“En España se quiere más a los perros porque no se conoce lo suficiente a los gatos”

Ruth Manzanares, especialista en comportamiento felino, gestión de refugios y de colonias, lleva décadas combinando teoría y práctica en su compromiso con los animales. Esta madrileña entiende bien a los gatos y ayuda a familias y asociaciones con trucos necesarios para una convivencia feliz.

¿Podríamos decir que el gato, en España, es el gran desconocido y por eso somos el único país europeo donde las familias tienen más perros?

Absolutamente, los tópicos dominan el imaginario colectivo sobre los gatos. Además de esto, no hay una inquietud generalizada por conocer las características, necesidades y comportamiento real de los gatos con los que convivimos. Esta falta de conocimiento se refleja también en los gatos de vida libre, o comunitarios, que tienen características de comportamiento muy diferentes a los gatos que conviven con las personas de forma estrecha y sobre los que hay aún un mayor desconocimiento. Seguramente el avance de los gatos vaya parejo a un aumento del conocimiento y también de la vida urbana y de la mayor capacidad para entender las necesidades específicas de perros y gatos.

Dinos tres grandes tópicos erróneos que deben soportar los gatos…

Que son ariscos y poco amorosos, que necesitan poca atención y que nunca se caen por ventanas y balcones. Los tres son muy perjudiciales para ellos por diferentes motivos.

¿Es verdad que no necesitan de nuestra compañía y puedes dejarlos días solos si tienen comida y agua?

Cada gato, como individuo, tiene un carácter y unas necesidades distintos. Aunque en principio no tienen las mismas necesidades de afecto y atención que un perro, esto no siempre es así, por lo que una ausencia prolongada puede resultarles muy traumática, especialmente a gatos que viven sin otros gatos. Cuando viajamos o salimos de vacaciones, tenemos este dilema. Es importante entender que el gato, como animal territorial no está a gusto fuera de su hogar, así que es mejor que se quede en casa al cuidado de alguien que pase todos los días para atenderle, vigilando siempre que no deje de alimentarse o que lo pase mal por estrés. Pero debemos considerar cada gato como un caso único y valorar lo mejor para su bienestar.

Menos del 7% de los gatos llevan microchip. ¿Por qué? Identificar es proteger, ¿no?

Probablemente tenga que ver con la escasa asistencia al veterinario de los gatos lo que, por otra parte, es un error muy grave. Cualquier gato, salga o no a la calle, necesita sus vacunaciones periódicas y sus revisiones de salud anuales para prevenir enfermedades. La identificación es fundamental para proteger a nuestros gatos en caso de pérdida y es una forma de protección insustituible, además de ser obligatoria en muchas Comunidades Autónomas.

La identificación con chip es fundamental para proteger a nuestros gatos

¿Qué problemas de comportamiento son los más habituales?

El más habitual sin duda alguna es la eliminación inadecuada, que tiene lugar cuando el gato micciona y defeca fuera del arenero. Es, sin duda, el más frecuente porque es un elemento que provoca una mala convivencia en el hogar, aunque cuando llegan a ese punto generalmente ya han mostrado otros signos de estrés o problemas de comportamiento que, o bien sen han asumido, o se han pasado por alto. Otros signos muy frecuentes son la agresividad intraespecífica (entre gatos), el juego excesivamente brusco con personas o la destrucción excesiva en casa.

¿Qué habría que hacer para prevenirlos?

Para prevenir cualquier problema de conducta debemos dar a nuestros gatos un entorno adecuado y enriquecido que permita que puedan expresar todos sus comportamientos de forma natural. Eso unido a atención, control veterinario y una correcta comprensión de su comunicación y forma de ver el mundo, son las claves del éxito.

Los expertos en gatos escaseáis. ¿Cómo distinguir a los que saben de los que no? ¿Qué consejos nos deberían dar pistas de que quien los da no es adecuado?

Desconfía siempre de cualquier experto en comportamiento que te de soluciones rápidas o fáciles, que te garantice resultados sin esfuerzo. Y sobre todo de aquel que ejerce cualquier tipo de violencia o intimidación para lograr sus objetivos.

¿Cómo es la familia ideal para incorporar un gato al hogar?

Una familia consciente, que ha hecho un análisis previo de sus posibilidades, las responsabilidades a adquirir, tanto económicas como de esfuerzo y adaptación personal. La familia que adopta al gato que mejor se adapta a su forma de vida y no adopta por impulso o capricho por un individuo concreto.

¿Es verdad que las adopciones de gatos de dos en dos son muy recomendables?

En la mayor parte de los casos sí, pero hay excepciones. En una adopción siempre hay que considerar el carácter de cada individuo y que sea la combinación óptima. Hay gatos que, por diversos factores, no quieren compañía de su propia especie.

