Entradas

Consejos para viajar con animales de compañía durante las vacaciones

El 42% de la población española vive con algún animal de compañía. Los animales forman parte de nuestra familia y como miembros activos de ella, también se merecen unas buenas vacaciones.

Afortunadamente cada vez son más los alojamientos que permiten ir con nuestros amigos, los llamados Pet Friendly. Pero una vez seleccionado el lugar donde pernoctaremos, es importante también tener en cuenta el transporte que utilizaremos para desplazarnos.

El transporte más utilizado sin duda es el automóvil, ya que este nos permite organizar el viaje a nuestra manera, pudiendo hacer paradas siempre que necesitamos tanto para hacer paseos como para darles de comer. Además, suelen estar ya habituados a nuestro coche, por lo que no será tan traumático para ellos. Pero hay otras opciones como el tren o el avión que exigen algunos requisitos que debemos conocer con antelación a fin de evitarnos sorpresas.

Aparte de esto, también será importante tener en cuenta otros aspectos antes de iniciar un viaje, por ejemplo:

-El transportín, debe tener el tamaño suficiente para que el animal pueda darse la vuelta y estar cómodo. Debe contar con suficiente ventilación y debidamente sujeto en el vehículo. En caso de tener que viajar en avión nos exigirán además que esté homologado y cumpla todos los requisitos del IATA.

-Se ha de evitar que viaje terminado de comer. Se recomienda que hayan pasado entre 2 y 3 horas de la última ingesta para evitar posibles vómitos y mareos. Si el viaje se alargara en el tiempo, habrá que prever al menos una parada (de ser posible) para darle de comer, siempre de manera ligera.

-Proveerlo del agua suficiente para todo el trayecto y mantenerla fresca en verano.

-Si viajamos en coche y no queremos meter al gato o al perro en el transportín, habilitar una red en el maletero.

Con respecto a la maleta que tendremos que preparar para ellos, no puede faltar:

-En el caso de un gato, su cajón de arena y una paleta.

-Bebedero y comedero portátil.

-Correa de recambio.

-Si el animal es de tamaño pequeño, llevarnos una bolsa o una mochila para poder llevarlo en brazos para visitar algún monumento histórico o museo.

-Una manta, o algún objeto que le sea familiar, así como juguetes para tenerlo entretenido.

-Documentación del animal que incluirá la cartilla de vacunación, así como el Pasaporte de animales domésticos exigible en la UE desde 2004. Es importante también informarse bien de los requisitos del país de destino, porque pueden solicitar además, algún otro tipo de certificados como los de desparasitaciones o bien un documento del veterinario dando fe de la buena salud del animal.

-Medicación, si la precisa.

-Información de los veterinarios próximos a nuestro alojamiento así como del servicio de urgencias por si fuera necesario.

Fuente: AMIC/Eva Remolina

Adoptar un perro: una ayuda recíproca

Conoce cuáles son los beneficios de compartir tu vida con un perro, una experiencia única que conlleva una ayuda recíproca.

Adoptar un perro, sobre todo si se trata de un perro ya adulto, es una decisión que nos plantea muchas incógnitas, sobre todo en referencia a su carácter: si será desconfiado o agresivo debido a malos tratos anteriores o si se adaptará perfectamente a nuestra familia. Es verdad que la gran mayoría de los animales que se encuentran en las protectoras, proceden de experiencias muy desagradables y que esto posiblemente los hace al principio estar irascibles, inquietos o temerosos… Pero también es cierto que suelen ser animales muy nobles que con un poco de paciencia y mucho amor de nuestra parte, devuelven con creces su gratitud por haberles dado una segunda oportunidad y una vida digna.

Pero no sólo con la adopción les daremos una mejor calidad de vida a ellos, sino que también ellos nos aportarán muchos beneficios a nosotros, ya que está demostrado que tener un perro:

– Te vuelve más activo, por la obligación de sacarlos a la calle al menos tres veces al día. Esto nos obliga a levantarnos del sofá y hacer largos paseos con ellos. Pero no sólo eso. Está demostrado científicamente que los propietarios de perros se vuelven más activos que los que no tienen, también en el resto de facetas de la vida.

