Entradas

La Fundación Miranda lamenta la pérdida irreparable de la pony RIBA a manos de un cazador en el Parque del Garraf

El pasado sábado 20 de febrero, un cazador que participaba en una batida autorizada de jabalíes mató por error una ejemplar de poni pottoka de la Fundación Miranda en el Parque del Garraf. El hombre, que confundió la pony con un jabalí, causó la muerte del animal en medio de un grupo de personas que disfrutaba de la naturaleza y de la experiencia de encontrarse con caballos en libertad.

La Fundación Miranda ha emitido un comunicado donde describe que «los testigos de los hechos pasaron de la alegría de encontrarse con los caballos en este espacio natural protegido, a la angustia de ver un cazador disparar un tiro a una de las ponis, verla sangrar, desplomarse y morir ante sus ojos».

Según indica la Fundación, «el cazador atribuye el hecho a un error por su parte, pero el caso es que el disparo se produjo a diez metros de la carretera, con personas cerca, y en un lugar con buena visibilidad, de manera que cuesta entender que se pueda confundir un équido con un jabalí».

La Fundación Miranda considera que «poder disfrutar con seguridad de la naturaleza es un derecho y un bien imprescindible, hoy más que nunca, con la situación de confinamiento que vivimos hace meses. No deberíamos sufrir ningún riesgo de bala mientras paseamos con la familia, y tampoco que se puedan generar episodios de tanta violencia por el objetivo de mantener en equilibrio la población de jabalíes. Se trata de poder pasear sin peligro, de poder efectuar proyectos de respeto por la vida, con plenitud y sin amenazas, sin que los caballos o las personas sean elementos vulnerables».

Desde Miranda proponen soluciones para evitar estos trágicos episodios como «acotar las zonas de caza, o buscar nuevas maneras de regular la sobrepoblación de algunas especies que desgraciadamente sólo tienen al hombre como depredador, o estar tranquilas que la Administración se asegura de no dar armas a personas no cualificadas «.

Una pérdida totalmente irreparable y evitable

La Riba, nombre de la pony asesinada, formaba parte de un tesoro, un pequeño grupo de ponis de raza Pottoka, un grupo de los pocos que quedan de las Pottoka más primitivas, que aparte de valor genético, aporta el Parque del Garraf y al municipio de Olivella una tarea ejemplar e impagable de prevención de incendios, aunque pastando y gestionando el sotobosque.

Estos animales hacen el trabajo de una brigada de hombres con desbrozadoras mecánicas, pero sin ruido, sin contaminación, sin coste para la administración o los propietarios privados, aportando vida allá donde pisan, mientras se nutren. Son por tanto un poderoso agente de biodiversidad, ecológico y sostenible, y su aportación en el Parque del Garraf es impagable.

La falta de recursos económicos ha limitado este proyecto en cuanto a las oportunidades de crecimiento, aunque se ha logrado efectuar algunos estudios e investigación sobre el impacto de las Pottoka a la vegetación en el Garraf con la UAB, donde se ha visto que allí donde pastan ha reducido el cárcar en un 75%. El cárcar es la especie vegetal que ha colonizado toda la etapa mediterránea en el Garraf, y aumenta considerablemente el riesgo de incendio.

Sólo los equipos devoran y tienen a raya esta gramínea (ni ovejas, ni cabras…) y además, se adaptan muy bien al pasto pobre en proteína del Garraf. Las Pottoka incluso arrancan algunas raíces y dejan desmenuzadas en superficie las hojas que no se han comido. Un auténtico mecanismo de desherbado y «mulching» natural (cubierta vegetal anti erosión y pro vida microbiana del suelo) que es digno de un postgraduado en agricultura ecológica.

El Parque del Garraf invitó la Fundación Miranda a llevar este grupito de ponis Pottoka al pasto de Can Grau hace unos cuatro años. Los animales provienen de un costoso rescate que efectuó la Fundación en el Zoo clausurado de Almuñecar, en Granada. Seis hembras y un macho, una familia preciosa que se ha adaptado muy bien a la vida en libertad, constituyendo un recurso educativo y de conciencia ambiental para escuelas, visitantes, familias… que han ido pasando por el Parque y por la Fundación.