¿Qué elementos dan garantías para evitar caídas y escapes?

No todos los que pueden parecerlo. Las protecciones en ventanas, balcones y similares deben ser sólidas y duraderas y someterse a revisiones periódicas para valorar su integridad. Hay que huir de soluciones poco fiables que nos pueden costar un disgusto después. Pero siempre hay que poner medidas.

¿Cómo ves la relación de los gatos y los niños?

Factible siempre que la combinación del carácter del gato y el niño sea compatible y, sobre todo y fundamental, que los progenitores pongan normas y dejen espacios de seguridad al gato para que se evada cuando quiera.

Niños y gatos, una relación factible

¿Qué cinco consejos hay que seguir a rajatabla para que la visita al veterinario con el gato sea fácil?

El primero y más importante, que tu veterinario tenga un buen manejo del gato. Si la experiencia del gato en la consulta es más traumática de lo necesario con un manejo amable y especializado, puede suponer un problema en futuras visitas. Valora la capacidad y conocimientos de manejo del veterinario de elección. Por nuestra parte, la habituación al transportín en casa, el buen manejo al introducirlo, el uso de un cubretransportín para minimizar el impacto visual de la salida del gato a la calle, mantener al gato alejado de perros y otros estímulos negativos en el trayecto y en la sala de espera… es un proceso completo.

¿Veremos avances concretos en la consideración general de los gatos en España?

Poco a poco estamos observando un mayor interés en sus cuidados, comportamiento e incluso, medicina específica. Probablemente en unos años la tendencia irá en aumento gracias a una mayor y más madura tenencia responsable de los mismos.

Formas parte de una escuela de formación en cuidados que se llama Más Vida. ¿Cuándo y por qué nació?

Educa Más Vida surgió desde la protectora Más Vida, tras muchos años de actividad. Nos dimos cuenta de que las nuevas protectoras no tenían una formación que a nosotros nos había costado años y muchas búsquedas en diferentes fuentes, a base de mucho esfuerzo. En aquel momento pensamos que podíamos ser más útiles transmitiendo el conocimiento adquirido en nuestras distintas especialidades para facilitar la labor de esas nuevas generaciones.

¿Estás observando cambios en la implicación y el interés de la gente de las protectoras? ¿En qué sentido?

En los últimos diez años el crecimiento de la protección animal ha sido exponencial, en gran parte gracias a la expansión de las redes sociales. Quizá el mayor problema que afronta la protección animal ahora mismo es la atomización, la división en muchas protectoras pequeñas donde se multiplican los esfuerzos. Seguramente en unos años asistiremos a la unificación en entidades de mayor tamaño y a una profesionalización que, unidas a la implicación creciente, auguran un futuro muy prometedor.

¿Qué ofrecéis y cómo os pueden contactar las personas interesadas?

Ofrecemos formación en comportamiento canino y felino, gestión de albergues y de grupos humanos, cursos para adoptantes, para voluntarios, sobre marketing, gestión documental, habilidades sociales, modificación de conducta canina y felina, gestión de colonias y cualquier formación relacionada hecha a medida para la entidad. Las formaciones y asesoramiento para las entidades son gratuitas, sólo pedimos los gastos de desplazamiento y dietas. Pueden contactarnos en educa@apamasvida.org

“Si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido”

La pandemia del coronavirus permitió que muchos animales descansaran en paz durante dos años, lejos de la tortura y el maltrato que sufren durante los espectáculos taurinos. Lamentablemente, con la mejoría en la evolución del virus, el sector de la tauromaquia parece haber despertado, siempre gracias a las ayudas públicas que reciben desde los distintos gobiernos.

Con el fin de realizar una radiografía de la situación actual de la tauromaquia en España, Animalados ha entrevistado a Encarna Carretero, encargada del departamento de comunicación de ANDA (Asociación Nacional para la Defensa de los Animales), una asociación que lleva desde el 1989 trabajando por una mejor protección de todos los animales, entre ellos, todos aquellos que sufren la violencia gratuita y desgarradora de los espectáculos taurinos.

¿Cómo está siendo el regreso de la tauromaquia en España tras la pandemia? ¿Se han reducido el número de espectáculos o, por lo contrario, ha regresado con más fuerza?

El parón de los espectáculos taurinos a causa de la pandemia supuso una gran alegría para nosotros, aunque éramos realistas y sabíamos que más tarde o tempranero, por desgracia, iban a volver. Los animales han tenido dos años de tranquilidad, sin ser maltratados en las plazas de las torturas.

La caída de la actividad taurina es una realidad indiscutible. Lo que ocurre es que, con el parón de la pandemia, cuando ha vuelto a celebrarse algún festejo taurino después de tanto tiempo, como pasó el 2 de mayo en Las Ventas, consiguieron llenar la plaza, eso sí, con el aforo permitido por las limitaciones del covid.

