Entradas

“Si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido”

La pandemia del coronavirus permitió que muchos animales descansaran en paz durante dos años, lejos de la tortura y el maltrato que sufren durante los espectáculos taurinos. Lamentablemente, con la mejoría en la evolución del virus, el sector de la tauromaquia parece haber despertado, siempre gracias a las ayudas públicas que reciben desde los distintos gobiernos.

Con el fin de realizar una radiografía de la situación actual de la tauromaquia en España, Animalados ha entrevistado a Encarna Carretero, encargada del departamento de comunicación de ANDA (Asociación Nacional para la Defensa de los Animales), una asociación que lleva desde el 1989 trabajando por una mejor protección de todos los animales, entre ellos, todos aquellos que sufren la violencia gratuita y desgarradora de los espectáculos taurinos.

¿Cómo está siendo el regreso de la tauromaquia en España tras la pandemia? ¿Se han reducido el número de espectáculos o, por lo contrario, ha regresado con más fuerza?

El parón de los espectáculos taurinos a causa de la pandemia supuso una gran alegría para nosotros, aunque éramos realistas y sabíamos que más tarde o tempranero, por desgracia, iban a volver. Los animales han tenido dos años de tranquilidad, sin ser maltratados en las plazas de las torturas.

La caída de la actividad taurina es una realidad indiscutible. Lo que ocurre es que, con el parón de la pandemia, cuando ha vuelto a celebrarse algún festejo taurino después de tanto tiempo, como pasó el 2 de mayo en Las Ventas, consiguieron llenar la plaza, eso sí, con el aforo permitido por las limitaciones del covid.

Que se hayan llenado algunas plazas no quiere decir que el regreso de la tauromaquia esté siendo un éxito total, lo que sucede es que cuando hay un parón largo provocado por cualquier motivo, todo se coge con más ganas. Esto mismo está sucediendo con conciertos, eventos deportivos, etc. Los taurinos, que están deseando ver sangre a todas horas, cogieron con más interés el regreso de estos espectáculos porque han estado dos años sin poder celebrar ninguna fiesta taurina y sin poder acudir a ninguna plaza.

La tauromaquia está en decadencia, esto es un hecho indiscutible. Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007. Por este motivo, cuando los taurinos hablan de un gran regreso y una gran acogida de estos espectáculos tras la pandemia, de alguna manera, lo dicen porque necesitan vender este mensaje.

«Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007»

Es importante destacar que el 77,5% de los festejos taurinos, según datos del 2019 de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), se concentran en tan solo cuatro comunidades autónomas: Andalucía, Castilla y León, Castilla y la Mancha y la Comunidad de Madrid. Por tanto, los datos indican que la tauromaquia se encuentra en decadencia total.

Durante el pasado mes de octubre las redes sociales ardieron pidiendo al gobierno el fin de las becerradas. ¿Las becerradas son el máximo exponente de crueldad de la tauromaquia?

Las becerradas, sin duda, es una de las formas de lidia más crueles que existen, especialmente por dos razones fundamentales. La primera es que en esta modalidad se maltratan animales menores de dos años, para los que el sufrimiento físico y psíquico de las corridas se ve incrementado por su mayor fragilidad, reducida capacidad de reacción y desesperada necesidad de sentirse protegidos por su madre y su manada.

Si bien el toro adulto apenas muge cuando es atacado con el fin de mostrar fortaleza, los becerros sí que mugen de manera desesperada durante la lidia, intentando atraer la atención de los suyos. Una escena que desgarran el corazón de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

La segunda razón es que en las becerradas, normalmente, lidian personas inexpertas, ya sean estudiantes de escuelas de tauromaquia o incluso en muchas ocasiones aficionados que clavan los instrumentos de tortura en lugares indebidos, extrayéndolos y clavándolos una y otra vez tras intentos infructuosos, causando un tormento terrible a estos pequeños animales.

Los becerros, víctimas de las becerradas, una de las modalidades más crueles de la tauromaquia

¿Existen datos oficiales del porcentaje de población española que está a favor y en contra de estos espectáculos violentos?

En las encuestas de población general siempre salen ganando los antitaurinos. Por tanto, lo que gana es la empatía de una población que, afortunadamente, cada vez se muestra más en contra de estos espectáculos. El 78% de los españoles está en contra de las subvenciones a la tauromaquia (YouGov, 2018). Mientras que el 84% de los jóvenes no se sienten orgullosos de vivir en un país en el que las corridas de toros son una tradición (Ipsos Mori, 2015).

