Entradas

La plaza de toros de Eibar será demolida para crear un nuevo parque

El gobierno de Eibar trabaja en un proyecto para crear un nuevo parque y una zona de estancia en la plaza de toros y en su entorno.

El Ayuntamiento de Eibar, a iniciativa del alcalde Jon Iraola, sustituirá el espacio que ocupa actualmente la plaza de toros de la ciudad por un nuevo parque y una zona de esparcimiento y deportiva. El espacio actual, de unos 5.000 metros cuadrados, se encuentra infrautilizado tras seis años sin espectáculos taurinos en el municipio vasco.

El equipo de gobierno municipal de Eibar prescindirá así de la plaza de toros para abrir el espacio a la ciudadanía. En su lugar habilitará un amplio parque con gradas, zonas de estancia tanto de sol como de sombra, así como reubicará los espacios deportivos ya existentes a fin de que los ciudadanos puedan seguir usando este servicio.

El proyecto del ayuntamiento eibarrés se enmarca dentro del objetivo de mejorar la calidad de los entornos urbanos de la ciudad. “Nos encontramos, sin duda, ante un proyecto transformador del espacio urbano. Las costumbres están cambiando, y cada vez son más demandados espacios amplios y de calidad para estar y disfrutar con nuestra familia y amigos/as, algo que podemos conseguir sin lugar a dudas liberando el espacio ocupado por la actual plaza de toros, que se encuentra en desuso”, declara Jon Iraola, alcalde de Eibar.

Así, la plaza de toros de Eibar, inaugurada en 1903 para las fiestas patronales de San Juan, será demolida y no volverá a ser nunca más un escenario de maltrato animal. El gobierno municipal sacará próximamente a licitar la redacción de un proyecto urbanístico, con el objetivo de mejorar la calidad de los entornos urbanos existentes en la ciudad.

“Este nuevo proyecto complementa otros que también hemos puesto en marcha en otras partes de la ciudad, como, por ejemplo, la cobertura de la vía del tren desde Estaziño hasta Azitain, y la nueva zona de esparcimiento de Julián Etxeberria. Se trata de dar pasos que sirvan para configurar el nuevo Eibar que la ciudadanía viene demandando”, ha concluido Iraola.

Los colectivos animalistas piden al Real Madrid que no utilice símbolos relacionados con la tauromaquia en sus celebraciones

Una treintena de colectivos defensores del bienestar animal han solicitado al Real Madrid que no utilice símbolos relacionados con la tauromaquia durante sus celebraciones deportivas.

Las entidades animalistas consideran que utilizar un capote con el escudo del club simulando los movimientos de un torero, como hizo el jugador del Real Madrid Nacho Fernández en la celebración de la Champions y de la Liga supone hacer apología de la tauromaquia, algo que cada vez genera mayor rechazo en la sociedad española.

Por este motivo, una treintena de colectivos ha dirigido una carta al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, pidiéndole que el club y sus trabajadores dejen de utilizas símbolos o gestos taurinos en sus celebraciones y eventos organizados por la entidad. Desde hace décadas, jugadores emblemáticos del Real Madrid, como Raúl González o Sergio Ramos, han utilizado un capote taurino con el escudo del equipo durante las celebraciones de sus títulos.

El testigo ha sido tomado ahora por Nacho, quien, tanto en la celebración de la Liga como en la de la Champions, volvió a hacer apología de la tauromaquia. Los firmantes e la carta entienden que, de esta forma, un club que presume de valores como la solidaridad y el respeto, al mismo tiempo está apoyando una actividad que, según estudios veterinarios científicos, suponen un intenso sufrimiento a un animal, al que se apuñala y humilla repetidamente.

La tauromaquia no puede ser más lejana a los valores que, en teoría, encarna el Real Madrid: “No puede haber respeto ni solidaridad alguna cuando se utiliza un capote con el escudo del club, símbolo de la crueldad legalizada hacia los animales que es la tauromaquia, durante la celebración de un triunfo. Y esto, que lleva ocurriendo décadas, no solo nunca ha sido atajado por el club, sino que además es jaleado en las redes sociales oficiales del Real Madrid”, señala la carta.