Que se hayan llenado algunas plazas no quiere decir que el regreso de la tauromaquia esté siendo un éxito total, lo que sucede es que cuando hay un parón largo provocado por cualquier motivo, todo se coge con más ganas. Esto mismo está sucediendo con conciertos, eventos deportivos, etc. Los taurinos, que están deseando ver sangre a todas horas, cogieron con más interés el regreso de estos espectáculos porque han estado dos años sin poder celebrar ninguna fiesta taurina y sin poder acudir a ninguna plaza.

La tauromaquia está en decadencia, esto es un hecho indiscutible. Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007. Por este motivo, cuando los taurinos hablan de un gran regreso y una gran acogida de estos espectáculos tras la pandemia, de alguna manera, lo dicen porque necesitan vender este mensaje.

«Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007»

Es importante destacar que el 77,5% de los festejos taurinos, según datos del 2019 de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), se concentran en tan solo cuatro comunidades autónomas: Andalucía, Castilla y León, Castilla y la Mancha y la Comunidad de Madrid. Por tanto, los datos indican que la tauromaquia se encuentra en decadencia total.

Durante el pasado mes de octubre las redes sociales ardieron pidiendo al gobierno el fin de las becerradas. ¿Las becerradas son el máximo exponente de crueldad de la tauromaquia?

Las becerradas, sin duda, es una de las formas de lidia más crueles que existen, especialmente por dos razones fundamentales. La primera es que en esta modalidad se maltratan animales menores de dos años, para los que el sufrimiento físico y psíquico de las corridas se ve incrementado por su mayor fragilidad, reducida capacidad de reacción y desesperada necesidad de sentirse protegidos por su madre y su manada.

Si bien el toro adulto apenas muge cuando es atacado con el fin de mostrar fortaleza, los becerros sí que mugen de manera desesperada durante la lidia, intentando atraer la atención de los suyos. Una escena que desgarran el corazón de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

La segunda razón es que en las becerradas, normalmente, lidian personas inexpertas, ya sean estudiantes de escuelas de tauromaquia o incluso en muchas ocasiones aficionados que clavan los instrumentos de tortura en lugares indebidos, extrayéndolos y clavándolos una y otra vez tras intentos infructuosos, causando un tormento terrible a estos pequeños animales.

Los becerros, víctimas de las becerradas, una de las modalidades más crueles de la tauromaquia

¿Existen datos oficiales del porcentaje de población española que está a favor y en contra de estos espectáculos violentos?

En las encuestas de población general siempre salen ganando los antitaurinos. Por tanto, lo que gana es la empatía de una población que, afortunadamente, cada vez se muestra más en contra de estos espectáculos. El 78% de los españoles está en contra de las subvenciones a la tauromaquia (YouGov, 2018). Mientras que el 84% de los jóvenes no se sienten orgullosos de vivir en un país en el que las corridas de toros son una tradición (Ipsos Mori, 2015).

En datos de votantes, el 81,4% de los españoles no están a favor de la tauromaquia, pero solo el 46,7% la prohibiría. El 52,4% de votantes menores de 35 años, sí que prohibirían la tauromaquia, por tanto, una vez más estamos ante un tema generacional. Por otro lado, entre lo que son hábitos culturales, solo el 5,9% de la población acudió a una corrida de toros, novilladas o rejones. Si consideramos todos los festejos taurinos, incluidos los que se celebran en la calle, el 7,9% de la población ha presenciado alguna vez esta clase de espectáculos.

El bajo porcentaje de personas que han acudido a estos espectáculos contrasta con el porcentaje de población que ha consumido otras expresiones culturales. Por ejemplo, 87,2% música, un 57,8% cine, un 50% museos, un 46,7% galerías y exposiciones y un 26,8% de bibliotecas. Hablamos de datos que tienen como fuente al Ministerio de Cultura y que confirman que solo el 5,9% de la población consume la tauromaquia, una clara minoría.

Teniendo en cuenta el porcentaje predominante de rechazo social hacia la tauromaquia, ¿por qué todavía existen estos espectáculos en España?

Estos espectáculos tan aberrantes siguen vivos porque los políticos que tenemos se empeñan en que hay que seguir dando dinero y manteniendo a este sector. A pesar de que el empleo del sector taurino es precario y endogámico se siguen manteniendo a costa de las subvenciones públicas. Nosotros desde ANDA siempre decimos que si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido, y ellos lo saben.

