FAADA y AnimaNaturalis se unen para llevar al laboratorio Vivotecnia a los tribunales

En cuanto el juez abra diligencias, las entidades AnimaNaturalis y FAADA se personarán para conseguir la máxima pena para los responsables y generar un precedente legal que marque un antes y un después para los animales utilizados en experimentación en España.

Hace unos días, gracias a la investigación llevada a cabo por la ONG Cruelty Free International, dieron la vuelta al mundo las durísimas imágenes de las torturas que sufrían los animales utilizados para experimentación en la filial de Madrid de Vivotecnia, compañía alemana encargada de llevar a cabo ensayos preclínicos in vivo y estudios de seguridad para productos de la industria cosmética, química, agroquímica, biocidas y sanitaria.

En el marco de la Unión Europea, los animales utilizados en experimentación quedan bajo el amparo de la Directiva 2010/63/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos. Por otro lado, a nivel nacional, actualmente se encuentra en vigor el Real Decreto 53/2013, de 1 de febrero, por el que se establecen las normas básicas aplicables para la protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos, que desarrolla la Ley 32/2007. Ambos textos legales incorporan el principio de las Tres Erres que se basa en Reemplazar, Reducir y Refinar el uso de los animales destinados a experimentación científica.

A pesar de esto y de que Vivotecnia está adherida al acuerdo de transparencia en experimentación animal, promovida desde la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), los vídeos grabados por un extrabajadora del centro han sacado a la luz los terribles abusos que sufrían animales como perros, macacos, conejos, ratones, etc., En este centro.

Dichas actividades han llevado a activistas, santuarios y entidades de protección animal de toda España a concentrarse desde el pasado sábado frente al centro de Tres Cantos (Madrid) de la empresa, reclamando el cierre de sus establecimientos y la entrega inmediata de los animales.

La actividad realizada en este laboratorio no solo incumple la normativa, sino que supone un claro caso de maltrato animal susceptible de incardinarse en el art. 337 de Código Penal, al llevarse a cabo conductas innecesarias a nivel experimental y dejando en evidencia la crueldad hacia los animales.

Por todo ello, las entidades AnimaNaturalis y FAADA, además de manifestarse y reclamar que se abra urgentemente un debate sobre el uso de animales para la experimentación, han decidido sumar fuerzas para denunciar a Vivotecnia penalmente bajo la dirección letrada de Ana Cal Estrela, integrante de la sección de derecho animal del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, y Anna Estarán Pérez, coordinadora del área legal de FAADA.

Ambas entidades consideran que un caso como este puede generar un precedente importarte y marcar un antes y un después en la legislación sobre el uso de animales utilizados para la experimentación en España. AnimaNaturalis y FAADA se personarán en el procedimiento que se incoe en cuanto el juez abra diligencias y, al mismo tiempo, seguirán trabajando para que se reubiquen a los animales de Vivotecnia con la máxima urgencia.

“Es hora de poner seriamente en duda el sistema de inspecciones y auditorías en los laboratorios de experimentación animal”, explica Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis en España. “Las terribles imágenes, obtenidas durante dos años de forma encubierta, demuestran que no son casos aislados”, añade.

Según Carla Cornella, Presidenta de FAADA: “Las imágenes del caso Vivotecnia van más allá de lo legalmente permitido en la legislación de experimentación animal, estamos ante un acto cruel que configura un delito de maltrato animal. Este caso es un precedente que debemos aprovechar para poner punto y final a la experimentación con animales buscando alternativas éticas y respetuosas con todos los seres vivos”.

Un buitre negro del Prepirineo de Lleida es la primera ave carroñera de Europa que muere intoxicada por diclofenaco

Un buitre negro nacido en 2020 en la colonia de esta especie amenazada en la Reserva Nacional de Caza de Boumort (Prepirineo de Lleida) ha sido víctima del primer caso que se registra en España y en Europa de intoxicación de un ave carroñera por diclofenaco, un fármaco antiinflamatorio utilizado para tratar el dolor y la inflamación del ganado.

