Los vecinos del Guinardó se organizan para reclamar una gran área para perros

El proyecto que están preparando incluye un espacio para enseñar Educación Canina a los dueños

La ordenanza que aprobó el Ayuntamiento de Barcelona para sancionar a partir de la próxima primavera los dueños que lleven el perro suelto está empezando a movilizar a los ciudadanos. Desde diferentes barrios se están organizando para reclamar la creación de las nuevas zonas de recreo prometidas por el ayuntamiento para intentar compensar esta normativa tanto restrictiva.

Existe el precedente del Parque de la Estación del Norte. La movilización de los dueños de los perros de esta zona provocó que el Ayuntamiento cediera y decidiera instalar allí el área de recreo más grande para perros de toda Barcelona, ​​con 3.000 metros cuadrados. Este espacio triplica el que tenían hasta ahora. También ha habido movilizaciones en otras zonas, como el Parc de l’Escorxador y ahora ha llegado el turno del Baix Guinardó.

Los vecinos de este barrio reclaman una gran zona de recreo en los Jardines de Hiroshima, situados junto al Parc de les Aigües, por debajo de la Font Castellana Su convicción para conseguir el espacio para perros es tal que incluso están redactando un proyecto y elaborando un censo de todos los perros que van cada día. El actual pipican es demasiado pequeño y cada vez hay más gente que aprovecha estos jardines para dejar correr su perro. Pero ahora tienen miedo de que a partir de la primavera del próximo año, cuando se termine la moratoria vigente, los agentes de la Guardia Urbana empiecen a multar.

La encargada de contar todos los perros es Laura. Ya tiene fichados cerca de 130 y cree que puede llegar a los 150: «El censo lo hacemos por franjas horarias», explica, ya que algunos dueños llevan los su perro a primera hora y otros lo hacen a lo largo de la mañana. Además de dar cobertura a los perros de esta zona del Guinardó, los Jardines de Hiroshima están cerca de Gràcia, un distrito con muy pocas zonas verdes y donde los vecinos tienen más problemas para dejar que sus perros corran un poco. De hecho otra de las impulsoras, la Àngela, es de Gràcia. «Este lugar es perfecto porque está junto al Parc de les Aigües, donde los niños van a jugar y este espacio es sólo un lugar de paso. Además, está cerca de Gràcia donde no hay zonas donde llevar al pero», argumenta.

La zona de recreo más grande de Horta-Guinardó, uno de los distritios con mayor extensión de Barcelona, está la conocida como plaça de los ‘Mistos’. «Ya nos parece bien que allí haya un espacio grande, para ir el fin de semana, pero en el día a día no se puede ir. Y no llega ni el metro», lamenta Laura.

Enseña a educar al perro

Además de una gran zona de recreo, los dueños de los perros del Baix Guinardó también le quieren pedir al Ayuntamiento que destine un pequeño espacio para enseñar a los propietarios a educar bien a su perro. «Debería existir la posibilidad de aprender a un precio razonble», explica Ángela. Tener el perro bien educado es mucho mejor para los propios dueños y perros pero también para poder convivir en la ciudad con las personas que no tienen mascota. Y este es un punto que preocupa mucho a este grupo.

El colectivo, que comenzará en breve una ronda de entrevistas con las asociaciones de vecinos de la zona para explicar su proyecto, está a la espera de saber qué concejal o concejala gobernará en el distrito para empezar la presión. Tienen la convicción de que la Tara, la Fosca, el Balam y el resto de perros del barrio necesitan más espacio para correr. Y están dispuestos a mover cielo y tierra para lograr su propósito.

Sin embargo, tienen claro que como la medida afecta a toda Barcelona, ​​la mejor opción sería unir fuerzas entre todos los barrios que sufren el problema de la falta de espacio. Una unión que ya han empezado a fraguar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *