El Ayuntamiento de Torredembarra sacrifica a una colonia de 33 cerdos vietnamitas

El Ayuntamiento de Torredembarra sacrificará una colonia de 33 cerdos vietnamitas. El Gobierno local considera que estos animales son un peligro real para la salud pública al ser potencialmente portadores de la peste porcina. A pesar de las alternativas ofrecidas por la entidad Nova Eucària, el consistorio no ha dado su brazo a torcer y ya ha iniciado la matanza de los cerdos.

Los animales se encontraban desde hace algo más de dos años en unos descampados ubicados en la calle de la Sínia de Cabeces de este municipio de Tarragona. Desde el pasado 29 de marzo, el cerdo vietnamita está catalogado como especie exótica invasora tal y como se recoge en la publicación del Real Decreto 216/2019. Ante esta situación, el Ayuntamiento de Torredembarra ordenó el pasado mes de octubre la captura y el sacrificio de los cerdos a una empresa veterinaria especializada con el objetivo de “evitar consecuencias adversas en la salud pública”.

Joan Torras, regidor de Sostenibilidad y Salubridad, ha explicado que “sólo existían dos posibles destinos para estos animales”. Por un lado, “la erradicación de los mismos”, por otro lado, estaba la posibilidad de “la esterilización y mantenimiento de los animales en algún centro autorizado”. Ante la segunda posibilidad, la Generalitat aclaró que actualmente no existe ningún núcleo zoológico que disponga de la autorización, por lo que la matanza era la única opción para los 33 ejemplares de cerdos vietnamitas.

La entidad de defensa animal Nova Eucària propuso al Gobierno local una solución que no conllevara el sacrificio de los animales. El remedio consistía en la creación de un santuario a nivel local en el que conservar a esta especie en Cataluña. Hemos hablado con Anna Carbonell, directora de Nova Eucària, quien nos ha comentado que el Ayuntamiento de Torredembarra rechazó la propuesta del santuario bajo el argumento de que “la tramitación de este nuevo espacio hubiera conllevado un periodo de tiempo del que no se disponía para poder garantizar la salud pública”. Así que, finalmente, desde el consistorio se determinó que la única solución pasaba por el sacrificio de los 33 cerdos vietnamitas

Desde Nova Eucària han afirmado que: “El contrato del consistorio de Torredembarra con la empresa exterminadora ya estaba firmado antes de la reunión del grupo de defensa animal con el Ayuntamiento local. A pesar de que la soluciones que se habían propuesto por nuestra parte eran viables, la junta del gobierno no quiso rescindir su decisión de sacrificar a los cerdos vietnamitas”.

La entidad de defensa animal también ha confirmado que: “Instaremos a la Generalitat a la creación de centros especializados para acoger al cerdo vietnamita con el objetivo de evitar la matanza de lo más 700 ejemplares de esta especie que viven actualmente en Cataluña”.

Fallece Anak, la delfina más longeva del Zoo de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado en la mañana del jueves la muerte Anak, el ejemplar de delfín más viejo de la ciudad. Los veterinarios del parque temático detectaron la semana pasada una enfermedad de posible origen vírico en los cuatro delfines que habitaban hasta el momento en el complejo. Los tres animales restantes evolucionan favorablemente al tratamiento recibido. Anak, la única hembra del grupo, falleció el miércoles por la noche tras no superar las dolencias del virus.

Según informa el Ayuntamiento de Barcelona, la delfina fallecida, que tenía 34 años, recibía tratamiento y contaba con la continua vigilancia de los servicios sanitarios del acuario del parque. Existieron varios intentos de reanimación por parte de los expertos del zoo y también por parte de médicos especializados en enfermedades cetáceas, pero finalmente la delfina no pudo mantenerse con vida.

Anak llegó a Barcelona a finales del año 1990, cuando el animal tan sólo tenía 5 años de edad. A lo largo de sus 34 años de vida, la delfina ha dado a luz a cuatros crías, dos machos y dos hembras. El menor de sus hijos, llamado Nuik, se mantiene en la misma piscina que vivía hasta ahora su madre, los otros tres, fueron trasladados a otros lugares.

Cabe recordar que en diciembre de 2016, Janet Sanz, teniente de alcalde de Ecología, anunció el cierre definitivo del delfinario del Zoo de Barcelona y la prohibición de los espectáculos con delfines. La alcaldesa Ada Colau paralizó así la  reconstrucción que se había pactado en el gobierno anterior de Xavier Trias.

Tras el cierre del delfinario del Zoo de Barcelona, el siguiente paso a dar era la búsqueda de un nuevo destino para los animales. Anak, y los machos Blau, Nuik y Tuma seguirían sus vidas en un santuario, un lugar en el que permanecer de manera segura y semilibre. La realidad es que han pasado tres años y los mamíferos han permanecido en un delfinario cuyas instalaciones y mantenimiento han ido deteriorándose con el paso del tiempo.

