Entradas

La Comunidad de Madrid destina 4,5 millones para la tauromaquia en plena crisis sanitaria

La Federación de Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública ha mostrado su malestar ante una medida económica de carácter extraordinario que se encuentra completamente fuera de lugar.

El pasado 12 de septiembre la Comunidad de Madrid confirmó que va a destinar 4,5 millones de euros para apoyar a las ganaderías madrileñas de toro de lidia. Un paquete de medidas extraordinario que pretende ayudar el sector de la tauromaquia en una época marcada por la crisis sanitaria.

Esta noticia no ha sentado nada bien a la Federación de Asociaciones para la defensa de la Sanidad Pública (FADSP). Desde esta organización apartidista que lucha por la defensa y la mejora del sistema sanitario público no se entiende como la Comunidad de Madrid ha decidido destinar una cantidad generosa de dinero para la tauromaquia cuando se está escatimando en las ayudas a la Atención Sanitaria.

La FADSP en un comunicado compartido en su página web ha informado que “con 4,5 millones se pueden contratar a 264 rastreadores durante un año, 130 médicos o 170 enfermeros. Abrir centros de salud, ampliar las camas hospitalarias, comprar equipos, etc.”.

Desde la asociación se preguntan si la Comunidad de Madrid “pretende matar al coronavirus a base de cornadas”, ya que no entienden como la Comunidad pretende ayudar económicamente a la tauromaquia cuando se “escatima dinero para las necesidades sanitarias de la pandemia y lo invierte en cuestiones de más que discutible utilidad pública”.

Desde diferentes colectivos de defensa animal como el Partido Animalista PACMA han mostrado su malestar ante esta medida económica de la Comunidad de Madrid. PACMA, a través de su cuenta oficial de Twitter, ha expresado que “es una vergüenza que la Presidenta Isabel Díaz Ayuso siga recortando en sanidad y subvencionando la tortura animal”.

Más de 500 entidades dicen NO a las subvenciones dirigidas a la actividad taurina

Más de 500 entidades han escrito una carta al gobierno en la que rechazan cualquier ayuda económica dirigida a la actividad taurina durante la crisis del coronavirus.

Desde la Plataforma La Tortura No es Cultura, Animal Guardians y más de 500 entidades se ha escrito una carta dirigida al gobierno en la que se rechaza cualquier ayuda económica para la tauromaquia. Protectoras de animales, asociaciones ecologistas, veterinarios, empresas privadas… son muchos los sectores que se han unido para decir NO a las subvenciones dirigidas a la actividad taurina.

El escrito dice que en tiempos en los que la crisis del coronavirus pone en riesgo la vida de decenas de miles de personas, deben realzarse los valores que cohesionan a una sociedad, valores como la solidaridad y la empatía. “Es hora de que aprendamos y la cultura es de gran utilidad para ello: una cultura que celebre la vida, no la muerte y que promueva la cohesión de la sociedad, no el enfrentamiento entre españoles”.

El escrito muestra la incongruencia que supone invertir fondos públicos en la tauromaquia, una actividad que está abocada a la desaparición. “El 84% de los jóvenes no están orgullosos de vivir en un país donde la tauromaquia es una tradición cultural”, además “el número de festejos taurinos en plaza ha caído un 58,4% en la última década”. Siendo conscientes de esta realidad, el ministerio de Cultura debe invertir en actividades culturales de alto consumo como la música, la lectura, el cine, las bibliotecas, las visitas a monumentos o yacimientos, etc.

Las entidades aportan con la carta un anexo elaborado por AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal) que recibe el nombre de “Situación de la Tauromaquia en España”. En este documento se afirma que “el empleo que genera la tauromaquia es escaso, temporal y endogámico, resultando patente que el sector taurino debería contar actualmente con otras fuentes de ingreso para poder adaptarse al evidente declive que padecen”.

El comunicado recuerda que protectoras de animales y santuarios se han adherido a esta carta, unas entidades que “han ofrecido sus centros durante la pandemia para acoger a los animales de los enfermos por la Covid-19 y los de las personas sintecho, o los de las víctimas de la violencia de género, entre otras muchas ayudas». También se han adherido veterinarios que “se han expuesto para no dejar atrás animales que tanto aportan a la sociedad y al corazón de las personas”. Sin embargo, todas estas entidades, a pesar de la gran labor que desarrollan, apenas reciben ayudas.