Hoy, la Fundación Miranda, todos los Pottoka, burros, caballos, voluntarias, madrinas, socias, Equipo de Dirección, Patronato, seguidoras del Proyecto y otras ONG están de luto por la pérdida de la pequeña Riba, la más pequeña de su familia . Una pérdida tan impagable como la aportación que ellas hacen cada día en el espacio que las acoge y las personas.

ZOOXXI denuncia al zoo de Barcelona por negligencia ante la muerte de animales

La denuncia presentada por la plataforma ZOOXXI resalta la incapacidad del zoo de proteger animales de condiciones meteorológicas adversas, así como la de proteger a los primates recién nacidos que mueren a los pocos días de nacer por fracturas o posibles agresiones.

La Plataforma ZOOXXI ha presentado una denuncia administrativa, ante el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalidad de Cataluña, contra el parque zoológico de Barcelona por negligencia y falta de protocolos adecuados de bienestar que han provocado la muerte de animales. Unos hechos que suponen una vulneración de la ley estatal de zoos, Ley 31/2003, de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos y del RDL 2/2008, que aprueba el texto refundido de la ley de protección de los animales en Cataluña.

Tras la aprobación de la iniciativa ciudadana ZOOXXI, el 3 de mayo de 2019, la ordenanza de protección, tenencia y venta de animales se modificó incluyendo un nuevo texto normativo sobre el parque zoológico de Barcelona. Pasado un año de la entrada en vigor del texto, ZOOXXI pidió el listado de animales muertos en el zoo de Barcelona y las causas de la muerte de los individuos. El zoo reportó un listado con 143 muertos desde julio de 2019 hasta mayo de 2020.

En una primera instancia, el zoo alegó que no podía dar las causas de la muerte, aunque es obligado tenerlas registradas por la ley estatal de zoos, porque no las podía extraer de forma automatizada. Aún así, el zoo afirmaba en su respuesta que las 143 muertes lo habían sido por muerte natural.

ZOOXXI no se quedó conforme con esta respuesta, ya que pudo comprobar cómo los zoos que utilizan el mismo sistema de registro internacional que el zoo de Barcelona, ​​extraen de forma automática los datos sobre las causas de muerte, imprescindibles de analizar al hora de establecer los programas de conservación.

Ante la negativa, ZOOXXI volvió a hacer una petición pidiendo las causas de muerte de 34 individuos en concreto. En esta ocasión sí obtuvo respuesta. De forma alarmante, pudo comprobar que la mayoría de las causas de mortalidad no eran naturales. Destacan las muertes de 14 aves que se produjeron entre diciembre de 2019 y en enero de 2020 en una misma instalación, coincidiendo con el paso de la DANA, primero, y del temporal Gloria, después (temporal muy avisado públicamente) .

Meses más tarde, dos ejemplares adultos de camesllargues (una ave autóctona) murieron el mismo día 20 de abril de 2020. Ante la denuncia de ZOOXXI que este caso era sospechoso de culling, curiosamente el zoo reportó que los cadáveres de estos animales no habían sido evaluados. En esta ocasión no se practicó ninguna necropsia, el zoo dice textualmente «cadáver no evaluado».

En relación a la muerte de primates, 5 individuos murieron antes de cumplir los 30 días y 2 más lo hicieron entre los 2 y los 5 meses de edad, en total 7 primates. Entre las razones que se dan de muerte, en un caso es por fractura y en otros 3 casos por posibles agresiones. Si comparamos con datos de 2017, donde nacieron 13 primates, 9 de los cuales murieron a los pocos días, encontramos que un porcentaje muy elevado de primates que nacen en el zoo de Barcelona no sobreviven.

De las 5 ranas punta de flecha muertas, el zoo no es capaz de hacer la necropsia ni de una de ellas porque todas han sufrido procesos autolíticos (desintegración de células después de la muerte). Sin embargo, esta cuestión delata una falta de protocolo ya que no es aceptable que se tenga una mortalidad de 5 individuos adultos en poco tiempo y no se sea capaz de hacer la necropsia ni a un solo individuo.