La muerte de Anak ha provocado muchas reacciones. Jordi Coronas y Jordi Martí, portavoces de ERC y JxCAT en Barcelona, han pedido a la alcaldesa de Barcelona que “acelere los trámites para trasladar a los otros tres delfines que restan en las instalaciones del delfinario”. Jordi Martí, ha sido más contundente en sus declaraciones y ha recordado que “el traslado de los animales a un santuario era una tarea pendiente del anterior mandato municipal”.

El comité de empresa del parque temático también se ha manifestado tras la muerte de la delfina más longeva del Zoo de Barcelona. La organización, a través de su cuenta de Twitter, ha criticado la gestión del Ayuntamiento tras “no haber podido garantizar un final digno para uno de los animales más queridos de la ciudad”.

La procesionaria, un peligro real para la salud de los animales de compañía

Nos encontramos en el mes de noviembre y muchos ciudadanos con perro de Barcelona ya temen los posibles efectos de la procesionaria. La existencia de estas orugas es una amenaza real para la salud de los humanos y de los animales, ya que el contacto con sus pelitos puede propiciar problemas oculares, bronquiales e incluso anafilaxia severa. Por este motivo, es importante prevenir el riesgo y pedir a través de la web del Ayuntamiento de Barcelona el uso de trampas de feromonas y las vacunaciones de endoterapia para proteger el bienestar de los animales.

La oruga procesionaria es un animal que prolifera en los campos, jardines y bosques con la subida de las temperaturas. Entre julio y agosto es cuando las mariposas del insecto se aparejan y ponen los huevos que darán vida a nuevos especímenes. El nacimiento de las crías se ha adelantado año tras año en Barcelona, hasta el punto que a finales del mes de noviembre comienzan a nacer las primeras plagas de estos animales.

La existencia de la procesionaria supone un auténtico peligro para la salud de los niños y de los animales de compañía. La inhalación de los pelos de esta oruga puede producir graves consecuencias como urticarias, reacciones alérgicas, problemas oculares, bronquiales e incluso la muerte de los perros y de los gatos.

El origen del nombre de esta clase de orugas procede de su forma de presentación. Estos insectos siempre van ligados los unos con los otros, como si de una procesión se tratara. Justamente la posición y el movimiento de los mismos son un gran atractivo para los niños pequeños y para los peludos. Perros y gatos son especialmente vulnerables a estas larvas ya que a veces se las comen y se las tragas, ingiriendo así todos los elementos tóxicos que contienen.

Existen muchos síntomas que pueden servir de referencia para saber si nuestro animal ha estado en contacto con una procesionaria. Las principales señales de infección están relacionadas con nerviosismo, picores en la boca o la inflamación de lengua, piel o cabeza. En muchas ocasiones, el animal puede llegar a tener incluso fiebre. Si el propietario del animal visualiza alguno de estos síntomas es recomendable acudir rápidamente al veterinario, donde seguramente le darán un tratamiento con corticoides.

Hasta el momento se tiene constancia de muy pocos remedios que provoquen la aniquilación de estos animales. Algunas de las armas que se emplean actualmente contra la procesionaria son acciones químicas, perforación directa de las larvas, trampas de feromonas y vacunaciones de endoterapia.

En Barcelona existe un enlace ubicado en la web del Ajuntament de Barcelona i de la Síndica de Greuges a través del cual se puede realizar una solicitud de actuación urgente sobre alguna zona concreta en la que se tenga constancia de la existencia de procesionarias. En este enlace, el vecin@ en cuestión deberá concretar el espacio en el que se ha localizado la invasión de la oruga para que el consistorio actúe lo antes posible en la aniquilación de la oruga.

https://w10.bcn.cat/StpQueixesWEB/serveisIris.do?cbDetall=3678&consulta=1&directo=0&i=c&tescolta=1

«Haremos todo lo posible para evitar la enseñanza de la caza en los colegios»

La Abogacía Andaluza por la Defensa Animal (ADDA) ha elaborado un manifiesto en contra de la introducción de la caza en las escuelas andaluzas. Lola García García, presidenta de la asociación de abogados, ha dejado claro que harán todo lo posible para evitar la introducción de la actividad cinegética dentro de las aulas.

El pasado 23 de octubre el PP, Vox y Ciudadanos firmaron un acuerdo sobre la introducción de la actividad cinegética dentro de los presupuestos de 2020. Desde la Consejería de Educación aseguran que la caza “está íntimamente relacionada con los contenidos en el área de Ciencias Naturales” y han defendido que los alumnos deben conocer dentro de las aulas su “valor e importancia para conservar el medio natural, generar empleo y conocer el desarrollo del mundo rural”.

La reacción por parte de los amantes de los animales ante este acuerdo ha sido inmediata. Desde la Abogacía Andaluza por la Defensa Animal se ha elaborado un manifiesto en el que se pide a la Junta de Andalucía que “se retire dicha medida de adoctrinamiento de forma inminente y en su lugar, se invierta en fomentar y educar a los niños y a las niñas andaluces en valores positivos como el respeto y cuidado a los animales y la flora, así como la gestión sostenible de nuestros espacios naturales, y en contra de cualquier acto de maltrato y violencia”.