En datos de votantes, el 81,4% de los españoles no están a favor de la tauromaquia, pero solo el 46,7% la prohibiría. El 52,4% de votantes menores de 35 años, sí que prohibirían la tauromaquia, por tanto, una vez más estamos ante un tema generacional. Por otro lado, entre lo que son hábitos culturales, solo el 5,9% de la población acudió a una corrida de toros, novilladas o rejones. Si consideramos todos los festejos taurinos, incluidos los que se celebran en la calle, el 7,9% de la población ha presenciado alguna vez esta clase de espectáculos.

El bajo porcentaje de personas que han acudido a estos espectáculos contrasta con el porcentaje de población que ha consumido otras expresiones culturales. Por ejemplo, 87,2% música, un 57,8% cine, un 50% museos, un 46,7% galerías y exposiciones y un 26,8% de bibliotecas. Hablamos de datos que tienen como fuente al Ministerio de Cultura y que confirman que solo el 5,9% de la población consume la tauromaquia, una clara minoría.

Teniendo en cuenta el porcentaje predominante de rechazo social hacia la tauromaquia, ¿por qué todavía existen estos espectáculos en España?

Estos espectáculos tan aberrantes siguen vivos porque los políticos que tenemos se empeñan en que hay que seguir dando dinero y manteniendo a este sector. A pesar de que el empleo del sector taurino es precario y endogámico se siguen manteniendo a costa de las subvenciones públicas. Nosotros desde ANDA siempre decimos que si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido, y ellos lo saben.

Las fiestas o espectáculos taurinos no solo incluyen las corridas de toros, sino un numeroso conjunto de tradiciones y festejos populares vinculados al mundo del toro que es lo que se conoce como tauromaquia. El 12 de noviembre de 2013 sacaron la Ley 18/2013 para la Regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural en la que la tauromaquia pasó a ser catalogada como patrimonio cultural y a depender del Ministerio de Cultura que, a través de esta ley, está obligado a darle dinero.

“El carácter cultural de la tauromaquia es indiscutible y merece ser preservado como un tesoro propio de nuestro país, rico en culturas distintas”. Este es el mensaje de la Ley 18/2013, una ley que hizo el PP en 2013 y que protege a la tauromaquia. Los políticos de nuestro país tienen muy poca empatía hacia los animales, especialmente, hacia los pobres toros, becerros y novillos que tienen que aguantar estas tradiciones y torturas porque un porcentaje reducido de la población disfruta con la sangre.

Los caballos, otros animales que también sufren el maltrato propio de los espectáculos taurinos

¿Por qué las personas menores de edad puedes acudir a estos festejos de violencia, maltrato y tortura?

Para ANDA, uno de los aspectos más dañinos de la tauromaquia para la sociedad es la frecuente presencia de menores. El tema de las edades en las plazas depende de cada comunidad autónoma, pero en España en general no hay ninguna normativa que prohíba la entrada de menores a estos recintos.

No podemos ignorar las recomendaciones que se hicieron el 12 de febrero del año 2018 por parte de la máxima instancia en derechos de la infancia de la ONU, en su sección violencia hacia la infancia, donde señaló que “con el fin de prevenir los efectos perjudiciales de la tauromaquia en los niños, el comité recomienda que el Estado español prohíba la participación de menores de 18 años como toreros o como espectadores de eventos taurinos”, unas recomendaciones que el gobierno español ha ignorado por completo.

Para nosotros, esta recomendación por parte de la ONU fue una noticia estupenda y muy celebrada, porque se trata de un organismo muy importante que ha mostrado su rechazo hacia la presencia de menores en este tipo de espectáculos tan crueles, que lo único que provocan es la desensibilización de los niños hacia los animales y que causan que en un futuro puedan desarrollar actitudes violentas.

¿Cómo se financia la tauromaquia en España?

La tauromaquia sobrevive gracias a las subvenciones públicas. En España este sector recibe fondos de la Política Agraria Común (PAR), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones y de los Ayuntamientos.