La demostración de que este fármaco, en su formulación para uso veterinario, ha sido la causa de la muerte del buitre negro, ha quedado reflejada en un estudio online del pasado 5 de abril por la revista científica Science of the Total Environment. Este trabajo, cuyos autores son todos especialistas de varias entidades españolas, confirma por primera vez como este fármaco supone un peligro real, ya que los buitres de Europa pueden morir al ingerir carroña del ganado tratado con diclofenaco.

Las organizaciones conservacionistas españolas y europeas vienen alertando desde hace años del riesgo que supone el diclofenaco para las aves carroñeras. La alarma está más que justificada, ya que este fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE), en su uso veterinario, fue el causante de una dramática disminución de las poblaciones asiáticas de varias especies de buitres a principios del siglo XXI. El estudio publicado en Science of the Total Environment es además el primero que detecta este tipo de intoxicación en el buitre negro, una especie amenazada catalogada en España como “vulnerable”.

El trabajo previo que ha permitido la confirmación de este caso de intoxicación por diclofenaco se remonta al 24 de septiembre de 2020, con la muerte en su propio nido de un buitre negro nacido el año pasado en Boumort y que pocos días antes había iniciado los primeros vuelos. El emisor GPS que portaba el animal permitió al equipo de GREFA, que se encargaba del seguimiento de esta colonia, interpretar esta información y localizar el cadáver del ejemplar.

Se da la circunstancia que dos días antes de su muerte, este joven buitre negro fue observado o fotografiado por dos técnicos de GREFA que estaban revisando los pollos de la especie nacidos en 2020 en Boumort. Aparentemente estaban en buen estado y muy cerca lo observaban sus padres posados en un pino silvestre.

La coordinación de GREFA con los grupos de Agentes Rurales especializados en veneno y antifurtivismo (GEVA) y en trabajos verticales (GSM), así como con el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya y el equipo técnico de la Reserva de Boumort, hicieron posible el rápido traslado del cadáver del buitre negro al Centro de Fauna de Vallcalent, en Lleida. En este centro gestionado por la Generalitat se hizo la necropsia del animal por parte de los equipos veterinarios de Vallcalent y GREFA, que pudieron extraer a tiempo las muestras para su posterior analítica.

De hecho, han sido los análisis anatomopatológicos realizados en Noah’s Path, en Elche, y los toxicológicos que han llevado a cabo el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC-CSIC, UCLM, JCCM), con sede en Ciudad Real, los que han confirmado, sin lugar a dudas, la muerte de este buitre negro por una intoxicación con diclofenaco.

Existe la posibilidad de que el animal, durante sus primeros vuelos, se alimentase con restos de ganado tratado con diclofenaco -por el emisor GPS se sabe que el día anterior a su muerte estuvo en un punto de alimentación habilitado para el buitre negro en Boumort- o bien se intoxicase por el alimento que sus padres le aportan cuando está en el nido, si bien es cierto que los adultos progenitores no resultaron afectados.

«Ahora ya sabemos que el riesgo de que mueran buitres negros o aves carroñeras de otras especies en Europa por esta causa es muy real e incluso pueden haber ocurrido casos previos que no hayan sido detectados», indica Ernesto Álvarez, presidente de GREFA y uno de los autores del artículo. «España, al albergar las mayores poblaciones de buitres europeos con diferencia, tiene una responsabilidad hacia la conservación de estas aves que ya no puede eludir de ninguna manera, a la vista de los resultados de este revelador estudio», afirma Álvarez.

Los autores del estudio consideran necesario arbitrar las medidas que se precisen para impedir que los buitres se alimenten de cadáveres y restos de ganado tratado con diclofenaco. En el caso de que estas medidas preventivas no se lleven a cabo con todas las garantías, recomiendan una moratoria en el uso veterinario del diclofenaco y buscar fármacos alternativos no tóxicos para estas aves.

