Entradas

Diez consejos para ir a la playa con tu perro

Este es el Decálogo del buen Beach dog. Si queréis ir a la playa con vuestro perro, seguid estos consejos:

  1. Llevar cantimplora para que beba mucha agua. Los perros no sudan, se refrescan jadeando, pero lo que eliminan al hacerlo es vapor de agua, por eso también se deshidratan aunque no suden. Si no le gusta mucho el agua, podéis llevar caldo suave de pollo fresquito en la  
  2. Ofrecer alimentos ricos en agua como frutas o gelatinas saborizadas sin azúcar.
  3. Evitar el bozal, y si lo tienen que llevar, que sea uno grande y adecuado que le permita abrir bien la boca y sacar la lengua para jadear.
  4. Meterse en el agua con frecuencia es una buena manera de refrigerarse.El agua de mar es buena para la piel, pero al regresar a casa mejor una ducha para eliminar el salitre y la arena acumulada.
  5. No rasurar el pelo al cero para que vaya fresquito: el pelo confiere protecciónde la radiación ultravioleta y evita el sobre calentamiento de una piel que al no sudar se calienta más rápido.
  6. Sombrilla y palas: Cavar un buen hoyo en la arena buscando el frescor de la arena profunda o tumbarse a la sombra de una sombrilla son recomendables para mantenerse fresco, sobre todo para los perros que no se bañan.
  7. Está bien llevar un freesbe, pelota o similar para jugar un rato con tu perro, pero no es recomendable hacer ejercicio físico intenso a las horas de más calor.
  8. La arena de la playa a ciertas horas está muy caliente, si tu perro tiene las almohadillas de manos y pies duras y curtidas no será un problema pero si las tiene blandas y delicadas pueden erosionarse y molestarle. Existen pomadas, ungüentos y todo tipo de productos a base de aloe vera que sirven para endurecer y preparar las almohadillas para situaciones especiales, diferentes a los paseos diarios urbanos. Se deben empezar a aplicar un par de semanas antes.
  9. Llevar bolsas para recoger las heces que puedan hacer en la arena.
  10. Kit de educación básica: chuches, premios y recompensas. Todos los perros en la playa y en cualquier espacio público deberían al menos responder a la orden de llamada, obedecer la orden de sentarse/tumbarse y la de estarse quietos. Es tu responsabilidad que no molesten a los demás. Si todavía no lo has conseguido necesitarás también una cuerda o correa larga para que se pueda mover, pero limitarle el acceso a zonas conflictivas.

Artículo de Ignacio del Moral, veterinario de Clinivet.

Abierta la playa de Llevant en Barcelona un mes y medio después de lo esperado

El ayuntamiento argumenta que era imposible abrir la playa de Llevant antes debido a trámites burocráticos

Espai gos lamenta que los trámites para que la playa abriera antes no se hayan hecho con más antelación

Aunque el Ayuntamiento de Barcelona afirma que en ningún momento dijo que el mes de mayo la playa de Llevant ya estaría abierta, usuarios y bañistas esperaban acceder a la única playa para perros de Barcelona a finales de mayo o principios de junio. Pero no ha sido hasta el 14 de julio que la playa de Llevant, con 1.250m2, ha abierto sus puertas a los bañistas definitivamente. Entretanto, los usuarios han accedido igualmente, aunque oficialmente no estuviera abierta, y el Ayuntamiento no ha tomado medidas punitivas hacia los usuarios que han pasado por alto la prohibición.

Pero ¿por qué este año la playa de Llevant ha abierto sus puertas tan tarde? El ayuntamiento argumenta que, por primera vez, la playa para perros ha adoptado un estatus de permanencia, es decir, a partir de este año la playa de Llevant estará disponible para perros todos los veranos. La decisión llega después de la buena acogida de la playa los dos años anteriores en que el proyecto era sólo una prueba piloto. Los estudios, informes y tramitación legal, explica el consistorio, han retrasado la puesta en marcha de esta playa, que requiere de equipamientos y logística propia y que no han permitido que se abriera con garantías hasta el 14 de julio.

El consistorio asegura, por tanto, que no se podía evitar el retraso. Desde espai gos, la plataforma animalista que defiende espacios dignos para perros, son críticos con la posición del Ayuntamiento. «El hecho de que la playa se haya abierto el mes de julio, con un retraso de 49 días, implica que no se han hecho bien las cosas. El trabajo se debería haber hecho cuando tocaba y la playa habría podido estar habilitada mucho antes «. Las críticas de la asociación animalista apuntan también hacia el poco espacio para perros en las playas barcelonesas: «Llevant no es una playa para perros, sino un área de recreo para perros dentro de una playa, que es muy diferente «, dicen fuentes de la organización.

La playa de Llevant es la única cala disponible para perros en periodo estival. Cuenta con 1.250 metros cuadrados, un servicio de información con dos técnicos ambientales que supervisan que los perros estén identificados, un servicio de limpieza manual y un servicio de calidad del agua y la arena. Los perros potencialmente peligrosos deben ir atados y con bozal. Además, todas las normas de civismo animal son aplicables en esta área para perros.

 

La playa de perros de Barcelona vuelve a abrir sus puertas

Tras la gran acogida que tuvo el verano pasado la prueba piloto de la playa de perros de Llevant, el Ayuntamiento de Barcelona decidió consolidarla. Desde el 1 de junio hasta el 25 de septiembre, una parte delimitada y cerrada de la playa de Llevant (la que está situada más al norte de Barcelona) está abierta a los perros.