Las fiestas o espectáculos taurinos no solo incluyen las corridas de toros, sino un numeroso conjunto de tradiciones y festejos populares vinculados al mundo del toro que es lo que se conoce como tauromaquia. El 12 de noviembre de 2013 sacaron la Ley 18/2013 para la Regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural en la que la tauromaquia pasó a ser catalogada como patrimonio cultural y a depender del Ministerio de Cultura que, a través de esta ley, está obligado a darle dinero.

“El carácter cultural de la tauromaquia es indiscutible y merece ser preservado como un tesoro propio de nuestro país, rico en culturas distintas”. Este es el mensaje de la Ley 18/2013, una ley que hizo el PP en 2013 y que protege a la tauromaquia. Los políticos de nuestro país tienen muy poca empatía hacia los animales, especialmente, hacia los pobres toros, becerros y novillos que tienen que aguantar estas tradiciones y torturas porque un porcentaje reducido de la población disfruta con la sangre.

Los caballos, otros animales que también sufren el maltrato propio de los espectáculos taurinos

¿Por qué las personas menores de edad puedes acudir a estos festejos de violencia, maltrato y tortura?

Para ANDA, uno de los aspectos más dañinos de la tauromaquia para la sociedad es la frecuente presencia de menores. El tema de las edades en las plazas depende de cada comunidad autónoma, pero en España en general no hay ninguna normativa que prohíba la entrada de menores a estos recintos.

No podemos ignorar las recomendaciones que se hicieron el 12 de febrero del año 2018 por parte de la máxima instancia en derechos de la infancia de la ONU, en su sección violencia hacia la infancia, donde señaló que “con el fin de prevenir los efectos perjudiciales de la tauromaquia en los niños, el comité recomienda que el Estado español prohíba la participación de menores de 18 años como toreros o como espectadores de eventos taurinos”, unas recomendaciones que el gobierno español ha ignorado por completo.

Para nosotros, esta recomendación por parte de la ONU fue una noticia estupenda y muy celebrada, porque se trata de un organismo muy importante que ha mostrado su rechazo hacia la presencia de menores en este tipo de espectáculos tan crueles, que lo único que provocan es la desensibilización de los niños hacia los animales y que causan que en un futuro puedan desarrollar actitudes violentas.

¿Cómo se financia la tauromaquia en España?

La tauromaquia sobrevive gracias a las subvenciones públicas. En España este sector recibe fondos de la Política Agraria Común (PAR), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones y de los Ayuntamientos.

Mientras sectores imprescindibles como la sanidad o la educación necesitan ayuda urgente, especialmente tras la pandemia, millones de euros del dinero público son destinados a mantener con vida la tauromaquia.

«Estamos siendo partícipes, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia»

Estamos siendo partícipes de alguna manera, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia. Gran parte del dinero de nuestros impuestos está dirigido a mantener lo que es un maltrato animal.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia en España o queda mucho camino por recorrer?

La tauromaquia está en decadencia y nosotros no nos vamos a rendir. Estamos concentrados en campañas en redes sociales, especialmente en Twitter, que es una red social en la que podemos etiquetar a alcaldes y políticos, de manera que les llega el mensaje de rechazo por parte la sociedad. Los políticos deberían escuchar y hacer caso a lo que reclama la mayor parte del país.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia? Yo sinceramente pienso que sí. Poco a poco ya está sucediendo y los taurinos lo saben y se están dando cuenta porque no se llenan las plazas. Muchas veces tienen que regalar las entradas para intentar llenarlas. Estamos cansados de ver festejos o corridas en Las Ventas o en cualquier otra plaza y están vacías. Además, este negocio no es sostenible, pero siguen recibiendo dinero y más dinero por parte de los políticos.

Como hemos dicho, las subvenciones principalmente vienen de la Política Agraria Común (PAC), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas y también de las diputaciones, alcanzando los 500 millones de euros. Cuando se corten estás ayudas públicas el sector taurino dejará de funcionar. Se trata de una actividad que no tiene ningún futuro y está destinada a la desaparición. Invertir en tauromaquia hoy en día es como invertir en máquinas de escribir.

«La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro»

La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro. Estas personas tienen que pensar que ya no estamos en la Edad Media. Antes se quemaban a personas en la hoguera, o se fusilaban a personas en medio de una plaza, pero estas escenas horribles forman parte de nuestra historia. De lo que se trata es de avanzar y no quedarse anclado. Estamos en el siglo XXI, no podemos seguir teniendo festejos taurinos para que unos pocos se lo pasen bien a costa de la tortura animal.

¿En qué iniciativas en contra de la tauromaquia trabaja la asociación ANDA actualmente?

La plataforma La Tortura No Es Cultura, a la que pertenecemos desde hace diez años, se creó entre varias asociaciones con el objetivo de luchar contra la tauromaquia, y esto es lo que estamos haciendo. Hemos impulsado muchas campañas en redes sociales, como hace poco, una en la que pedíamos el fin de las becerradas, logrando más de 13.000 tweets que llevaron el hashtag #BecerradasNuncaMás y alcanzando el Top 3 de tendencias en Twitter. Todo un éxito.