– La compañía de los animales te hacen ser más optimista, ya que suelen estar siempre contentos y con ganas de juego. Acariciarlos además, desestresa y disminuye la ansiedad y la depresión.

– Para las personas mayores suponen una ayuda para combatir la soledad, porque se convierten en amigos y compañeros fieles.

– Previenen las alergias y los resfriados. Los niños que crecen con animales de compañía tienen menos posibilidad de sufrir enfermedades, porque su sistema inmunitario se vuelve más fuerte, al estar expuestos constantemente a animales.

– Son muy recomendables también como terapia para personas discapacitadas, con autismo o problemas neurológicos. Ayudan a aumentar la autoestima y las personas se hacen más responsables, porque tienen un animal a su cargo que depende de ellos.

– Ayudan a socializar. Conoces a mucha gente nueva cuando los llevas a pasear o al veterinario. Es muy fácil entablar una conversación cuando hay animales para medio.

Fuente: Eva Remolina/AMIC

Detienen a un hombre de Albox por matar al perro de un vecino con una fuerte patada en la cabeza

El responsable de los hechos golpeó al perro con unas botas de trabajo en la cabeza del animal, provocando su muerte de manera inmediata.

Según ha informado Europa Press, la Guardia Civil ha detenido a un hombre de 40 años acusado de matar al perro de un vecino de una fuerte patada en la cabeza en el municipio almeriense de Albox. La investigación de los hechos se inició el pasado viernes, cuando el responsable del can denunció que había encontrado a su peludo muerto en la calle con un fuerte traumatismo en la cabeza.

La propia agencia de noticias detalla que fue un vecino de Albox quien se encargó de avisar de lo sucedido al responsable del perro y le ayudó a retirar el cuerpo sin vida del animal de la calle. Sorprendentemente, este vecino ha sido identificado como el autor de los hechos tras una profunda investigación por parte de la Guardia Civil en colaboración con la Policía Local de Albox.

La persona acusada de matar al animal llevaba puestas unas botas de trabajo de material sólido con las que pateó al perro en la cabeza, matando al peludo en el mismo acto. Posteriormente, se aseguró de que no hubiera ningún testigo de los hechos y se dirigió al responsable del animal para avisarle de la tragedia que había sufrido su animal de compañía.

Yo Denuncio: denuncia el maltrato animal

Como consecuencia de los continuos episodios de maltrato animal ocurridos en España, el Partido Animalista (PACMA) puso a disposición de todas las personas una herramienta web que facilita a los ciudadanos la denuncia de un caso de maltrato ante las autoridades.

Desde el PACMA tienen claro que “no podemos permanecer impasibles ante el maltrato animal”. Por lo que si has presenciado un caso de maltrato animal, o sabes de una situación en la que se esté produciendo algún tipo de maltrato, es necesario que lo denuncies. Con Yo Denuncio, todo este proceso es mucho más fácil.

Recordemos que el maltrato animal no es solo una cuestión de violencia física, sino que también es maltrato el abandono o no proporcionarles condiciones adecuadas de vida o una correcta alimentación. Los episodios concretos que se tengan que denunciar dependen de cada Comunidad Autónoma y cada Ayuntamiento, ya que cada uno cuenta con una legislación diferente.

En este enlace encontrarás toda la información necesaria para denunciar el maltrato animal de manera asequible a través de Yo Denuncio:

https://yodenuncio.pacma.es/

Perros y petardos

Llega el verano y con él las fiestas populares y las verbenas. Para los animales de companía y también para los que viven en la calle y en los parques, estas fechas de fiestas y fuegos artificiales se convierten en momentos de estrés y angustia. Desde Animalados hemos querido recoger los consejos de Rosa Sagués sobre perros y los de Clara Busquets para los gatos. Empezamos hoy por los canes.