Se denuncian también las lesiones bucales que sufren los hidrosaures crestados, resultado de darse golpes contra los cristales. Todos los individuos observados sufren una deformación del hocico y la inflamación de la mucosa oral consecuencia del traumatismo crónico que sufren y que hace que no puedan cerrar la boca.

Desde la plataforma ZOOXXI apuntan que la problemática es estructural, no puntual. El zoo de Barcelona no recibe ninguna inspección por parte de la Generalidad de Cataluña desde 2012, cuando la ley de zoos obliga a hacer inspecciones anuales. Este hecho propicia que el zoo actúe con total impunidad y sin dar ninguna explicación.

Los Mossos d’Esquadra investigan la muerte de un perro a manos de un hombre en Mediona

Los Mossos d’Esquadra investigan a un hombre como presunto responsable de la muerte de un perro en Mediona, un municipio del Alto Penedés. Según algunos testimonios, el individuo inmovilizó al animal y lo dejó morir asfixiado.

Posible nuevo delito de maltrato animal. Los Mossos d’Esquadra están investigando a un hombre que podría ser el responsable de la muerte de un perro durante el pasado sábado en el municipio barcelonés de Mediona. Según han indicado algunos testigos, el supuesto responsable de los hechos, un policía local de Capelladas que estaba fuera de servicio, paseaba con su perro cuando se vio sorprendido por otro can que procedía de una finca deshabitada. Supuestamente, el animal se lanzó sobre el hombre y lo atacó, entonces el individuo decidió inmovilizar al peludo con la ayuda de algunos vecinos de la zona.

Entre los miembros presentes ataron al perro con bridas y con cinta americana y lo amordazaron con un bozal metálico hasta que llegara la policía. Cuando los agentes se presentaron al lugar de los hechos, avisaron a la protectora más cercana para que trajeran una jaula con la que trasladar al can, pero lamentablemente, cuando estos llegaron, el perro ya había muerto asfixiado.

Animalados ha hablado con los Mossos d’Esquadra encargados de la investigación, quienes han confirmado la muerte del animal y han afirmado que “están recabando información para disponer de pruebas que puedan corroborar que se trata de un caso de maltrato animal”.

El Ayuntamiento de Mediona ha compartido un comunicado en el que muestran su “tristeza y rechazo ante la muerte de un animal en el núcleo de Sant Elies, en una situación trágica que podría ser de maltrato animal”. El consistorio también ha explicado que “los hechos están siendo investigado por los Mossos, que es el cuerpo de policía competente al respecto y que tendrá que aclarar los hechos y determinar las posibles consecuencias que se puedan derivar”.

Además, el Ayuntamiento se ha comprometido a colaborar con la investigación, asumiendo que «a pesar de lo que puedan parecer evidencias, ahora hace falta ser cuidadosos con la información que compartimos y con los juicios que se puedan hacer. Hace tiempo que vivimos situaciones difíciles vinculadas al cuidado de los animales; perros abandonados y maltratados, uso indebido de razas potencialmente peligrosas, colonias de gatos…”.

El Partido PACMA ha compartido a través de sus redes sociales unas imágenes sobre estos hechos sucedidos en el municipio de Mediona. En el vídeo se puede observar como varias personas retienen en el asfalto al perro que se encuentra amordazado y en un estado de estrés crítico. La Fundación FAADA, por su parte, está investigando los hechos y ha pedido colaboración ciudadana para poder personarse como acusación popular en el procedimiento que se incoe.

Encuentran muerto a Cachou, el oso de la Val d’Aran

El animal fue encontrado por los Agentes de Medio Ambiente del Consejo General d’Aran en una zona de la Soberpera de difícil acceso. Por el momento, se desconocen las causas de la muerte.