Además, subimos contenidos y noticias a través de nuestra página web para que las personas puedan conocer la realidad de maltrato y tortura que sufren los animales en los espectáculos taurinos. Los toros no son los únicos animales torturados en estos festejos, desgraciadamente hay más víctimas, como los caballos. Intentamos hacer mucho hincapié en que no debemos olvidar a estos otros animales que sufren mucho dolor físico y psíquico.

También luchamos en contra de la declaración de la tauromaquia como bien de interés cultural. Hemos organizados manifestaciones antitaurinas y campañas con el fin de trasladar el deseo de la mayor parte de la población, que no es otro que poner fin a un espectáculo retrogrado. Los espectáculos taurinos no tienen cabida en nuestra sociedad. Si alguien sufre, ya no es una fiesta.

“Durante la pandemia muchos animales vivieron un rato de paz y se olvidaron del maltrato que sufren en los espectáculos”

Conocemos de primera mano a APASDEM y analizamos el estado general en el que se encuentran los animales en México. El abandono de animales de compañía, los espectáculos con animales, el Mercado de San Bernabé, etc., son algunos de los temas que abordamos en esta interesante entrevista.

Animalados ha hablado con Susana Cruz, directora de Naturaleza Animal y portavoz de APASDEM, una agrupación de organizaciones animalistas mexicanas que luchan por lograr acuerdos con las autoridades y con la sociedad en general con el objetivo de poner fin a la crueldad hacia los animales no-humanos. 

¿Qué es APASDEM? ¿Qué motivó la creación de esta agrupación?

APASDEM es Agrupaciones por los Animales de México. Surge en 2006 a partir de la necesidad de unir fuerzas para seguir con los avances legislativos en favor de la defensa y del bienestar animal. Somos una coalición que actualmente cuenta con 66 organizaciones de todos los estados de la República. Cada organización que forma APASDEM tiene su propia dedicación: animales de compañía, animales explotados para el consumo, fauna silvestre, animales marinos, experimentación animal, tauromaquia, etc. Abarcamos todos los temas relacionados con la defensa y el bienestar animal.

¿Cuáles son los objetivos de APASDEM como agrupación?

El objetivo principal es lograr una comunicación asertiva con las autoridades e instancias que se dedican en México al bienestar animal para conseguir así erradicar la violencia hacia ellos. Nuestra intención es cambiar la legislación. Actualmente existe una legislación, pero es una legislación que aún regula la explotación y la violencia hacia los animales, entonces la idea es trabajar con ellos para lograr en algún momento erradicar por completo la legalización de ciertas prácticas como son la charrería, tauromaquia, peleas de gallos o la actividad cinegética, entre muchas otras.

También queremos que se hagan valer los logros que se obtienen, ya que en materia de perros y gatos sí que hay avances, pero también hay mucha falta de voluntad. Entonces, nuestra misión es esta, estar en contacto directo con autoridades y sociedad para ver cómo podemos ir engranando y haciendo cambios que realmente beneficien a los animales.

«Queremos que los centros de control canino se conviertan en centros de esterilización masiva»

¿En qué proyectos está trabajando APASDEM actualmente?

Trabajamos en muchos proyectos, además nos dedicamos a la atención de cualquier tipo de denuncia por maltrato o violencia animal, ya sean domésticos o salvajes. En México, las leyes se distinguen por maltrato, sanciones administrativas y crueldad animal, que es lo que ya está tipificado en los códigos penales y tiene una pena más fuerte.

Estamos en diferentes coaliciones y formamos parte de la Red Internacional Antitauromaquia y de la Coalición Nacional Muuk Wakax-Fuerza Toro, ambas con el objetivo de erradicar toda actividad relacionada con la tauromaquia.

Por otro lado, trabajamos también en proyectos educativos con el objetivo de mejorar el trato a la fauna silvestre y su no-comercio. En estos proyectos abarcamos el comercio ilegal de fauna silvestre, pero transmitimos la idea de que no hay que comercializar con ningún tipo de animal.

Tenemos también el proyecto de Conversión de los Antirrábicos (centros de control canino) que son los lugares donde el Gobierno hace la recolecta de perros y gatos en situación de calle. Estos animales están en un infierno y hemos trabajado mucho en mejorar su situación. Por ejemplo, nos hemos dedicado mucho a eliminar la electrosensibilización, ya que aquí se mataba a los perros electrocutándolos. Lo que proponemos es que, más que un lugar de matanza, estos lugares se conviertan en centro de esterilización masiva gratuita.