Mientras sectores imprescindibles como la sanidad o la educación necesitan ayuda urgente, especialmente tras la pandemia, millones de euros del dinero público son destinados a mantener con vida la tauromaquia.

«Estamos siendo partícipes, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia»

Estamos siendo partícipes de alguna manera, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia. Gran parte del dinero de nuestros impuestos está dirigido a mantener lo que es un maltrato animal.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia en España o queda mucho camino por recorrer?

La tauromaquia está en decadencia y nosotros no nos vamos a rendir. Estamos concentrados en campañas en redes sociales, especialmente en Twitter, que es una red social en la que podemos etiquetar a alcaldes y políticos, de manera que les llega el mensaje de rechazo por parte la sociedad. Los políticos deberían escuchar y hacer caso a lo que reclama la mayor parte del país.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia? Yo sinceramente pienso que sí. Poco a poco ya está sucediendo y los taurinos lo saben y se están dando cuenta porque no se llenan las plazas. Muchas veces tienen que regalar las entradas para intentar llenarlas. Estamos cansados de ver festejos o corridas en Las Ventas o en cualquier otra plaza y están vacías. Además, este negocio no es sostenible, pero siguen recibiendo dinero y más dinero por parte de los políticos.

Como hemos dicho, las subvenciones principalmente vienen de la Política Agraria Común (PAC), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas y también de las diputaciones, alcanzando los 500 millones de euros. Cuando se corten estás ayudas públicas el sector taurino dejará de funcionar. Se trata de una actividad que no tiene ningún futuro y está destinada a la desaparición. Invertir en tauromaquia hoy en día es como invertir en máquinas de escribir.

«La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro»

La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro. Estas personas tienen que pensar que ya no estamos en la Edad Media. Antes se quemaban a personas en la hoguera, o se fusilaban a personas en medio de una plaza, pero estas escenas horribles forman parte de nuestra historia. De lo que se trata es de avanzar y no quedarse anclado. Estamos en el siglo XXI, no podemos seguir teniendo festejos taurinos para que unos pocos se lo pasen bien a costa de la tortura animal.

¿En qué iniciativas en contra de la tauromaquia trabaja la asociación ANDA actualmente?

La plataforma La Tortura No Es Cultura, a la que pertenecemos desde hace diez años, se creó entre varias asociaciones con el objetivo de luchar contra la tauromaquia, y esto es lo que estamos haciendo. Hemos impulsado muchas campañas en redes sociales, como hace poco, una en la que pedíamos el fin de las becerradas, logrando más de 13.000 tweets que llevaron el hashtag #BecerradasNuncaMás y alcanzando el Top 3 de tendencias en Twitter. Todo un éxito.

Además, subimos contenidos y noticias a través de nuestra página web para que las personas puedan conocer la realidad de maltrato y tortura que sufren los animales en los espectáculos taurinos. Los toros no son los únicos animales torturados en estos festejos, desgraciadamente hay más víctimas, como los caballos. Intentamos hacer mucho hincapié en que no debemos olvidar a estos otros animales que sufren mucho dolor físico y psíquico.

También luchamos en contra de la declaración de la tauromaquia como bien de interés cultural. Hemos organizados manifestaciones antitaurinas y campañas con el fin de trasladar el deseo de la mayor parte de la población, que no es otro que poner fin a un espectáculo retrogrado. Los espectáculos taurinos no tienen cabida en nuestra sociedad. Si alguien sufre, ya no es una fiesta.

El Ayuntamiento de Barcelona aprueba la convocatoria de subvenciones para entidades animalistas

El importe total que se destina a esta convocatoria es de 50.000 euros, como el año pasado. La convocatoria general de subvenciones va dirigida a la promoción de actividades e iniciativas que estén en línea con los objetivos municipales en cuanto a la protección y defensa de los animales como son: la difusión del mundo animal, la adopción de animales, la tenencia responsable o la protección de la biodiversidad relativa a los animales.

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado hoy la convocatoria 2021 de subvenciones a entidades y asociaciones sin ánimo de lucro para la promoción de actividades e iniciativas dirigidas a la protección y la defensa de los animales. Esta decisión se ha tomado gracias a la presión animalista, en la que participó Animalados dando voz a las entidades de defensa animal, después de que en un primer momento el Gobierno municipal se decantara por suprimir las ayudas dirigidas al bienestar animal.