La Comunidad de Madrid ha suspendido la actividad investigadora del laboratorio Vivotecnia tras constatar indicios de maltrato animal

La Comunidad de Madrid ha suspendido la actividad investigadora del laboratorio Vivotecnia tras constatar en una inspección indicios de maltrato animal. La decisión se ha producido a raíz de la denuncia de la ONG Cruelty Free International, que ha publicado un vídeo con imágenes terribles del maltrato que sufrían los animales en este centro de experimentación.

La Consejería de Medio Ambiente, Ordenación de Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid ha suspendido la actividad investigadora del laboratorio Vivotecnia de la localidad madrileña de Tres Cantos tras realizar una inspección y constatar indicios de maltrato animal.

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, esta inspección se produjo “tras tener conocimiento el pasado jueves de un vídeo en el que ponían de manifiesto conductas que supondrían una infracción muy grave de la normativa que regula el uso de animales de experimentación en este laboratorio de ensayos clínicos”.

El Gobierno ha detallado que, tras comprobar la existencia de dichos hechos, “se procedió inmediatamente a suspender de manera temporal la actividad investigadora, con la prohibición expresa de realizar nuevos proyectos con animales”. Además, se puso en conocimiento de lo ocurrido al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), con quien la Comunidad de Madrid está en comunicación permanente “por si hubiera que abrir diligencias previas y poner los hechos en conocimiento de un juzgado por un supuesto delito de posibles malos tratos hacia los animales”.

La Consejería de Medio Ambiente, Ordenación de Territorio y Sostenibilidad ha asegurado el bienestar de los animales residentes en el laboratorio, que han quedado bajo el cuidado y la supervisión de la propia Comunidad de Madrid y de un veterinario in situ responsable del bienestar animal, en tanto se determina el destino de los mismos. En los próximos días, los animales serán trasladados a centros de acogida con su posterior adopción, en función de lo que establece la normativa de protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos.

La ONG Cruelty Free International fue quien, a partir de una profunda investigación, desveló públicamente el pasado viernes 10 de abril las imágenes que demuestran actos terribles de crueldad contra los animales del laboratorio Vivotecnia, una organización ubicada en la localidad madrileña de Tres Cantos que se dedica a la investigación toxicológica y farmacéutica y que trabaja para la industria cosmética, química, agroquímica y con productos sanitarios.

En las imágenes compartidas por Cruelty Free International se puede observar cómo los animales sufren maltrato físico y todo tipo de abusos verbales de manera sistemática e injustificada por parte de los trabajadores del laboratorio. En el vídeo difundido por la ONG se pueden escuchar frases como: “Como Hitler, pasajeros al tren”, “Déjale que se rompa la columna, no pasa nada», “Muérete hijo de puta” o “Me cago en el puto perro”.

 

La Dirección General de Derechos de los Animales celebra la clausura de Vivotecnia

Sergio Torres, activista y máximo responsable de la Dirección de Derechos de los Animales, ha valorado así el cierre por parte de la Comunidad de Madrid del laboratorio Vivotecnia: “Nos congratulamos de la rápida resolución de este caso y reconocemos la lucha de los colectivos que han dado voz a estos animales. En los próximos días los animales serán trasladados a centros de protección. Esperamos que la justicia lleve hasta el final la investigación y que podamos esclarecer los hechos acontecidos en este centro de experimentación animal”.

El Director General de Derechos de los Animales ha explicado que “Desde el minuto uno, la Dirección General de Derechos de los Animales nos pusimos a trabajar en coordinación con la entidad anunciante, en este caso Cruelty Free y con las Administraciones competentes en la Comunidad de Madrid y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en manos del SEPRONA para esclarecer los hechos ocurridos en este espacio. Hoy domingo, la Comunidad de Madrid ha establecido el cierre de manera cautelar de las instalaciones y, a partir de mañana, trabajaremos para darle una ubicación a los animales que actualmente están dentro de este recinto”.