Las entidades piden también que “se ha hagan públicas, en un ejercicio de total transparencia, cualquier ayuda o subvención que se destina al sector de la tauromaquia desde cualquier estamento del gobierno, ya sean ministerios, ayuntamientos, diputaciones o CCAA. Después de muchos años de oscurantismo, demandamos conocer las partidas que los organismos públicos dedican a la tauromaquia”.

Para terminar, la carta insta al gobierno a trabajar con una legislación renovada y actualizada, teniendo en cuenta el sentir social y que además “dé libertad a las Comunidades Autónomas para regular y mantener o no las expresiones culturales de acuerdo con el deseo de la mayoría de sus ciudadanos y ciudadanas”.

Conoce los propósitos principales de Ley Cero de PACMA

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal ha instado al gobierno a la aprobación de la Ley Cero, una ley que abarca tres temas principales: la erradicación de la tauromaquia, el sacrificio cero y el fin de la caza.

Han pasado ya tres años desde que el PACMA llevó ante el Congreso de los Diputados una Ley General de Bienestar y Protección de los Animales, una propuesta legislativa para mejorar la situación de los animales en España a través de su protección legal. Tras la falta de apoyo en 2017 de dicha ley, el Partido Animalista ha aprovechado la llegada de un nuevo Gobierno para ofrecer la Ley Cero, la Ley General de Bienestar y Protección de los Animales que armonizaría las leyes autonómicas de protección y bienestar y plantearía un escenario de vanguardia y progreso como nunca se ha dado.

La Ley Cero propone soluciones para todas las manifestaciones de maltrato animal, es una ley que garantiza los criterios de bienestar mínimos para todos los animales, incluso para aquellos que no son considerados animales de compañía. Se trata de una propuesta legislativa muy ambiciosa con tres núcleos principales:

Tauromaquia Cero: el primer propósito es acabar con la tauromaquia. Este tipo de espectáculos ya no tienen cabida en la sociedad, una sociedad cada vez más sensibilizada hacia el trato que reciben los animales. Solo un pequeño porcentaje de la sociedad española acude en la actualidad a las fiestas taurinas, la mayoría se declara abiertamente en contra de esta tortura.

Sacrificio Cero: uno de los principales problemas relacionados con el bienestar animal es la saturación de las perreras. Estos espacios albergan un número de perros y gatos muy superior al que pueden gestionar, por lo que los mantienen en muy malas condiciones. Para poner solución a esta situación la ejecución de los animales es frecuente y legal en muchas comunidades autónomas. Por tanto, las perreras se han convertido en corredores de la muerte para los animales. Desde PACMA se propone atajar el problema desde el origen. La Ley Cero contempla la prohibición de la compra-venta de animales, la esterilización obligatoria y el fomento de la adopción para conseguir el Sacrificio Cero.

Caza Cero: esta práctica provoca la muerte de millones de animales en España. Cuando los perros, especialmente galgos, dejan de ser útiles como herramientas de caza son abandonados o directamente matados al terminar la temporada de la actividad cinegética. Los cazadores obligan a las perras a criar una y otra vez, generando en los animales un gran desgaste físico y psicológico, descartando a los cachorros que no les son útiles, matándolos o abandonándolos.  El Partido Animalista mediante la Ley Cero propone la prohibición de la caza para garantizar así el bienestar de los animales silvestres y del medioambiente.

«Queremos que el Parlament prohíba los Correbous»

Nace «Prou Correbous» para acabar con todos los espectáculos con toros en Cataluña.

En la mañana del miércoles 15 de enero ha tenido lugar la presentación en la Plaça Sant Jaume de Barcelona de “Prou Correbous”, una plataforma formada por nueve entidades animalistas que tienen el objetivo de acabar con las fiestas taurinas en Cataluña. La voluntad de este grupo es que “se cumpla la resolución aprobada en el Parlament el día 26 de septiembre de 2019, que insta al Govern a realizar los cambios necesarios en la regulación de las fiestas tradicionales con toros”.