¿Cuáles son los preparativos previos al día de San Juan?

La reacción a ruidos desconocidos es un comportamiento normal (sobre todo como más intensos e imprevisibles son) y lo más probable es que busque un lugar donde esconderse. Normalmente preferirá un lugar pequeño y oscuro, como una madriguera. Algunos perros por ejemplo se esconden debajo de la cama. Otros prefieren la bañera, ya que este material aísla del ruido, los baños además suelen tener ventanas pequeñas y rara vez dan directamente a la calle.

Durante los días previos a la verbena podemos crear en casa un lugar seguro donde pueda refugiarse. Hay que buscar un lugar tranquilo de la casa. Serán mejores las habitaciones interiores de la casa y sin ventanas. Podemos poner su camita y darle cosas para roer o hacerle buscar premios para que se encuentre a gusto en este lugar, siempre de forma muy tranquila.

Si está habituado al transportín podemos utilizar este como refugio, tapándolo con alguna manta o edredón para aislarlo más del ruido y la vibración del aire. Es importante retirar la puerta para que pueda entrar y salir cuando quiera y dejar abierta también la puerta de la habitación por si decide cambiar de lugar.

Si somos unos manitas podemos hacerle expresamente una cabina acústica. En las tiendas de bricolaje encontraremos materiales no demasiado caros que aíslan del ruido. Otra cosa que podemos hacer es habituarlos a los chalecos anti-estrés, o las vendas de Tellington Touch. Tanto en el caso de la zona segura como con los chalecos hay que tener en cuenta que se deben introducir siempre de forma muy progresiva y agradable. Es algo que en ningún caso se puede forzar ya que esto tendría un efecto contraproducente. Si no sabemos cómo realizar la habituación es mejor pedir ayuda a un educador canino.

Ayudaremos también a nuestro perro si hacemos que durante estos días todo sea lo más tranquilo posible y bajamos con él nuestro nivel de exigencia. Debemos procurar que los paseos sean tranquilos y sin tensión de la correa, y tratar de salir a la calle a horas que no haya mucho revuelo. El exceso de control o abuso de actividades que a menudo hacemos con la intención de » cansar » al perro, pueden tener el efecto contrario. Ejercicios de obediencia, salir a correr, el juego brusco con nosotros u otros perros u otros tipos de juego que potencian las pautas predatorias como jugar a la pelota, en especial si no hemos facilitado los períodos de descanso convenientes en medio, aumentan los niveles de estrés del perro y en consecuencia disminuye su capacidad de gestión ante situaciones imprevistas.

A estas alturas muchos perros habrán escuchado ya petardos cerca de casa, y es posible que salgan a la calle más alerta de lo habitual. Si el perro ya no quiere ni salir de casa no debemos forzar, saldremos sólo para sus necesidades y basta. Si el perro ya está muy sensibilizado hay que evitar la exposición a los petardos lo máximo posible, y si es necesario, y si tenemos la opción, una buena opción es irse unos días lejos de estas fiestas. Los miedos se generalizan con facilidad, son como una bola de nieve que puede hacerse más y más grande. Superarlas es un proceso que requiere tiempo y paciencia, y es algo que ahora mismo no podemos improvisar.

¿Los podemos aclimatar ya desde cachorros?

Sí, pero tenemos que saber cómo hacerlo. Cada etapa evolutiva del perro tiene su función, y dependiendo de su estado de maduración habrá cosas que quizás, aunque siempre han estado en un determinado lugar, de repente pueden tener una relevancia especial. Esto hace que haya varios periodos en que es más fácil que adquieran miedos.

Cuando tenemos un cachorro la mejor manera de que se convierta en un adulto seguro de sí mismo es promover su interés natural por el entorno y conseguiremos que así sea si le hacemos conocer las cosas de la forma más amable y progresiva posible, evitando el exceso de control y los métodos educativos basados ​​en el castigo que minarán su confianza en nosotros.