Por último, tenemos el Mercado de San Bernabé en el que hemos batallado mucho y seguimos trabajando para que se ponga fin a las malas prácticas que se tienen con los animales en este lugar. Tenemos varios logros y avances, sin embargo, queda mucho por hacer.

¿Qué es el Mercado de San Bernabé? ¿Qué acciones lleváis a cabo para acabar con la situación de maltrato que viven los animales en este mercado?

Es un mercado abierto ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México, que se instala periódicamente en la calle, aquí le llamamos “tianguis” y se hace sobre ruedas. En este mercado se vende de todo. Encuentras ropa, alimento… y tiene su parte de venta de animales, tanto fauna silvestre como animales de compañía. Podemos encontrar perros, équidos o “animales de desecho”, que son especialmente todos aquellos caballos que ya no quieren para las carreras. Además hay cerdos, vacas, chivos, etc.

La situación es que, como el kilo de carne vale más si el animal está vivo, en general, los caballos que son los que llegan al mercado en muy mal estado, explotados y maltratados, se les obliga a permanecer en pie, incluso sujetándolos con palos. Lo que nosotros hemos conseguido con nuestras protestas y nuestro trabajo de varias años es que, antes llegabas y decías quiero este caballo y allí mismo lo abrían en canal y hacían la matanza, ahora esto afortunadamente ya no es así.

Sin embargo, las prácticas siguen siendo terribles en este espacio. Puede llegar cualquier cliente con un coche y comprar cinco chivos y meterlos a todos dentro del vehículo. Las condiciones de los animales allí son horribles, tanto en el transporte como en la estancia.

Otro avance importante con el mercado es que se consiguió que hubiera médicos veterinarios de la UNAM vigilando el trato ético hacia los animales o que se les pusiera rampas para bajar de los camiones, ya que antes se les lanzaba directamente provocando lesiones en las patas. En este mercado existe maltrato en todos los sentidos y sin límite.

Animales amontonados y maltratados en el Mercado de San Bernabé-APASDEM

¿Por qué las autoridades competentes no frenan una brutalidad tan flagrante como la existente en el Mercado de San Bernabé?

La realidad es que el mercado no cumple con ninguna normativa, pero el gobierno lo permite. El caso de San Bernabé es solo un ejemplo de muchos mercados de este estilo que hay en México. Se escudan en que la gente que vende animales en estos mercados forma parte de una comunidad específica.

El problema es que como sociedad existe una normalización hacia estos espacios, donde ven a los animales como objetos y no importa sus condiciones. En estos lugares hay niños que tienen que ver unos niveles de violencia muy alto, una violencia que aquí esta normalizada. Las autoridades están dentro de ese conjunto que no da importancia al bienestar de los animales y que piensan que los animales son para comer y que estas acciones forman parte de su destino. Todavía aquí no le dan tanta importancia al valor de la vida de un animal. A pesar de los avances logrados, nosotros lo que queremos es que estos mercados se cancelen y dejen de existir.

Animales muertos y maltratoados tras rituales celebrados en el Mercado de San Bernabé-APASDEM

«La sociedad mexicana comienza a darse cuenta de la necesidad de acabar con la violencia y maltrato animal»

¿En qué estado general se encuentra la relación de respeto entre los animales humanos y los no humanos en México? ¿Se trata de una sociedad que avanza en el respeto y el buen trato hacia los animales?

Yo creo que a la sociedad mexicana le empieza a interesar el bienestar de los animales. Los activistas hemos hecho mucho trabajo, ahora por lo menos entramos con más facilidad a congresos e incluso nos buscan para cuestiones de legislación. Actualmente también tenemos más presencia en los medios de comunicación, incluso con programas especializados en algunos canales donde se habla de la importancia de respetar a los animales. También en las escuelas nos buscan para que llevemos a cabo charlas, a pesar de que no hay una materia como tal, que es en algo en lo que estamos trabajando.

Sentimos por tanto que se trata de una sociedad que comienza a darse cuenta de la necesidad de acabar con la violencia y maltrato animal, así se demuestra también en las redes sociales. No se trata de algo general, pero si una gran parte de la sociedad tiene actualmente más conocimiento y más empatía. En ciertas ciudades ya se conocen los términos vegetarianismo o veganismo, ya no es como antes que llegábamos a estos sitios y se extrañaban.

En cuestiones como los espectáculos con animales sí que pienso que se ha avanzado mucho. Se han hecho encuestas y un 75% de los encuestados no están de acuerdo con las corridas de toros, por tanto, esto es algo que ya rechaza la sociedad y que se puede ver en la reducción de asistencia de público a las plazas de toro.