El escrito también señala que “es imprescindible que esos valores a los que se refiere con frecuencia el club no sean manchados y su apoyo a la tauromaquia a través de estos símbolos anacrónicos lo hace. El Real Madrid, como una de las entidades más grandes del mundo, tiene una responsabilidad social más allá del deporte y, dentro de ésta debería formar parte el respeto a los animales y no el fomento de la crueldad y la violencia hacia ellos, aunque sea legal”.

Un club con más de 273 millones de seguidores en redes sociales debe tener en cuenta que, ante el creciente rechazo que suscita la tauromaquia en todo el mundo, una gran parte de sus aficionados puede sentirse ofendida por esta apología taurina y lo que ella implica. Recordemos que, según la World Animal Protection, el 84% de los jóvenes de 16 a 24 años se avergüenza de vivir en un país con toros.

La sociedad española reclama a través de las redes un mundo rural sin maltrato animal

Frente a la manifestación del #20MRural, decenas de miles de personas han pedido a través de las redes un Mundo Rural Sin Maltrato Animal. La tendencia #RuralSinMaltratoAnimal triplica, con más de 56.000 tweets, a la del #20MRural.

Miles de personas se manifestaron ayer en Madrid en defensa del mundo rural. Sin embargo, los colectivos animalistas creen que la protesta, subvencionada con enormes sumas de dinero, tiene el objetivo de defender la tauromaquia y la caza, y no el sector rural en su conjunto.

“Los que encabezan esta manifestación son taurinos y cazadores. Los primeros salen para seguir cobrando enormes subvenciones públicas cuando apenas dan trabajo, pues el coste medio salarial de una ganadería de lidia no supera los 6.000 euros. Los segundos, quieren que los perros de caza queden fuera de la nueva Ley de Protección Animal, es decir, seguir maltratando galgos, podencos y otras razas con total impunidad. Esta manifestación en nombre de lo rural es solo una coartada”, detalla Marta Esteban, presidenta de la plataforma la Tortura No es Cultura.

«Las personas que encabezaron la manifestación eran taurinos y cazadores»

Esteban destaca que “La legislación española actual permite que el 85,6% del territorio nacional sea terreno de caza, privilegiando al 1,6% de la población que tiene licencia de caza, en detrimento de todos los demás, lo que es terriblemente injusto”. Una normativa que perjudica a otras actividades como el senderismo, el ciclismo, la agricultura, etc.

El gobierno llevará en breve al parlamento la nueva Ley de Protección Animal. En ella se incluye protección para todo tipo de perros. Sin embargo, en Borrador de Estrategia Nacional de Gestión Cinegética la medida propuesta 2.2.4: “Recomendaciones generales en relación a los perros de caza y a las rehalas” pretende excluir a estos animales de la nueva ley dejándolos totalmente desprotegidos.

“Están engañando a toda España diciendo que están defendiendo al mundo rural atacado por el gobierno y los lobbys animalistas, cuando la única verdad es que ven su interés de cazar y maltratar animales con total impunidad, perdidos. Si ellos tuvieran a sus animales en buenas condiciones, la nueva Ley de Protección Animal no les afectaría, pero si han montado esta mentira es porque les afecta y mucho”, declara Carmen Almonacid, de Marea Antitaurina.

“Están engañando a toda España diciendo que están defendiendo al mundo rural»

Por ello exigen que la medida 2.2.4 de este borrador sea eliminada y que según señala Encarna Carretero de ANDA «se incluya una referencia a esta cuestión relacionada con la actividad cinegética que se limite a indicar que los perros de caza y rehalas cumplirán con lo dispuesto por las legislaciones genéricas nacionales y/o autonómicas en materia de protección y sanidad animal para esa especie«.

David Rubio de Plataforma No a la Caza ha manifestado: «Hoy las calles de Madrid han sido invadidas por el odio hacia los derechos de los animales. Bajo la falacia de que la caza representa al mundo rural, los cazadores hoy se han manifestado para intentar tumbar una ley de protección animal que nace con la intención acabar con la cría masiva la venta ilegal de perros, el abandono y el maltrato”. 

#RuralSinMaltratoAnimal tendencia en España/ANDA

“Hoy los cazadores se han manifestado para tener derecho a poder seguir con estas prácticas que avergüenzan a la mayoría de Españoles. Por eso en Twitter #RuralsinMaltratoAnimal ha sido tendencia con más de 56.000 tweets en apenas dos horas. Además, muchos de los tweets de la tendencia #20MRural son de animalistas”, ha añadido el portavoz de NAC.