La playa consta de un urinario para perros así como de una ducha exclusiva para perros. El Ayuntamiento de Barcelona destina en este espacio una importante tarea de limpieza para evitar que la arena o el agua puedan deteriorarse. Los análisis que hizo la Agencia de Salud Pública del año pasado, después de la prueba piloto, detectaron algunas pequeñas alteraciones «asumibles» en la arena, según el comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Frederic Ximeno. El verano pasado utilizaron la playa un total de 13.000 perros, desde el 19 de julio (cuando abrió) hasta el 25 de septiembre. Según el Ayuntamiento, a pesar de tanta afluencia perruna y humana, no se registraron problemas. La valoración del equipo de gobierno fue muy positiva.

Para utilizarla, hay que tener el perro debidamente censado y, como siempre, ser respetuoso con el espacio. La playa tiene límite de aforo para garantizar la buena estancia de los animales. No puede haber más de 100 perros en los 1.250 metros cuadrados que ocupa la playa.

Recuerda que para ir con el perro en la playa hay que tomar algunas precauciones y que además de la de Llevant, hay muchas playas más repartidas por toda Catalunya, donde puedes ir con su perro.

Los perros toman la playa de Barcelona

«Yo no tengo perro pero ¿por qué debería cambiar de playa? Son animales, aquí pueden estar tranquilamente «, decía un bañista satisfecho

«Ya tocaba. Era un pequeño derecho que todavía faltaba por dar a los perros «, celebraba este martes Xavier Serés, un vecino de 30 años mientras Poncho parecía que buscara petróleo bajo la arena de la playa de Levante, en Barcelona. A primera hora de la tarde del día del estreno de la tan esperada playa, Poncho era de los pocos perros que se bañaba. «La verdad es que el mar hoy no acompaña», reconocía Serés. Las altas ondas obligaban a la Cruz Roja a hacer ondear la bandera amarilla.

La mayoría de bañistas intentaban, con poco éxito, motivar a sus perros para que superaran el miedo inicial y se bañaran con ellos retando así a las olas que querían boicotear el estreno. Los perros miraban preocupados como sus dueños se perdían en el mar y ladraban nerviosos sin saber cómo enfrentarse a aquel gigante salado. Y es que este martes era el primer día para todos: para los bañistas, para el Ayuntamiento de Barcelona y también para los perros. Tragar agua salada de una ola gigante impresiona. Especialmente la primera vez. Si la experiencia funciona, la playa de Levante continuará siendo para perros después del verano. La comisionada de Ecología de Barcelona, Eva Herrero, ha recordado esta mañana que el área para perros es una prueba piloto que podrá modificarse después de esta temporada y de ser evaluada con los vecinos. Funcionará hasta el 25 de septiembre.

En este sentido, Herrero ha recordado que cuando se modificó la ordenanza de animales en el anterior mandato, «hubo muchas opiniones contrarias», especialmente por permitir el acceso de perros en el Metro, pero la experiencia ha demostrado que los miedos eran injustificados.

«Esperamos que, con este tema, pase exactamente lo mismo», ha añadido Herrero y, para calmar las voces contrarias ha explicado que se trata de una porción ínfima del litoral de la ciudad, de cerca del 0,2% de la superficie total.

Mientras Herrero atendía a los curiosos periodistas desde el Ayuntamiento de Barcelona, la familia del Moisés Dumon intentaba hacer un baño con Tina y el Denver. «Los perros se lo han pasado muy bien… pero yo no creo que vuelva porque no hemos conseguido estar muy tranquilos y nos han llenado la toalla de arena continuamente”, lamentaba. A pocos metros, un bañista sin perro miraba el espectáculo. Daddi, un señor italiano que viene todas las tardes a esta playa desde hace diez años sea verano o invierno, sonreía tranquilo. «Yo no tengo perro pero ¿por qué debería cambiar de playa? Son animales, aquí pueden estar tranquilamente», decía satisfecho.

Barcelona ya tiene desde este martes una playa para perros

Para acceder hay que tener el perro censado y con el microchip pertinente. La nueva playa para perros es una prueba piloto que terminará el próximo 25 de septiembre

Barcelona ya tiene una playa para perros. La nueva playa que acepta la presencia del mejor amigo del hombre es la de Levante, la playa ubicada más al norte de la ciudad de Barcelona. La apertura, esperada y reivindicada durante años para los dueños de los perros de la capital catalana, es una prueba piloto que terminará el próximo 25 de septiembre. Será a partir de esta fecha cuando se decidirá si la iniciativa ha funcionado correctamente y si la playa sigue abierta a los perros para siempre. En octubre se considera que la temporada de baño ya se ha terminado y los perros ya pueden ir a la playa libremente.

Con esta decisión, Barcelona se suma a la lista de municipios catalanes que destinan una de sus playas para los perros.

El espacio está delimitado por un vallado de madera y ocupa 1.200 metros cuadrados. Debido a las limitaciones de espacio sólo se podrá entrar hasta que se considere que la playa esté llena. Se calcula que en la nueva playa podrán refrescarse al mismo tiempo un total de 100 perros.

Mientras dure la prueba piloto, habrá dos informadores que explicarán el funcionamiento del espacio y que controlarán que sólo entren las personas que cumplan con la legislación vigente, es decir, que tengan su perro censado y con microchip. En el caso de los perros considerados potencialmente peligrosos, será necesario que vayan atados y con bozal en todo momento, disponer de la licencia pertinente y que el dueño tenga más de 18 años.

Tal y como avanzó Animalados hace unas semanas, en el espacio habrá también duchas para personas y para perros, bebederos para los perros y también urinarios para que los perros puedan hacer sus necesidades.

En el resto de las playas de Barcelona, el baño de los perros continúa prohibido durante los meses de verano.