La convocatoria del Departamento de protección de los animales está dotada de 50.000 euros y se suma a la subvención especifica dotada con 160.000 euros, y aprobada la semana pasada, dirigida a las entidades que se encargan del control y gestión de la población de las colonias de gatos urbanos de Barcelona.

El ámbito de la convocatoria es la ciudad de Barcelona. Los proyectos que serán objeto de la subvención serán aquellos en los que se desarrollen programas, proyectos y actividades que tengan como eje vertebrador la protección y defensa de los animales de la ciudad.

La tercera teniente de alcalde, Laia Bonet, ha subrayado que «para alcanzar el abandono y el maltrato cero hay un trabajo de prevención y sensibilización sobre tenencia responsable, una tarea que desarrollan con excelencia las entidades que trabajan en el ámbito del bienestar animal». Según Bonet, «el fomento de la tenencia responsable es una prioridad de las políticas de bienestar animal. Con esta línea de subvenciones las entidades que defienden los derechos de los animales y difunden la tenencia responsable pueden contar con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona».

Entre los criterios específicos que se valorarán para otorgar las subvenciones están todos aquellos que están en línea con los objetivos municipales en cuanto a la protección y defensa de los animales como son: la difusión del mundo animal, la adopción, la tenencia responsable, la protección de la biodiversidad relativa a los animales, etc. También se valora la incorporación de la perspectiva de género en el proyecto, los beneficios ambientales y sociales, entre otros, dado que son valores igualmente aceptados y valorados positivamente por la población.

La anterior convocatoria, la de 2020, dotada igualmente con 50.000 euros, permitió subvencionar 27 proyectos de diferentes entidades. En 2019 las ayudas van beneficiar 28 proyectos, que, en líneas generales, realizan tareas de divulgación, prevención, formación y sensibilización sobre tenencia responsable y bienestar animal.

El plazo para presentar solicitudes a la convocatoria ordinaria aprobada hoy será de 20 días hábiles y se abrirá a partir del día siguiente a su publicación en el BOP, prevista para la próxima semana.

La Diputación de Córdoba convoca por primera vez una línea de subvenciones para asociaciones protectoras de animales

La convocatoria de una línea de subvenciones para asociaciones protectoras de animales permitirá apoyar la labor de estas entidades con ayudas de hasta 3.000 euros y fomentar la adopción de perros y gatos.

La Diputación de Córdoba, a través del Centro Agropecuario Provincial, ha convocado por primera vez una línea de subvenciones destinada a asociaciones protectoras de animales de los municipios menores de 50.000 habitantes.

Se trata de una iniciativa inédita hasta la fecha y con pocos precedentes en otras diputaciones que pretende apoyar “la importante labor que realizan las asociaciones de nuestra provincia en contra del abandono animal y por el fomento de la adopción responsable de perros y gatos, una tarea imprescindible para garantizar el bienestar de estos animales pero también para paliar los problemas medioambientales, de salubridad y seguridad derivados del abandono”, según ha explicado el delegado de Agricultura, Francisco Ángel Sánchez.

El diputado ha señalado que “con esta línea de ayudas se pretende apoyar a las asociaciones en los gastos derivados de su actividad, como los de la alimentación, higiene, sanidad y servicios veterinarios, así como en la mejora de los medios de recogida de perros y gatos abandonados y los equipos de protección de los trabajadores y trabajadoras”. A la vez, las subvenciones pretenden incentivar “la realización de campañas de fomento y difusión sobre la adopción responsable y contra el abandono animal”, ha remarcado Sánchez.

La concesión de las subvenciones ya ha sido aprobada y publicada en el Boletín de la Provincia (BOP) y se realizará en régimen de concurrencia competitiva. Podrán optar a ellas las asociaciones que tengan su sede social en los municipios de menos de 50.000 habitantes de la provincia. La convocatoria cuenta con un presupuesto de 24.000 euros y las entidades beneficiarias podrán recibir un máximo de 3.000 euros, que recibirán de forma anticipada.

El delegado de Agricultura ha subrayado el “compromiso de la Diputación con el bienestar animal y contra el abandono de perro y gatos, que sigue siendo un grave problema pese al gran trabajo realizado en los últimos años por parte de instituciones y asociaciones”. Además Sánchez ha reiterado la importancia de mantener controladas las colonias felinas en los municipios para evitar problemas de salubridad y de convivencia.