Es importante señalar que, en el marco del programa de estudios de opinión pública sobre distintas áreas de valores y actitudes predominantes en la sociedad española, específicamente sobre la visión, valores, actitudes y conducta ante los animales, y, en particular de la cultura medioambiental, desarrollado por la Fundación BBVA en las dos últimas décadas, y publicado en enero de 2022, concluyó que LOS ESPAÑOLES SE SIENTEN MUY CERCANOS A LOS ANIMALES Y LA MAYORÍA RECHAZA SU USO EN CIRCOS, CORRIDAS DE TOROS, CAZA, VESTIDOS Y COSMÉTICA.

La sociedad española muestra su rechazo absoluto hacia el Toro de Jubilo a través de las redes sociales

Más de 14.000 tweets llevaron los hashtags #MedinaceliVergüenzaNacional #NoMásToroJubilo a situarse entre las dos primeras tendencias en Twitter. Todo un éxito de una sociedad que muestra una vez más su rechazo absoluto hacia los espectáculos taurinos.

La plataforma de encuentro de activismo antitaurino, la Marea Antitaurina, en la que participan numerosas organizaciones nacionales e internacionales contra el maltrato animal, solicitó a sus seguidores que apoyasen la campaña llevada a cabo en Twitter solicitando al alcalde de Medinaceli el fin de la crueldad y el sufrimiento en dicho municipio. La respuesta de la sociedad española fue espectacular y contundente, con más de 14.000 tweets mostrando su rechazo hacia el Toro de Jubilo.

Madrid 14 de noviembre de 2021/ ANDA

De nuevo, el sábado 13 de noviembre volvieron a celebrar el Toro de Jubilo de Medinaceli (Soria), un espectáculo que también fue retransmitido por el canal 9 de la televisión de Soria. Torturan a un pobre toro embadurnando de barro al animal y colocándole en la cornamenta unas sobreastas de hierro “gamella” que terminan en dos bolas preparadas con azufre, estopa y aguarrás a las que se prende fuego. Además, dentro del recinto colocan cuatro hogueras, dedicadas a los Santos Mártires de la localidad y el toro está sufriendo y quemándose vivo.

La Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), en una nota de prensa, ha mostrado su rechazo hacia estas personas a las que les resulta muy divertida la celebración del Toro de Jubilo y se sienten muy orgullosas de su tradición. Para ANDA, estas personas deberían recapacitar y tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, ya que una gran mayoría de la sociedad rechaza estos espectáculos cruentos. Lo defienden desde el pueblo como si de algo especial se tratara, aludiendo a hechos medievales que ya a nadie importan, excepto a aquellos que no han evolucionado y cuya cultura y educación están todavía ancladas en tiempos remotos.

En dicha nota de prensa, la asociación animalista expresa que si ya resultaban patéticos los vecinos de Medinaceli intentando justificar esta barbarie, más lastimoso es ver al pobre animal arrastrado con una soga, atado a un poste a la fuerza, y, finalmente, portando enloquecido las antorchas encendidas. Sin embargo, deberían recapacitar y tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, ya que una gran mayoría de la sociedad rechaza estos espectáculos cruentos. Estamos en el siglo XXI y tenemos que avanzar, el maltrato de seres vivos nunca puede ser diversión ni puede estar subvencionado con dinero público.

«El maltrato de seres vivos nunca puede ser diversión ni puede estar subvencionado con dinero público».

Tal y como ha detallado ANDA, las consecuencias de esta práctica son terribles para los toros. En primer lugar, lógicamente, el toro se quema. El barro se seca y se desprende, con lo cual las chispas que caen, queman al toro en la cara, en el lomo y en los ojos. Los cuernos también son un área sensible, que al calentarse provocan un terrible dolor. Los animales sufren, especialmente, daños psicológicos. La fiesta fue declarada Bien de Interés Turístico y Patrimonio Cultural Inmaterial de Medinaceli en 2002 por la Junta de Castilla y León.

