Falsos mitos sobre la alimentación de los perros

Existen muchos mitos y leyendas urbanas acerca de la alimentación de los perros. ¿Es cierto que nuestros peludos muerden las paredes por falta de calcio? Te resolvemos esta y otras dudas a lo largo de esta publicación.

Creemos que lo sabemos todo sobre la alimentación de los perros porque circula mucha información de dudosa veracidad a través de Internet. Es importante tener claro que todos los datos que se difunden no son ciertos o no cuentan con una base científica que los sostenga. Por este motivo, podemos hablar de falsos mitos relacionados con la nutrición de los perros. ¿Quieres conocerlos?

Las vitaminas únicamente están en las verduras. Solemos confiar en marcas de calidad para alimentar de la mejor manera posible a nuestros peludos, pero no siempre somos conscientes de cómo se distribuyen algunos nutrientes, como por ejemplo las vitaminas. Siempre se ha dicho que estas solo se encuentran en las verduras, pero la verdad es que se encuentran en determinados órganos de reserva y en las grasas animales.

La alimentación de un perro tiene que ser variada. Llevar a cabo con frecuencia cambios en la dieta de los animales puede derivar en problemas digestivos, porque la flora intestinal de los canes tiene que adaptarse a cada tipo de alimentación. Además, es bueno contar con una rutina horaria y espacial. En el supuesto caso de querer iniciar un cambio en la alimentación por motivos de salud, es necesario introducirla de manera progresiva.

Las proteínas dañan los riñones. El riñón es capaz de eliminar de manera pasiva la urea producida por el catabolismo, por tanto, no podemos asociar que las proteínas sean las causantes de los daños que a veces sufren los perros por culpa de la edad avanzada. Además, no hay que olvidar que las proteínas son fundamentales para enfortecer el sistema inmunitario de los peludos.

Es necesario añadir carne a los alimentos preparados. Esta teoría no es cierta. De hecho, puede ser perjudicial, ya que este equilibrio que se consigue en los alimentos preparados se ve alterada cuando decidimos incorporar complementos alimenticios de cualquier tipo.

Los perros se comen las paredes por falta de calcio. Un perro puede morder las paredes por muchos motivos, como por ejemplo por gastritis crónica, un trastorno llamado pica o por falta de ejercicio físico y mental.

Fuente: AMIC/animalmascota.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.