El pasado jueves apareció muerto Cachou en una zona montañosa de Soberpera. Los Agentes de Medio Ambiente del Consejo d’Aran encontraron el cuerpo del animal sin vida tras darse cuenta de que llevaba varios días sin moverse del mismo sitio. El oso llevaba un collar con transmisor de localización GPS a través del cual podía ser localizado en todo momento.

El cuerpo del animal ha sido enviado al departamento de Fauna Salvaje de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde se le practicará la pertinente necropsia para determinar las causas de la muerte. Por el momento se desconocen los motivos del fallecimiento, pero desde la entidad ecologista Ipcena-EdC explican que es muy poco probable que la pérdida de su vida se deba a causas naturales ya que se trata de un ejemplar joven de tan solo 6 años que gozaba de un buen estado de salud.

El sector ganadero de la zona pidió en numerosas ocasiones la extracción del oso de los Pirineos de Lleida por su actitud depredadora. Ante estas quejas, la Generalitat de Catalunya estuvo muy cerca de extraer a Cachou de su medio tras diversos ataques a ganado equino durante el otoño. Finalmente, la Consejería de Territorio y Sostenibilidad decidió aplicar un fungicida que provoca vómitos en los restos de una yegua que había matado Cachou para conseguir así que este tipo de carne provocara rechazo al oso. Desde entonces el animal no volvió a atacar el ganado.

Ipcena-EdC ha publicado una nota de prensa en la que dicen que “conscientes de que Cachou fue uno de los ejemplares más criticados por diversos sectores de la administración y por otro, por sus supuestas actuaciones. Consideramos y exigimos a las administraciones competentes, Consell General y Generalitat de Cataluña, que sean lo más transparente posibles e informen de las causas y circunstancias, que han provocado la muerte del oso Cachou”.

Muere una gatita de dos meses tras sufrir la explosión de un petardo en su boca

La gata de dos meses de vida a la que hicieron explotar un petardo en la boca durante la verbena de Sant Joan del pasado sábado ha muerto tras no poder superar el dolor ocasionado por las heridas. Así lo ha comunicado la protectora Amics dels Animals del Segrià, quienes han intentado salvar la vida del felino a lo largo de estos tres días.

Los hechos sucedieron el pasado 22 de junio en Lleida cuando un hombre se encontró a una gatita en la calle agonizando por el dolor causado por la explosión de un petardo en su boca. El transeúnte llevó al animal a una clínica veterinaria donde decidieron que era necesaria una intervención de urgencia para reconstruirle la boca, una operación que la persona que había encontrado al gato no podía asumir por su alto precio.

Tras la imposibilidad de afrontar económicamente la operación, el animal fue trasladado al veterinario de la protectora Amics dels Animals del Segrià donde la gata pudo ser operada. El felino, a la que la protectora bautizó como Dulcinea, presentaba una herida muy vistosa en la boca, no podía abrir los ojos y sólo podía alimentarse mediante suero. A pesar de los buenos resultados de la cirugía, la gatita siguió en un estado muy débil y con constantes quejas de dolor, hasta que finalmente, se ha confirmado su fallecimiento a los dos meses de vida.

“Dulcinea ha fallecido, su frágil cuerpo no ha soportado más tiempo. Buen viaje pequeña, gracias a tu salvador no has muerto sola y agonizando en la calle. Gracias a todo por el interés y las donaciones. A la pequeña Dulcinea le pusieron un petardo en la boca”. Ha comunicado la protectora en su página de Facebook tras el fallecimiento del animal.

La asociación de animales de Lleida también ha aprovechado lo sucedido para lanzar un mensaje respecto a la tradición de tirar petardos durante la verbena de Sant Joan: “El caso de Dulcinea nos agrieta el alma, y más sabiendo que no es el primer animal al que le hacen algo así. Los petardos deberían estar prohibidos por muchas razones, la principal es que generan víctimas de accidentes por un uso indebido u otras razones totalmente evitables. No sabemos cuál es el encanto que tiene convertir nuestros pueblos y ciudades en simulacros de una guerra. La pirotécnica es molesta y dañina, si no fuese así, Dulcinea no habría muerto”, han concluido.