Por otro lado, cuando a los ciudadanos se les enseña por ejemplo qué es lo que sucede con los animales en mercados como el de San Bernabé, sí que existe una reacción de rechazo. La mayoría de las personas no tienen idea de dónde viene ese pedazo de carne que consumen. Hay organizaciones también que se dedican a compartir vídeos para demostrar lo que sucede con los animales en muchos sitios. Yo creo que gracias a la diversidad de acciones por parte de las organizaciones animalistas hemos logrado ir despertando a la gente, pero aún nos queda mucho por entender y por cambiar la relación que tenemos con los demás animales.

¿En qué situación se encuentra el abandono de animales de compañía en México? ¿Sale gratis abandonar a un perro?

Estamos desbordados. Antes de la pandemia ya estábamos desbordados en cuanto a abandono animal, pero ahora la situación ha empeorado. Por poner un ejemplo, en Ciudad de México se estimaba que al mes tan solo en los centros de control canino o antirrábicos llegaban de 7.000 a 12.000 perros, tanto de la recolección que hacían como de los perros que entregan los propios tutores. A esto hay que añadir todos los canes que llegan a los refugios y a las casas que funcionan como hogar temporal, yo por ejemplo nunca he bajado de diez perros en casa.

La pandemia ha provocado un aumento del abandono, no solamente en las calles o en los centros antirrábicos, sino también en los casos de animales que se quedaron en las casas tras la muerte de los responsables por culpa del covid. Los familiares buscan qué hacer con estos animales, hablamos de hogares con tres, cuatros o quizás diez perros que se quedaron allí y no saben qué hacer con ellos.

La pandemia ha causado un boom en el abandono y además provocó que bajaran las adopciones. Esta situación ha afectado en lo económico, muchas personas perdieron su trabajo y tienen menos para sobrevivir, por este motivo se han abandonado más animales. Actualmente muy poca gente está buscando animales para adoptar. Si de por sí antes ya costaba dar adopciones, ahora la situación es crítica.

En México te sale gratis abandonar a un perro. Sí que hay una ley que dice que esta acción es una falta administrativa, igual que tenerlo abandonado en la azotea o no darle de comer, pero la realidad es que hay tantos casos que las autoridades solo sancionan aquellos más sonados o sobre aquellos que más presión hemos realizado. La ley es laxa, pero las autoridades encargadas de hacerla valer lo son todavía más. A pesar de ser laxa, si se aplicara en un 20% o 30% la ley actual, estaríamos en una situación mejor. Nuestra lucha por tanto está en que se aplique la actual ley a la vez que queremos mejorarla.

«No hay una carretera en México en la que no encuentres un perro abandonado»

¿Es cierto que muchos de los perros y gatos abandonados en México se convierten en animales salvajes? ¿Es la esterilización la solución al problema del abandono?

Algunos perros abandonados en terrenos naturales se agrupan formando jaurías y lo que hacen es buscar maneras de sobrevivir. Lo mismo sucede con los gatos que forman colonias. Las áreas naturales están llenas de perros y gatos porque son los lugares donde la gente abandona a los animales. No hay una carretera en la que no encuentres un perro abandonado.

Las organizaciones y agrupaciones animalistas no damos abasto para recoger a todos los animales. Por tanto, es un hecho que algunos espacios se están convirtiendo en un “problema” por la presencia de estos perros o gatos abandonados. Hay que tener en cuenta que el problema real no son estos animales, sino la acción del abandono. Ellos tan solo están tratando de sobrevivir.

La esterilización es muy importante, si bien no es la única solución es parte de ella. Luchamos mucho porque dentro del protocolo de adopción la gente entregue a los perros esterilizados. Estamos otra vez ante lo mismo, como este tema está desregulado pues la gente hace lo que quiere. Hay campañas de esterilización por parte de los estados y de los ayuntamientos, pero muy pocas para las que realmente se necesitan. La mayoría de las campañas son las que hacemos las organizaciones animalistas.

¿Se celebran espectáculos con animales en México? ¿La población mexicana acepta este tipo de maltrato animal?

Hace unos dos años que logramos que se terminasen los animales en los circos, pero tenemos otros muchos espectáculos en los que se maltratan animales como las charrerías, que tiene la etiqueta de “deporte nacional” y están muy aceptadas aquí, la tauromaquia, que cada vez tiene menos seguidores, peleas de gallos, que atiende a temas de apuestas, y otros espectáculos horribles como el “Toro Sacatripas” conocido también como “Toro de Lazo”.

Hemos tenido muchos avances en el tema de espectáculos con animales, pero todavía existen muchas personas que ven en estas actividades un entretenimiento. Algunos espectáculos son muy locales como por ejemplo en Veracruz donde cada 2 de febrero se celebra “el embalse del toro”. En esta festividad el animal tiene que cruzar un río tras ser emborrachado. Los propios ayuntamientos se encargan de promocionar este tipo de espectáculos como algo turístico, como un motivo para visitar México y conocer sus tradiciones y su cultura.