El artículo 19 del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Castilla y León estipula que “en todos los espectáculos taurinos populares y tradicionales queda prohibido herir, pinchar, golpear, sujetar o tratar de cualquier otro modo cruel a las reses”, pero contempla una excepción para los casos en los que estas acciones “sean inherentes a un espectáculo taurino tradicional de los previstos en el Capítulo II” del Reglamento. Es precisamente a esta consideración a la que se agarra la Junta de Castilla y León, pese a que sí emprendió acciones para prohibir el Toro de la Vega en 2016.

“Los toros de fuego son la máxima crueldad que tenemos todavía en España, y encima subvencionado con dinero público. Estamos en el siglo XXI y afortunadamente la sociedad va evolucionando y rechaza esos espectáculos cruentos. Somos mayoría y nuestros políticos tienen que escuchar a sus ciudadanos y demostrar más empatía hacia los animales. Estas tradiciones tienen que acabar”, señala Encarna Carretero, Departamento de Comunicación de ANDA.

“Si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido”

La pandemia del coronavirus permitió que muchos animales descansaran en paz durante dos años, lejos de la tortura y el maltrato que sufren durante los espectáculos taurinos. Lamentablemente, con la mejoría en la evolución del virus, el sector de la tauromaquia parece haber despertado, siempre gracias a las ayudas públicas que reciben desde los distintos gobiernos.

Con el fin de realizar una radiografía de la situación actual de la tauromaquia en España, Animalados ha entrevistado a Encarna Carretero, encargada del departamento de comunicación de ANDA (Asociación Nacional para la Defensa de los Animales), una asociación que lleva desde el 1989 trabajando por una mejor protección de todos los animales, entre ellos, todos aquellos que sufren la violencia gratuita y desgarradora de los espectáculos taurinos.

¿Cómo está siendo el regreso de la tauromaquia en España tras la pandemia? ¿Se han reducido el número de espectáculos o, por lo contrario, ha regresado con más fuerza?

El parón de los espectáculos taurinos a causa de la pandemia supuso una gran alegría para nosotros, aunque éramos realistas y sabíamos que más tarde o tempranero, por desgracia, iban a volver. Los animales han tenido dos años de tranquilidad, sin ser maltratados en las plazas de las torturas.

La caída de la actividad taurina es una realidad indiscutible. Lo que ocurre es que, con el parón de la pandemia, cuando ha vuelto a celebrarse algún festejo taurino después de tanto tiempo, como pasó el 2 de mayo en Las Ventas, consiguieron llenar la plaza, eso sí, con el aforo permitido por las limitaciones del covid.

Que se hayan llenado algunas plazas no quiere decir que el regreso de la tauromaquia esté siendo un éxito total, lo que sucede es que cuando hay un parón largo provocado por cualquier motivo, todo se coge con más ganas. Esto mismo está sucediendo con conciertos, eventos deportivos, etc. Los taurinos, que están deseando ver sangre a todas horas, cogieron con más interés el regreso de estos espectáculos porque han estado dos años sin poder celebrar ninguna fiesta taurina y sin poder acudir a ninguna plaza.

La tauromaquia está en decadencia, esto es un hecho indiscutible. Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007. Por este motivo, cuando los taurinos hablan de un gran regreso y una gran acogida de estos espectáculos tras la pandemia, de alguna manera, lo dicen porque necesitan vender este mensaje.

«Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007»

Es importante destacar que el 77,5% de los festejos taurinos, según datos del 2019 de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), se concentran en tan solo cuatro comunidades autónomas: Andalucía, Castilla y León, Castilla y la Mancha y la Comunidad de Madrid. Por tanto, los datos indican que la tauromaquia se encuentra en decadencia total.

Durante el pasado mes de octubre las redes sociales ardieron pidiendo al gobierno el fin de las becerradas. ¿Las becerradas son el máximo exponente de crueldad de la tauromaquia?

Las becerradas, sin duda, es una de las formas de lidia más crueles que existen, especialmente por dos razones fundamentales. La primera es que en esta modalidad se maltratan animales menores de dos años, para los que el sufrimiento físico y psíquico de las corridas se ve incrementado por su mayor fragilidad, reducida capacidad de reacción y desesperada necesidad de sentirse protegidos por su madre y su manada.

