación (solicitar práctica de pruebas, seguir el procedimiento, acusar y seguir la fase de juicio oral y posterior ejecución de sentencia), independientemente de la postura adoptada por el Ministerio Fiscal, con quien pueden o no coincidir en cuanto a petición de pruebas y de condena.

¿Son los abogados la profesión del ámbito jurídico que tiene las pilas más puestas?

Depende de cada profesional y no de cada ámbito. Cada vez somos más los abogados animalistas que nos dejamos la piel en defender y garantizar la protección de los animales. Del mismo modo que también destacan muchos y muchas Fiscales y Jueces que en sus plazas están realizando acciones que contribuyen a avanzar en los progresos que se están haciendo a nivel judicial.

¿Qué caso de los que has llevado te ha producido mayor satisfacción?

Recuerdo un juicio que llevé a cabo desde el despacho ANIMALEX, en el que solicitábamos que se condenara a un cazador como autor de un delito de maltrato animal y de una falta de abandono de animales, los hechos ocurrieron poco antes de la modificación del Código Penal, por lo que el abandono de animales era considerado falta y no delito leve, como ocurre ahora.

La perra había sido adquirida por el condenado para la caza, resultando gravemente herida y abandonada, precisamente al término de la temporada.

Fue un juicio que, en sala, duró algo más de dos horas y media. La Sentencia consideró que quedaban probados los hechos que la asociación había denunciado y le condenó como autor de un delito de maltrato animal, a la pena de siete meses de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio relacionado con los animales por tiempo de un año y nueve meses; y como autor de una falta de abandono animal, con pena de 40 días de multa a razón de seis euros de cuota diaria, a lo cual se le añadieron tanto los gastos ocasionados a la asociación en cuanto a veterinarios y las costas procesales, es decir, los costes de los abogados y procuradores que intervinimos en el procedimiento.

 ¿Cuál te ha frustrado más?

Me frustran aquellos expedientes en los que no has llegado a tiempo para evitar el incremento de sufrimiento del animal, o aquellos en los que ves que con la ley actual no puedes hacer mucho más.

Has sido ponente en las Jornadas Felinas Andaluzas ¿Qué tal la experiencia?

Muy positiva, no sé qué pensarán las personas que estaban allí, pero para mi muy positiva. Fue una intervención muy cortita, me quedé con ganas de mucho más.

Lo importante es que creo que quedó claro que los Ayuntamientos pueden hacer más de lo que muchos hacen, ya que la normativa actual les permite regular sobre aspectos que algunos no ven claro.

Pienso que es importante que se sigan llevando a cabo Jornadas como ésta y que las asociaciones animalistas estén activas en el día a día de la agenda política.

Guía para el buen animalista: un consumo que no dañe a los animales

Se cree erróneamente que el animalismo es tener un cariño especial a cierto tipo de animales o alegar que se prefiere a los animales sobre los humanos. El animalismo va mucho más allá, el animalismo es mucho más exigente, profundo y transformador. El animalismo es un compromiso que equipara los derechos de los animales no humanos a los propios. Como aspirante a animalista total, debes saber que tu meta es ser vegano y antiespecista.

Las personas veganas son aquellas que optan por productos y actividades libres de maltrato animal. Las antiespecistas son las que no discriminan a otros seres en función de la especie a la que pertenecen. Ser vegano y antiespecista, en otras palabras, un “perfecto animalista”, se consigue al culminar un proceso que requiere acumular mucha información y cuestionar, no sólo intelectualmente, muchos de los hábitos mayoritarios. Para tomar las decisiones de manera correcta y continuada es importante enfocar la transformación como una ganancia o una liberación, no como un sacrificio y aún menos como una pose.

Dejar de comer productos de origen animal puede ser la primera etapa de un largo trayecto. El siguiente paso es abandonar los lácteos, los huevos y la miel. Quien ame a los animales no sólo deja de comer carne si no que se libera de consumir productos que los animales producen para ellos mismos: ¡no para que se lo arrebatemos!

Es popular la vertiente gastronómica del veganismo pero va mucho más allá. Un vegano no usa productos obtenidos de la explotación animal. Los zapatos, la correa del reloj, el cinturón, el monedero, el bolso o el maletín,… son algunos ejemplos de productos cotidianos vinculados a la explotación animal porque suelen ser de cuero.