Desde Animalados hemos hablado con Lola García García, presidenta de la Abogacía Andaluza por la Defensa Animal, quien ha dejado claro que lucharán para evitar esta situación: «Haremos todo lo posible para impedir la enseñanza de la caza en las aulas. Padres, madres, sindicatos, asociaciones animalistas… se están moviendo y posicionando en contra de una decisión que no representa la voluntad de la sociedad andaluza».

En ADDA recuerdan que “han sido muchos los menores que han muerto en la cacerías en los últimos años, algunos de muy corta edad, como es el desgraciado accidente que tuvo lugar en el mes de enero de 2019 en un finca en Guillena (Sevilla) con un menor, de tan sólo 4 años que participaba en una montería, a pesar de que la ley no permite la presencia en monterías a los menores de 14 años”.

La asociación ha afirmado que está trabajando en presentar alegaciones, así como una denuncia ante el Defensor del Menor por vulnerar la Ley 1/1998 de los Derechos y la Atención al Menor. Desde el gremio de abogados andaluces animalistas no están dispuestos a “aceptar esta vulneración cuando la sociedad andaluza está cada vez más concienciada en contra de cualquier acto de maltrato o violencia hacia los animales”, para ADDA esto significa un “grave retroceso y no representa el sentir del pueblo andaluz”.

Lola García nos comenta que «la introducción de la actividad cinegética en las aulas incumple normas orgánicas en educación y atenta contra los derechos de los menores, exponiendo a los alumnos a la violencia animal. Por otro lado, está completamente fuera de lugar introducir armas dentro de las aulas y enseñar a los niños a utilizarlas».

La Abogacía Andaluza por la Defensa Animal ha organizado una acción colectiva en Twitter el día 31-10-2019 de 17:00 a 17:30h para que los usuarios escriban un tweet con el hastag: #Fueralacazadelasescuelas, y etiqueten a la @AndalucialaJunta.

La agricultura intensiva acaba con la vida de miles de animales en el Mar Menor

La situación que vive el Mar Menor preocupa y mucho. Más de tres toneladas de peces fueron encontrados muertos en el agua, asfixiados por la falta de oxígeno. Entre los animales fallecidos se encuentran especies únicas cuya desaparición supone la extinción de las mismas. Una catástrofe medioambiental sin precedentes que se veía venir y que nadie ha hecho nada para remediarlo.

El pasado 12 de octubre el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) tomó muestras de miles de animales hallados muertos en las playas de San Pedro de Pinatar, en el Mar Menor. Numerosos peces y crustáceos sin vida en las orillas de Villananitos, La Mota y la Puntica. Una tragedia causada por el afloramiento de una capa de agua profunda sin oxígeno y tóxica formada principalmente por el regadío intensivo de la zona.

El regadío intensivo utilizado en la Región de Murcia trabaja con una cantidad exagerada de fertilizantes que han conformado unas aguas tóxicas y sin oxígeno que han causado la muerte de miles de ejemplares de anguilas cangrejos y crustáceos. Pedro Luengo, portavoz de Ecologistas en Acción, analizaba así la situación: “En las últimas décadas el sector se ha industrializado cada vez más, intensificando la producción, transformando drásticamente el paisaje, eliminando lindes con vegetación natural y aportando ingentes cantidades de fertilizantes y fitosanitarios”.

El Mar Menor es una gran albufera de agua salada del Mar Mediterráneo ubicado en la Región de Murcia. Se trata de un espacio de 21 km de longitud y con unos 135m2 de superficie dotado de un valor medioambiental incalculable y de un destino turístico de mucha importancia. En definitiva, una joya de la naturaleza que se está muriendo poco a poco a causa de la degradación de su ecosistema y de la contaminación.

Durante muchos años, asociaciones medioambientales han reclamado a las administraciones actuaciones contundentes para solucionar los problemas que estaban causando la destrucción de la laguna del Mar Menor, pero la realidad es que el Gobierno de Murcia y de España nunca ha tomado cartas en el asunto. Por este motivo, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y su Comarca (Facvac) ha organizado una gran manifestación para el próximo 30 de octubre. Una marcha en protesta por la contaminación de la laguna murciana que puede tener una afluencia sin precedentes.

La caminata se iniciará a las seis de la tarde bajo el lema “S.O.S Mar Menor. Por un Mar Menor con futuro”. El lugar de salida será en la Alameda de San Antón y el final del trayecto será en la puerta de la Asamblea Regional, donde tendrá lugar la lectura de un manifiesto.

También se han producido muchos movimientos a través de Internet, donde se han recogido firmas en la plataforma Change.org para pedir al Gobierno de Murcia y al Ministerio de Transición Ecológica que garanticen urgentemente medidas eficaces para proteger el Mar Menor.

https://www.change.org/p/gobierno-de-espa%C3%B1a-sos-mar-menor