Sergio Torres también ha querido aprovechar la noticia del cierre del laboratorio Vivotecnia para “agradecer a los cientos y a las cientos de activistas que han estado protestando, que han estado dando voz a los animales del centro de protección animal, y decir que desde la Dirección General de Derechos de los Animales estaremos siempre y trabajaremos siempre por esclarecer hechos de maltrato animal, como es el caso que nos acontece en este momento y para mejorar los mecanismos de protección animal de todos los espacios, y en este caso en los centros de experimentación animal”.

Alertan de nuevos casos de envenenamiento de animales en el distrito de Sant Andreu

La Guardia Urbana y los Mossos investigan nuevos casos de envenenamiento de perros en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu. Actualmente hay seis denuncias interpuestas, pero Espai Gos BCN asegura que se conocen más casos. La Plataforma ciudadana para la convivencia en el espacio público lamenta la falta de implicación por parte del Ayuntamiento de Barcelona ante estos episodios.

Continúan los envenenamientos de animales en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu, una zona cercana al centro comercial La Maquinista de Barcelona. La Guardia Urbana y los Mossos están investigando los hechos con el objetivo de encontrar el responsable o los responsables de este delito de envenenamiento en la vía pública que se ha repetido de forma reiterada durante las últimas semanas.

Los nuevos casos de envenenamiento en el distrito de Sant Andreu se producen después de que el pasado 2 de marzo, la Plataforma ciudadana Espai Gos BCN pidiera al Ayuntamiento una serie de actuaciones con el objetivo de evitar más intoxicaciones. Estas fueron las peticiones:

-Informar a través de las redes sociales del espacio donde se están produciendo estas intoxicaciones para que llegue al máximo de personas posibles y puedan tomar precauciones.

-Reforzar la limpieza del espacio y retirar los trozos de alimentos sospechosos.

-Hacer campaña en las redes sociales con efecto disuasorio, informando que el envenenamiento de un animal es un delito y cuáles son las consecuencias que se derivan.

«Ante la falta de un protocolo, pedimos al Ayuntamiento estas tres medidas preventivas, pero la respuesta fue nula. Hace más de dos años que reclamamos que se establezca un protocolo para que la gente sepa cómo actuar ante un caso de envenenamiento. También pedimos que si hay un caso de intoxicación en la vía pública, tiene que haber una necropsia pública, del mismo modo que se hace si muere alguien en la calle», explica Àngela Coll, portavoz de Espai Gos BCN .

«El Ayuntamiento tomó muy bien la idea de crear un protocolo y la realidad es que quieren hacerlo. Esto se les debe reconocer. Han hablado con la Guardia Urbana y por lo que nos informaron, deben hablar también con los Mossos y con todos los actores implicados, ya que su creación no es algo tan sencillo. Quieren crear un protocolo muy bien hecho, tal y como ya está establecido por ejemplo con los animales protegidos. Pero mientras el protocolo no llegue, no puede ser que no haya ningún aviso en las redes sociales de lo que está pasando, tampoco ninguna referencia al delito que supone envenenar un animal y ningún refuerzo en la limpieza del espacio», añade Coll.

La portavoz de Espai Gos BCN ha detallado que «actualmente hay seis denuncias interpuestas por casos de envenenamiento de animales en la vía pública aunque sabemos que existen más casos. Los incidentes han provocado diarreas hemorrágicas a los animales que han podido ser tratadas. Algunas vecinas nos han informado de que ya hay un perro muerto a consecuencia de una intoxicación».

Desde la Plataforma ciudadana lamentan que «Treinta y seis días después de solicitar actuaciones al Ayuntamiento, no hayan tenido tiempo de hacer ningún tuit para avisar de lo que está pasando y donde está pasando. Ni tampoco para instalar unos carteles de aviso en la zona. Hemos vuelto a contactar con el Departamento de Bienestar Animal y la Oficina de Protección Animal para que hagan avisos en la zona y refuercen la limpieza».