También algunas prendas del hogar son de lana en sus muchas variantes, de seda o de pelo o con plumas como algunos edredones y cojines. Date cuenta si en casa tienes adornos de marfil, de carey. Las velas tanto las de cera de abeja como las de glicerina no son veganas. En todo ello hay un porcentaje significativo de sufrimiento animal. No es imprescindible que te deshagas de cosas que te sirvan realmente pero cuando tengas que reponerlas consume en coherencia con tus nuevos valores.

Tirar todo lo que descubres que puede estar vinculado a la explotación animal es poco ecológico y para proteger a los animales hay que cuidar del medio ambiente. Lo que ya tienes hazlo durar, tarda en reponerlo y cuando lo hagas que sea vegano. Una buena aliada del animalista total es la lupa: conocer al dedillo las etiquetas de composición de las cosas es muy importante. ¿Sabes que la laca de uñas permanente, los preservativos y las manzanas más brillantes del supermercado no son veganos? Las primeras llevan una cera que se obtiene de insectos, los segundos deben su suavidad a una proteína de la leche llamada caseína y el brillo se consigue con goma laca comestible proveniente de peces. Por esto y mucho más hemos dicho antes que informarte, leer y empollarte las etiquetas es imprescindible para ser vegano.

Demasiados productos de uso cotidiano han sido experimentados con animales o contienen productos de origen animal. Cuanto más sepas mejor podrás esquivarlos y más cerca estarás de los sustitutivos si es que te hacen falta. En Estados Unidos sobre todo hay toda una industria que imita productos animales que pretenden satisfacer a los nostálgicos del consumismo omnívoro incómodos con el maltrato. Las ferias veganas tienen un éxito considerable por que facilitan la identificación de productos alternativos de un modo atractivo.

Gos i humà amics Animalados

Otro ejemplo claro son las atracciones turísticas o de tiempo libre que implican a animales, como los zoos, los espectáculos, las demostraciones de destreza, los pasacalles o las fotos con animales salvajes. La sensibilidad hacia los animales te hará ver de otra manera la caza, la pesca, la ganadería especialmente la intensiva, e incluso la experimentación. Es importante descubrir los entresijos de las distintas prácticas aunque emocionalmente pueda resultar muy duro. Sólo saber en profundidad lo que les pasa a los animales te da herramientas para consolidar tu opción y defenderla frente aquellos que te acabarán preguntando por tu nuevo estilo de vida.

Conforme vas aumentando el grado de empatía con el animal dejas de ver con agrado las actividades con animales, si implican un respeto y un bienestar suficientes para el animal. Frente a un ser de otra especie el animalista debe plantearse: ¿Está cómodo?, ¿tiene hambre?, ¿sed?, ¿frio?, ¿calor?, ¿miedo?, ¿se comporta libremente, según su naturaleza o está condicionado?, ¿Si pudiera elegir estaría en este lugar comportándose así? Si te haces todas estas preguntas probablemente dejas de ver romántico un paseo en calesa, o cabalgar, descartas darte un baño con delfines o te niegas a subirte en un camello en Lanzarote o en Jordania o en Egipto, o en Elefantes en Tailandia por ejemplo. No te haces selfies con serpientes, loros, felinos o simios.

Un animalista no convive con peces, aves, reptiles, anfibios ni mamíferos a no ser que sean individuos rescatados que necesiten el amparo del ser humano. Los perros y los gatos pertenecen a especies con la que llevamos más de 10.000 años de camino recorrido juntos, eso explicaría el gusto de la mayoría de sus individuos por sumarse a nuestras familias. Un animalista no puede aceptar la instrumentalización de ningún animal: no existen animales de trabajo, ni de asistencia, ni de seguridad, ni de granja,… cada animal tiene valor per se. Ni su presencia, ni sus acciones ni su cuerpo deben ser utilizados. Tampoco pueden ser producto de lucro, la compra y venta de animales resulta aberrante como lo es la compra y venta de personas.

Tus elecciones de consumo hablan de ti y conforme te vas informando van haciéndose más sutiles. Puedes comprar un producto vegano de una marca y despreciar el de otra porque esta segunda la produce un holding de empresas que no respeta el principio de creación y elaboración sin maltrato animal. Pasados los años una persona vegana puede seguir sorprendiéndose con la composición nada inocente de productos en los que de alguna manera se participa de la explotación animal: el carmín de los pintalabios proviene de machacar cochinillas y algunas piezas chinas de menaje contienen huesos machacados. Hay que sustituir la impresión de que tal producto no ha perjudicado los intereses de ningún animal no humano por la certeza de que efectivamente no ha sido así. Recuerda lo que ha pasado con el aceite de palma, consumir productos elaborados con este aceite es promover la destrucción del hábitat de, por ejemplo, los orangutanes. Tras un aderezo de origen vegetal reposa la culpa de casi un exterminio.