Si bien el toro adulto apenas muge cuando es atacado con el fin de mostrar fortaleza, los becerros sí que mugen de manera desesperada durante la lidia, intentando atraer la atención de los suyos. Una escena que desgarran el corazón de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

La segunda razón es que en las becerradas, normalmente, lidian personas inexpertas, ya sean estudiantes de escuelas de tauromaquia o incluso en muchas ocasiones aficionados que clavan los instrumentos de tortura en lugares indebidos, extrayéndolos y clavándolos una y otra vez tras intentos infructuosos, causando un tormento terrible a estos pequeños animales.

Los becerros, víctimas de las becerradas, una de las modalidades más crueles de la tauromaquia

¿Existen datos oficiales del porcentaje de población española que está a favor y en contra de estos espectáculos violentos?

En las encuestas de población general siempre salen ganando los antitaurinos. Por tanto, lo que gana es la empatía de una población que, afortunadamente, cada vez se muestra más en contra de estos espectáculos. El 78% de los españoles está en contra de las subvenciones a la tauromaquia (YouGov, 2018). Mientras que el 84% de los jóvenes no se sienten orgullosos de vivir en un país en el que las corridas de toros son una tradición (Ipsos Mori, 2015).

En datos de votantes, el 81,4% de los españoles no están a favor de la tauromaquia, pero solo el 46,7% la prohibiría. El 52,4% de votantes menores de 35 años, sí que prohibirían la tauromaquia, por tanto, una vez más estamos ante un tema generacional. Por otro lado, entre lo que son hábitos culturales, solo el 5,9% de la población acudió a una corrida de toros, novilladas o rejones. Si consideramos todos los festejos taurinos, incluidos los que se celebran en la calle, el 7,9% de la población ha presenciado alguna vez esta clase de espectáculos.

El bajo porcentaje de personas que han acudido a estos espectáculos contrasta con el porcentaje de población que ha consumido otras expresiones culturales. Por ejemplo, 87,2% música, un 57,8% cine, un 50% museos, un 46,7% galerías y exposiciones y un 26,8% de bibliotecas. Hablamos de datos que tienen como fuente al Ministerio de Cultura y que confirman que solo el 5,9% de la población consume la tauromaquia, una clara minoría.

Teniendo en cuenta el porcentaje predominante de rechazo social hacia la tauromaquia, ¿por qué todavía existen estos espectáculos en España?

Estos espectáculos tan aberrantes siguen vivos porque los políticos que tenemos se empeñan en que hay que seguir dando dinero y manteniendo a este sector. A pesar de que el empleo del sector taurino es precario y endogámico se siguen manteniendo a costa de las subvenciones públicas. Nosotros desde ANDA siempre decimos que si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido, y ellos lo saben.

Las fiestas o espectáculos taurinos no solo incluyen las corridas de toros, sino un numeroso conjunto de tradiciones y festejos populares vinculados al mundo del toro que es lo que se conoce como tauromaquia. El 12 de noviembre de 2013 sacaron la Ley 18/2013 para la Regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural en la que la tauromaquia pasó a ser catalogada como patrimonio cultural y a depender del Ministerio de Cultura que, a través de esta ley, está obligado a darle dinero.

“El carácter cultural de la tauromaquia es indiscutible y merece ser preservado como un tesoro propio de nuestro país, rico en culturas distintas”. Este es el mensaje de la Ley 18/2013, una ley que hizo el PP en 2013 y que protege a la tauromaquia. Los políticos de nuestro país tienen muy poca empatía hacia los animales, especialmente, hacia los pobres toros, becerros y novillos que tienen que aguantar estas tradiciones y torturas porque un porcentaje reducido de la población disfruta con la sangre.

Los caballos, otros animales que también sufren el maltrato propio de los espectáculos taurinos

¿Por qué las personas menores de edad puedes acudir a estos festejos de violencia, maltrato y tortura?

Para ANDA, uno de los aspectos más dañinos de la tauromaquia para la sociedad es la frecuente presencia de menores. El tema de las edades en las plazas depende de cada comunidad autónoma, pero en España en general no hay ninguna normativa que prohíba la entrada de menores a estos recintos.

No podemos ignorar las recomendaciones que se hicieron el 12 de febrero del año 2018 por parte de la máxima instancia en derechos de la infancia de la ONU, en su sección violencia hacia la infancia, donde señaló que “con el fin de prevenir los efectos perjudiciales de la tauromaquia en los niños, el comité recomienda que el Estado español prohíba la participación de menores de 18 años como toreros o como espectadores de eventos taurinos”, unas recomendaciones que el gobierno español ha ignorado por completo.