El diputado también ha recordado que “desde 2009 la Diputación tiene en marcha un Programa de Recogida de Perros Vagabundos que está dando unos excelentes resultados y permite dar respuesta a la población de los municipios adheridos, que suman más de 222.000 habitantes”.

De forma paralela, este servicio contribuye “a la tan necesaria concienciación social sobre la tenencia responsable de animales de compañía, al tiempo que asesora a los ayuntamientos, a través de los técnicos de los municipios acogidos al programa, de las novedades en materia legal referente a la protección y sanidad animal”.

El Ayuntamiento de Barcelona rectifica y mantendrá la convocatoria general de subvenciones a las entidades animalistas

La presión animalista, en la que ha participado Animalados dando voz a las entidades de defensa animal, ha conseguido hacer rectificar el Ayuntamiento de Barcelona, ​​que mantendrá la convocatoria general de subvenciones.

La alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, ha anunciado a través de su cuenta de Twitter que mantendrá la convocatoria general de subvenciones a las entidades animalistas: «Ante la voz de alerta que han dado las entidades animalistas, he hablado con la responsable, Laia Bonet, y me ha aclarado que finalmente se mantendrán las ayudas a esta actividad «.

La rectificación desde el Ayuntamiento de Barcelona llega tras un importante movimiento del sector animalista de la ciudad Barcelona donde ha estado presente Animalados dando voz a las entidades de defensa animal.

Hasta 33 entidades animalistas se organizaron para dirigir una carta abierta a la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, donde mostraron su malestar por la decisión del consistorio de suspender las ayudas dirigidas al bienestar animal. En este comunicado, las entidades pidieron una reconsideración de esta decisión del gobierno municipal.

Mediante la carta abierta, las entidades también recordaron al Ayuntamiento de Barcelona que realizan un servicio público desde la gestión cívica. «Este es un trabajo gratuita del tejido de organizaciones y activistas que gestionamos tareas tales como el rescate de los animales en situación de maltrato, la recogida de animales abandonados, campañas de adopción y sensibilización, gestión de colonias felinas… En definitiva, una tarea que debería recaer 100% sobre la gestión pública y que, sin embargo, se está desarrollando a través de un enorme entramado de ciudadanos de forma gratuita, pero a la vez profesional y metódica», explica la Fundación FAADA en un comunicado.

La teniente de alcalde, Laia Bonet, en la Comisión de Presidencia celebrada este mismo miércoles aclaró que «hacer política es priorizar. Lo que hemos hecho es reordenar 160.000 euros en subvenciones específicas a las entidades que gestionan las colonias felinas, porque estos servicios durante la pandemia fueron considerados esenciales, y por tanto, los hemos querido mantener. Obviamente, esta decisión impide reconocer también las campañas de sensibilización y promoción de muchas entidades que ahora no tienen su espacio».

Laia Bonet añadió en su intervención que «el presupuesto de las subvenciones del 2021 está condicionado por diez meses de pandemia, por este motivo, desde el Ayuntamiento hicimos una redistribución del presupuesto con el objetivo de crear un frente Covid para atender emergencias sociales y sanitarias. Obviamente, si fuera posible, soy la primera que quisiera duplicar o triplicar las subvenciones dirigidas al bienestar animal, pero hemos tenido que priorizar».

Afortunadamente, después de la presión de las entidades animalistas el gobierno de Ada Colau ha rectificado y se ha comprometido a recuperar las subvenciones a las organizaciones encargadas de la protección animal en una ciudad que el gobierno municipal sigue definiendo como una «Barcelona que ama los animales».

Consternación entre las entidades animalistas por la supresión por parte del Gobierno municipal de las ayudas dirigidas al bienestar animal

Las entidades animalistas de Barcelona han mostrado su profunda indignación y consternación después de que el Gobierno municipal de Ada Colau haya suprimido de la convocatoria general de subvenciones las ayudas dirigidas al bienestar animal.

El Ayuntamiento de Barcelona se ha disparado un tiro en el pie. A comienzos de semana publicamos en Animalados la decisión del Gobierno municipal de eliminar de la convocatoria general de subvenciones las ayudas dirigidas al bienestar animal. Una medida que ha sorprendido y enfurecido a las organizaciones de protección y defensa animal, que ven como el consistorio, con sus propias decisiones, desprecia y destruye el ideal de una «Barcelona amiga de los animales».