Valora si tu trabajo, o la actividad con la que te ganas la vida interfieren de algún modo con los derechos de los animales y toma la decisión que sea más consistente. Hay personas que cambian de trabajo o modifican sus prácticas para sintonizar con los valores animalistas es clásico en peluquería, entre los tatuadores, diseño de moda, pintores o decoradores por ejemplo. Personas que antes entrenaban animales, los utilizaban, los vendían vivos o muertos, llega un día que dejan de soportarlo. Otros profesionales con una implicación menos directa pero de gran impacto también varían al hacerse animalistas. No son pocos los maestros de primaria que desechan los estereotipos de dominación especista que inculcan muchos libros infantiles de uso común y aprovechan los cuentos para infundir respeto real por los animales.

Gracias a la comunicación respetuosa de la necesidad de opciones veganas en cantinas estudiantiles, en comedores de empresa, en caterings colectivos estas van apareciendo. Si antes sólo podías comer ensaladas y gazpacho fuera de casa ahora muchos menús exhiben humus, soja y hamburguesas veganas. A la hostelería convencional le queda mucho por descubrir del potencial de las verduras, las legumbres, los cereales, las algas y las frutas, en la medida que vamos pidiendo y se va haciendo rentable los empresarios se adaptan, sobre todo si eres cliente habitual. La dieta mediterránea ancestral contemplaba el consumo de carne de modo ocasional.

Escapa't amb el gos Animalados

Hasta ahora hemos hablado de “dejar de dañar” a los animales como parte del camino hacia el veganismo y antiespecismo. Es probable que se te presente la diatriba entre abogar por el abolicionismo o por el bienestarismo. El abolicionismo considera que no hay ninguna mejora en el bienestar animal que podamos llevar a cabo que justifique el sentido de propiedad y dominio que ejerce el humano sobre las otras especies. El bienestarismo legitima la propiedad y cría de animales siempre y cuando se incremente significativamente la satisfacción de las necesidades de estos.

Un ejemplo de abolicionismo sería la conversión de las granjas en santuarios y la suspensión de la producción y el lucro derivados de los animales y un ejemplo de bienestarismo sería el mantenimiento de las granjas priorizando el bienestar de los individuos sobre el rendimiento económico. Un cierto tipo de bienestarista puede llegar a cuestionar si un ser que ha tenido una vida feliz puede ser consumido tras haber sido matado de manera rápida e indolora. La premisa animalista es la ausencia de sufrimiento animal y dar consistencia a la acepción de humano que nos tilda de “comprensivos, sensibles a los infortunios ajenos”.

Si tu convicción y tu conocimiento te mueven a querer ir más allá de no dañar a los animales y quieres protegerlos tienes muchas opciones de colaboración. La más simple puede ser contribuir con el pago de una cuota de socio de una asociación o fundación o puedes apadrinar un animal. También puedes hacer voluntariado y en lugar de aportar parte de tu salario puede ofrecer tu tiempo o tu talento. Hay un sinfín de refugios y protectoras que necesitan personas que hagan tareas con contacto directo con los animales acogidos, tareas telemáticas o comerciales. Una organización bien montada puede asignarte una tarea ajustada a tus posibilidades si realmente estás comprometido y demuestras responsabilidad. Otra modalidad es participar en manifestaciones y eventos reivindicativos y formativos. Muchas mejoras sociales se han conseguido gracias a la movilización colectiva. Explora las múltiples opciones existentes y sé tan cuidadoso y selectivo con tu tiempo y tus palabras como lo eres con tu plato, con tu hogar y con tus relaciones con los animales humanos o no humanos.

Para saber más, puedes invertir tiempo en leer los cada vez más numerosos ensayos que abordan el tema desde Singer y su “Liberación Animal”, a Herzog “Los amamos, los odiamos y los comemos”, Joy y su “Porque amamos los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas” o “Un paso adelante en defensa de los animales” de Oscar Horta, como unos pocos ejemplos introductorios. Si os queréis meter en harina todo lo que publica la editorial Ochodoscuatro es muy estimulante. También te irá de lujo empollar recetarios veganos sobre todo porque multiplican exponencialmente el disfrute no culpable de tus sentidos.

Emma Infante, Futur Animal