Durante el acto, que ha contado con medio centenar de personas, se ha procedido a la lectura de un manifiesto con el que la plataforma ha pedido a la Generalitat «la aplicación de una ley en 2020 con la que se consiga una Cataluña 100% antitaurina». En el 2010, el Parlament prohibió las corridas de toros, el propósito de ahora es eliminar todo tipo de acto taurino en el territorio catalán.

Aïda Gascón, representante de AnimaNaturalis, ha explicado que la iniciativa de “Prou Correbous” «nace motivada tras el incidente sucedido en la localidad de Vidreres, donde un toro saltó una barrera durante un espectáculo e hirió a diecinueve personas antes de ser abatido por la policía. Este suceso, junto a otros que han tenido lugar a lo largo de estos últimos años, ha reabierto el debate diez años después para que el Parlament prohíba los Correbous».

En el propio manifiesto, la nueva plataforma ha explicado los resultados de una encuesta realizada a 600 personas en la que el 75% de los encuestados están a favor de prohibir los espectáculos taurinos. Además, el 85,5% de los participantes no considera justo que las administraciones utilicen dinero público para financiar este tipo de actividades en las fiestas populares.

Las entidades que forman “Prou Correbous” son: ADDA, FAADA, AnimaNaturalis, Fundació Fauna, Libera, Fundación Franz Weber, Lex Ànima, AVDA y Tots Som Poble. La plataforma ha activado en su página web una sección para que cualquier entidad pueda adjuntarse a esta campaña y sumarse a la lucha para poner fin a los Correbous. https://www.proucorrebous.cat/

 

El Toro Jubilo sufre una de las mayores torturas vistas en las fiestas de Medinaceli

El Toro Jubilo propio de las fiestas taurinas de Medinaceli sufrió una de las mayores torturas vistas en la población de Soria. El animal estuvo más de una hora corriendo hasta que cayó agotado. Un auténtico calvario el que tuvo que vivir uno de los más de 2.500 toros embolados que participan en las fiestas populares de muchas provincias de España.

El pasado 16 de noviembre el municipio de Medinaceli celebró su tradicional fiesta del “Toro de Júbilo”. Un festejo taurino que consiste en exponer sobre la plaza del pueblo a un enorme astado, cubierto de barro desde las patas a la testa, que enarbola sobre la cornamenta un asta metálica sobre la que dos grandes bolas de fuego arden a medianoche.

El animal es atado a un poste con una cuerda que tiene que ser cortada por un mozo medinense. A la vez, el lugar está decorado con cuatro hogueras que flanquean las carreras de los jóvenes en una noche de barro, fuego y ancestros.
Según la tradición, el espectáculo no termina hasta que las bolas de fuego que luce el animal se apaguen por completo.

Este año la duración del fuego se ha alargado más que otros años, yendo más allá de la hora, momento en el que el toro cayó rendido por el agotamiento. Una tortura desmedida en la que animal sufre quemaduras, golpes, vaciles y todo tipo de menosprecios.

Ante este festejo arcaico e inhumano, las entidades animalistas AnimaNaturalis y CAS Internacional han lanzado la campaña FiestasCrueles.org, con el objetivo de recabar apoyos, firmas y ofrecer toda la información que pueda ayudar a destapar la verdad de unas fiestas que habitualmente permanecen ocultas más allá de los propios vecinos del pueblo. Además, han habilitado una cuenta de correo para que quien posea videos, imágenes u otro tipo de información, la envíen a través de su página web.

Desde AnimaNaturalis se asegura que más de 2.500 toros son embolados con fuego cada año en un gran número de municipios españoles, concentrados en las provincias de Castellón, Alicante, Valencia, Teruel, Zaragoza y Tarragona.

Las dos entidades propulsoras de la campaña FiestasCrueles.org están trabajando también para que las comunidades autónomas prohíban las modalidades más crueles de tortura animal, tal y como hizo la Junta de Extremadura en 2010, al prohibir expresamente los toros ensogados y embolados en los festejos populares.