Animalados ha hablado con varias entidades animalistas que han mostrado su malestar por esta decisión del Gobierno de Barcelona. Un sentimiento de indignación y desprecio que se extiende y comparten prácticamente todas las organizaciones de protección y defensa animal de la ciudad.

«Desde las entidades de protección animal de Barcelona y como miembros del Consejo Municipal de Convivencia, Defensa y Protección de los Animales, estamos consternadas por la decisión del Ayuntamiento de suspender la línea de ayuda a las entidades de bienestar animal de la convocatoria anual de subvenciones para el 2021», declara Carla Cornella, presidenta de la Fundación FAADA.

Cornella recuerda que «las organizaciones ya tuvimos que asumir un recorte del 40% en la convocatoria de 2020 y ahora tenemos que afrontar la supresión total de esta ayuda. Es imprescindible considerar que el Ayuntamiento tiene la competencia y la responsabilidad en la gestión de la protección de los animales de Barcelona y que desde las entidades de la ciudad trabajamos cada día del año asumiendo una parte de esta gestión».

En cuanto a FAADA en particular, al menos se verá afectada la campaña «Soy Responsable», un proyecto que tiene el objetivo de identificar y esterilizar el máximo número de animales posible para reducir el abandono en Cataluña, donde cada año se recogen más de 30.000 animales desamparados, un promedio de cuatro animales cada hora.

Marta Gumà, presidenta de DEPANA, afirma que «la decisión del Ayuntamiento de suprimir las subvenciones nos afecta. Las ayudas recibidas en los últimos años ya eran miserables de por sí, pero la supresión total de esta provoca que no podamos desarrollar del mismo modo nuestro proyecto «De dónde vienen las tortugas», un taller educativo que trabaja para una mayor implicación de las Administraciones en las problemáticas asociadas al comercio de fauna exótica. La sensación es que, a la hora de la verdad, el medio ambiente y la protección de los animales no es importante para el Gobierno municipal «.

DEPANA inició en 2014 un proyecto educativo llamado «De dónde vienen las tortugas», dirigido a los escolares de los últimos cursos de educación primaria y primeros de la ESO. Este proyecto, tal como explica la directora de la entidad «nació con el objetivo de sensibilizar y concienciar a nuestros niños y jóvenes sobre la grave problemática que supone la tenencia de animales exóticos como mascotas».

Marta Gumà comenta que «a pesar de la supresión de las ayudas por parte del Ayuntamiento, intentaremos seguir adelante con nuestro proyecto educativo que tan buen resultado y satisfacción ha dejado en los centros educativos en los últimos años. Se nos rompe el corazón si tenemos que decir en las escuelas que no podemos continuar haciendo el taller este año. Intentaremos asumir los costes de nuestro propio presupuesto y tendremos que hacer buena parte del proyecto desde el voluntariado».

Carmen Méndez, presidenta de ADDA, considera que «la decisión del Ayuntamiento pone en evidencia un claro retroceso y desinterés por parte del Gobierno municipal que niega así el compromiso asumido a través de una declaración municipal de «Barcelona amiga de los animales». Además, discrimina un sector de las entidades, y no puede justificarse por el hecho de la situación actual de la pandemia, teniendo en cuenta que ya en el anterior ejercicio -y sin rastro de la COVID- ya rebajaron drásticamente en un 40% las ayudas a todas y cada una de las entidades, sin ningún tipo de explicación».

Además, Méndez añade que «si se analiza el servicio social que el sector animalista viene desarrollando de forma voluntaria desde sus inicios y se compara con el listado conjunto, con muchas de las subvenciones que el Ayuntamiento destina para otros fines asociadas por ejemplo al entretenimiento, es evidente que hay un agravio comparativo «.

En cuanto a ADDA en relación con esta subvención, su presidenta detalla que «desde su inicio siempre ha sido focalizada en una campaña continuada de concienciación muy visible y de forma conjunta, con otra educativa y de sensibilización en las escuelas, facilitando abundante material gratuito a numerosos centros educativos. A la vista de esta decisión es probable que tengamos que cancelar el proyecto o revisar la posibilidad de su continuidad sin mención de la administración».