Para nosotros, esta recomendación por parte de la ONU fue una noticia estupenda y muy celebrada, porque se trata de un organismo muy importante que ha mostrado su rechazo hacia la presencia de menores en este tipo de espectáculos tan crueles, que lo único que provocan es la desensibilización de los niños hacia los animales y que causan que en un futuro puedan desarrollar actitudes violentas.

¿Cómo se financia la tauromaquia en España?

La tauromaquia sobrevive gracias a las subvenciones públicas. En España este sector recibe fondos de la Política Agraria Común (PAR), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones y de los Ayuntamientos.

Mientras sectores imprescindibles como la sanidad o la educación necesitan ayuda urgente, especialmente tras la pandemia, millones de euros del dinero público son destinados a mantener con vida la tauromaquia.

«Estamos siendo partícipes, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia»

Estamos siendo partícipes de alguna manera, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia. Gran parte del dinero de nuestros impuestos está dirigido a mantener lo que es un maltrato animal.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia en España o queda mucho camino por recorrer?

La tauromaquia está en decadencia y nosotros no nos vamos a rendir. Estamos concentrados en campañas en redes sociales, especialmente en Twitter, que es una red social en la que podemos etiquetar a alcaldes y políticos, de manera que les llega el mensaje de rechazo por parte la sociedad. Los políticos deberían escuchar y hacer caso a lo que reclama la mayor parte del país.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia? Yo sinceramente pienso que sí. Poco a poco ya está sucediendo y los taurinos lo saben y se están dando cuenta porque no se llenan las plazas. Muchas veces tienen que regalar las entradas para intentar llenarlas. Estamos cansados de ver festejos o corridas en Las Ventas o en cualquier otra plaza y están vacías. Además, este negocio no es sostenible, pero siguen recibiendo dinero y más dinero por parte de los políticos.

Como hemos dicho, las subvenciones principalmente vienen de la Política Agraria Común (PAC), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas y también de las diputaciones, alcanzando los 500 millones de euros. Cuando se corten estás ayudas públicas el sector taurino dejará de funcionar. Se trata de una actividad que no tiene ningún futuro y está destinada a la desaparición. Invertir en tauromaquia hoy en día es como invertir en máquinas de escribir.

«La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro»

La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro. Estas personas tienen que pensar que ya no estamos en la Edad Media. Antes se quemaban a personas en la hoguera, o se fusilaban a personas en medio de una plaza, pero estas escenas horribles forman parte de nuestra historia. De lo que se trata es de avanzar y no quedarse anclado. Estamos en el siglo XXI, no podemos seguir teniendo festejos taurinos para que unos pocos se lo pasen bien a costa de la tortura animal.

¿En qué iniciativas en contra de la tauromaquia trabaja la asociación ANDA actualmente?

La plataforma La Tortura No Es Cultura, a la que pertenecemos desde hace diez años, se creó entre varias asociaciones con el objetivo de luchar contra la tauromaquia, y esto es lo que estamos haciendo. Hemos impulsado muchas campañas en redes sociales, como hace poco, una en la que pedíamos el fin de las becerradas, logrando más de 13.000 tweets que llevaron el hashtag #BecerradasNuncaMás y alcanzando el Top 3 de tendencias en Twitter. Todo un éxito.

Además, subimos contenidos y noticias a través de nuestra página web para que las personas puedan conocer la realidad de maltrato y tortura que sufren los animales en los espectáculos taurinos. Los toros no son los únicos animales torturados en estos festejos, desgraciadamente hay más víctimas, como los caballos. Intentamos hacer mucho hincapié en que no debemos olvidar a estos otros animales que sufren mucho dolor físico y psíquico.

También luchamos en contra de la declaración de la tauromaquia como bien de interés cultural. Hemos organizados manifestaciones antitaurinas y campañas con el fin de trasladar el deseo de la mayor parte de la población, que no es otro que poner fin a un espectáculo retrogrado. Los espectáculos taurinos no tienen cabida en nuestra sociedad. Si alguien sufre, ya no es una fiesta.