Si somos previsibles y sabemos atender a sus necesidades reales siempre seremos su primera opción, en la que podrán recurrir ante situaciones de peligro. Es posible también que perros de edad avanzada empiecen a manifestar miedo a los petardos. Esto puede ser debido a diferentes factores. Dolor, inestabilidad o deterioro cognitivo son diferentes elementos que pueden causar estrés a nivel físico o psíquico. ya que reducen su grado de autoconfianza y los hacen más sensibles a determinadas situaciones.

También hay que tener en cuenta que determinados perros son más sensibles al entorno por naturaleza, pero también juega un papel fundamental el estado emocional de base en que se encuentren. Por ejemplo perros recién adoptados que todavía no se han habituado al nuevo hogar pueden ser más susceptibles a desarrollar miedo a los petardos.

¿Cómo podemos vehicular su miedo cuando estamos en la calle?

Nuestro primer objetivo debe ser »quitar hierro» a la situación. Si el perro ve que nosotros estamos tranquilos, le estamos ayudando a normalizar este estímulo y cuanta menos importancia le damos menos le dará él.

Si vamos por la calle y nos tiran un petardo cerca lo más normal es que el perro quiera huir. Normalmente querrá volver a casa y es lo que tenemos que hacer: sacarlo de la situación de la forma más calmada posible y acompañarlo hasta su lugar seguro. Por cuestiones de seguridad es importante durante estos días intentar no llevarlo desatado. Podemos utilizar una correa larga para que tenga la mayor libertad posible.

Y cuando estamos en casa… ¿cuál debe ser nuestro comportamiento? ¿Es bueno protegerlos o es mejor dejar que se escondan donde crean seguro?

Lo más importante es respetar su reacción natural, no forzar nada y, sobre todo, evitar ser invasivos. Si el perro quiere esconderse, si ladra o se mueve de un lugar a otro le tenemos que dejar. No debemos intentar corregir o castigar ninguno de los comportamientos que pueda mostrar ante el miedo.

Si busca nuestro contacto o se siente más seguro subiéndose a nuestro regazo debemos responder a su demanda, pero sólo si él lo pide. Es muy importante que él sepa que estamos aquí para ofrecerle nuestro apoyo, siempre de forma muy tranquila y más bien sin dar muestras de afecto exageradas.

Sobre todo tenemos que ser muy conscientes de que nuestro estado emocional incide directamente en el del perro. Nuestra preocupación, aunque sea con la mejor intención, puede ser un factor que puede alimentar la preocupación del perro Si estamos preocupados estamos reafirmando al perro que realmente nos encontramos en un estado de emergencia.

Podemos quedarnos con él un rato en su lugar seguro hasta que se tranquilice. Podemos bajar las persianas y poner música para enmascarar el ruido. Hay músicas específicas que se pueden encontrar a nivel comercial.

¿Son realmente necesarias las pastillas para relajar?

En casos graves los ansiolíticos pueden ayudar a modular la reacción emocional del perro. Reaccionará igualmente, pero se verá afectado con menos intensidad. Antes de utilizar cualquier fármaco hay que valorar siempre si es realmente necesario con nuestro veterinario y nunca administrarlo sin su supervisión para asegurar que la dosificación sea la adecuada a su peso y tamaño, y que el estado de salud del perro lo permita.

Antiguamente se habían utilizado sedantes o relajantes musculares que paralizaban al animal mientras seguía plenamente consciente. Estos además pueden aumentar la sensibilidad auditiva, con lo cual la experiencia puede ser aún más traumática. Hay que evitar este tipo de fármacos.

¿Hay alguna alternativa natural?

Nutracéuticos como el triptófano, normalmente combinado con vitamina B y/o teanina, (Zeus, Kalm-Aid, Adaptyl) o el alfa-casozepina, derivada de la proteína de la leche (Zilkene) pueden ser efectivos pero tenemos que empezar varias semanas antes y ahora mismo ya sería un poco justo. Como siempre, hay que consultar previamente al veterinario.