Animalados se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento, desde donde aseguran que «El caso está en manos de Guardia Urbana y Mossos con cierta dificultad al tratarse de un interior de manzana de propiedad privada. De la mano de la Guardia Urbana y entidades, con quien nos reuniremos para trabajar y definir cómo actuar de manera más eficaz en la detección y comunicación de casos de posibles envenenamientos. Queremos destacar la gravedad de los hechos, recordemos que se trata de hechos que conllevan una investigación para delito penal».

FAADA lanza la campaña #NoTengoPrecio para detener el tráfico de animales de compañía

La ONG de protección animal FAADA pide a la Dirección General de Derechos de los Animales y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España que incluya la prohibición de la venta de animales de compañía en la nueva Ley Marco de Bienestar Animal.

Las cifras hablan por sí solas. El comercio de animales de compañía es un negocio muy rentable: la venta de perros y gatos en Europa asciende anualmente a 1.300 millones de euros. Se calcula que cada mes se comercializan 46.000 perros entre los estados miembros de la UE. ¿De dónde provienen tantos animales? En su gran mayoría de las granjas de cachorros conocidas como Puppy Mills, que abastecen las tiendas españolas, y de la cría entre particulares, cuyo comercio se ha descontrolado debido a la falta de control en los portales de anuncios y redes sociales.

Los Puppy Mills, granjas o fábricas de cachorros, son instalaciones de cría de perros y gatos que producen animales de manera industrial a precios muy por debajo del mercado y en condiciones deplorables. Suelen estar situadas en países del este, donde el control de los estándares de bienestar es casi inexistente, y transportan animales hacinados en camiones por toda Europa. Muchos de ellos mueren por el camino o llegan a las tiendas con enfermedades como parvovirus, coronavirus, panleucopenia o hereditarias. Por desgracia, esta práctica también se está trasladando a España donde ya se han desmantelado varios criaderos de este tipo.

Así mismo, a pesar de que en muchas comunidades autónomas de España ya sea ilegal la difusión de transacciones con animales particulares si no están registrados como núcleo zoológico, debido a la falta de medios para asegurar el cumplimiento de la Ley, en Milanuncios y otros portales sigue proliferando la compraventa de animales que tendrán un destino muy incierto, acabando muchos de ellos abandonados y/o maltratados.

Según FAADA, la única solución efectiva para detener el tráfico de animales de compañía es prohibir la venta de perros, gatos y hurones a terceros, es decir en tiendas y por internet. Tal y como han hecho otros países, por ejemplo el Reino Unido, que en abril de 2020 aprobó la Lucy’s Law, gracias a la cual ahora solo los criaderos profesionales y las protectoras de animales pueden proporcionar animales de compañía a particulares. Los mismos pasos están siguiendo en Francia, cuyo gobierno prevé el fin de este comercio el 1 de enero de 2024.

Y tal y como apunta la abogada de FAADA, Anna Estarán: «Cada vez con mayor frecuencia vemos actuaciones de ayuntamientos y cuerpos policiales donde se precintan tiendas y se decomisan animales, y aun así los avisos y quejas que llegan a nuestra fundación por parte de particulares afectados van en aumento. Denuncias por ventas fraudulentas, adquisición de animales enfermos que fallecen al poco tiempo, estafas, falsificación de documentación, etc.… animales procedentes de tiendas, pero también a través de portales de internet, páginas que generan un tráfico de animales totalmente descontrolado y en la mayoría de los casos ilegal. Por todo ello creemos que ya ha llegado el momento de solicitar al Ministerio que ponga fin a este comercio inmoral de animales como ya han aprobado otros países europeos».

Por todo ello, la ONG de protección animal, además de trabajar a nivel municipal y de las comunidades autónomas para alcanzar dicha prohibición, también lanza una campaña de petición de firmas (#NoTengoPrecio), dirigida a la Dirección General de Derechos de los Animales y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España para que se incluya la prohibición de la venta de animales en la nueva Ley Marco de Bienestar Animal.