Podemos ayudar a nuestro perro también con remedios de fitorapia (valeriana, hierba de gato), homeopatía o flores de Bach. Hay que consultar un veterinario de medicina natural para que nos indique las dosificaciones o nos prepare compuestos más adecuados para nuestro perro. Aceites esenciales como la lavanda, pueden ayudar también a crear un ambiente más relajado. Y las feromonas, en difusor o collar pueden ser muy efectivas. Si las utilizamos, el difusor podemos ponerlo también en su sitio seguro unos días antes.

Silvia Esteve

Conoce aquí los mejores consejos para el bienestar de los gatos en la verbena de San Juan.

Consejos de nutrición para animales esta primavera

La primavera es una época del año muy esperada por las mascotas y sus dueños. Con la llegada del buen tiempo, muchos se animan a alargar sus paseos por el parque, por lo que tanto las personas como los animales pasan más tiempo en el exterior. Sin embargo, en la primavera hay que tener algunos factores en cuenta que podrían poner en riesgo la salud de nuestras mascotas. Nos referimos a insectos, plantas venenosas, más exposición a otros perros y alergias ambientales, elementos que tenemos que tener en cuenta para que nuestra mascota se encuentre en perfectas condiciones. La primavera es una época de alegría y desenfreno, sin embargo, con suplementos alimentarios que puedes encontrar en tiendas especializadas como Aristopet, tu animal de compañía se encontrará en su estado óptimo durante estos meses.

Ayuda a tu perro con el cambio de pelaje

La primavera y el otoño son las épocas donde las mascotas cambian más el pelo. Eso no solo se traduce en sofás y ropa repleta de pelos, debes ayudar a tu mascota en esta transición. Para eliminar el pelo de los tejidos es recomendable usar un cepillo especial, aunque la gente que lleva años con animales están acostumbrados a ir a todas partes recubiertos de pelo como un yeti. Para evitar el exceso de pelo en nuestros animales, además de cepillar la ropa, es recomendable cepillar a nuestros perros o gatos. Es posible que se resistan al principio, pero si logras acostumbrarlos, el cepillado se convertirá en una sesión de masaje que disfrutarán sin parar. Para ayudar a nuestros animales a recuperar el pelo fuerte y con brillo se le puede suministrar suplementos de Omega 3 y Omega 6 en su dieta.

Más defensas, más diversión

Durante esta estación todos los animales y las personas aumentan su contacto social, es decir, están más expuestos a otros perros y personas. Como es imposible saber si los demás dueños cuidan bien a sus mascotas, tenemos que tener cuidado con el sistema inmune de nuestros animales, ya que podrían enfermar con facilidad. La primavera es una época donde aumenta la temperatura, y con ello, la cantidad de insectos y patógenos potencialmente peligrosos para nuestros perros y gatos. Por esta razón, podemos ayudar a su sistema inmune añadiendo espirulina o cáscara de escaramujo en su comida. De esta forma, nuestro animal está más protegido y puede interactuar con el ambiente y otros perros con mucha más tranquilidad.

Verduras de temporada para un organismo más sano

Consumir frutas y verduras de temporada no solo es beneficioso para las personas, los animales también se pueden ver muy beneficiados. Además de realizar un consumo más sostenible, las hortalizas primaverales tienen propiedades muy buenas para nuestros perros y gatos que les ayudan a eliminar toxinas y mejoran la función del hígado, riñones y del sistema linfático. Las verduras más populares en primavera son el espárrago, la alfalfa y el berro, cada una con propiedades excelentes para nuestra mascota. Por ejemplo, el espárrago reduce la inflamación y permite la eliminación de toxinas por la orina; la alfalfa es una fuente nutritiva de fibra que mejora la asimilación de grasas y proteínas. Por último, el berro ayuda a nuestros animales a regular su corazón con el incremento de las temperaturas.