Hay un sector político-económico que todavía apoya la tauromaquia en México, pero la realidad es que a la población cada vez le gusta menos este tipo de espectáculos. Con la pandemia esta actividad se había frenado mucho, pero lamentablemente algunos estados ya comienzan a retomar la actividad. Durante la pandemia muchos animales vivieron un rato de paz y se olvidaron del maltrato que sufren en los espectáculos.

Imagen de charrería, espectáculo con animales típico de México-Aitor de Tras los Muros

«Vivimos bajo una educación antropocéntrica y especista»

¿Qué debe pasar o qué proponéis para que los animales tengan una mejor vida y estén en una situación de bienestar en vuestro país?

Necesitamos un cambio total en el paradigma de la educación. Vivimos bajo una educación antropocéntrica y especista. Desde pequeños en los libros de texto ya nos dicen que la vaca feliz es la que nos da leche y el cerdito feliz está en la chuleta. Necesitamos por tanto un cambio estructural en lo que es la educación a todos los niveles. La empatía, el respeto y la justicia por los animales tiene que ser parte de la enseñanza.

Nos educan bajo mentiras. La vaca no da feliz su leche, se la quitan. Es importante educar desde pequeños con verdades, desde el parvulario (pre-escolar) hasta la universidad y más allá para que haya un cambio total en esta situación. No obstante, pienso que con la actual entrada de charlas en las escuelas, los niños muestran respeto por los animales. De hecho, cuando eres niño muestras empatía natural hacia ellos. El problema es que con el paso del tiempo te van desensibilizando y nos cambian el chip. En mi opinión, la escuela es un pilar muy importante para lograr una sociedad de respeto y justicia hacia los animales.

En este enlace puedes firmar la petición en línea de APASDEM «25 PUNTOS PARA ERRADICAR LA VIOLENCIA HACIA LOS OTROS ANIMALES EN MÉXICO», con el objetivo de prevenir y detener, por todos los medios que estén al alcance, toda forma de violencia animal, así como la depredación de las áreas naturales.

https://www.change.org/p/presidente-andr%C3%A9s-manuel-l%C3%B3pez-obrador-25-puntos-para-erradicar-la-violencia-hacia-los-otros-animales-en-m%C3%A9xico

“Nos hemos organizado para que nadie mate a ningún gato más en Ibiza»

En marzo saltaron todas las alarmas entre la comunidad animalista española porque desde el Ayuntamiento de Sant Josep de Sa Talaia se financiaron jaulas para que una asociación de cazadores capturase gatos ferales. Las informaciones confusas sobre el origen de esta acción y el posible apoyo de alguna entidad animalista a una subvención tan paradójica y un fundado temor sobre el destino final de los gatos, han obligado a organizarse a la sociedad civil ibicenca.

Animalados ha hablado con Nicoleta Stanut, portavoz de la Plataforma Felina Ética de Ibiza, una asociación que trabaja para defender a los gatos locales y reconducir la situación hacia una gestión eficaz y según los principios científicos que promulgan los especialistas en bienestar felino.

¿Tienen que temer por su vida los gatos en Ibiza?

Sí, hasta que todos los ayuntamientos no hagan y cumplan con una ordenanza en la que se implemente el método CER, es decir, la captura, esterilización y retorno, sin hacer excepciones con los tipos de suelo, sin restricciones según categorías catastrales como rural o urbano. Parece de pronto que los gatos deban ser una anécdota con un control exclusivo del entorno urbano, cuando los gatos hace miles de años que son compañeros fieles del medio rural, que es el mayoritario en esta maravillosa isla. Toda la vida ha habido gatos formando parte de la cotidianidad de los isleños, quizá por eso, no se ha reparado en ellos para hacer campañas oficiales de gestión.

Siempre se ha visto el tema de los gatos como un asunto particular. Ahora se ha planteado como problema y a la hora de abordarlo lo hacen desde una perspectiva errónea. Hay mucha gente que cuida de los gatos de manera informal, pero no damos abasto, necesitamos recursos para esterilizarlos y que no haya nuevas camadas. Para que la gente podamos cuidar de los gatos de los municipios, sean rurales o urbanos, debemos saber que están protegidos por leyes locales que entienden que sólo la captura, esterilización y retorno inmediato es el método eficaz. Además, es lo aceptable humanamente.

¿La situación es homogénea en toda la isla?

No, hay municipios que tienen control de la población felina y otros no. Hace años que en Ibiza Ciudad se expidieron unos carnets y se hace una gestión de las colonias evitando la sobrepoblación. En 2017 se celebraron las Primeras Jornadas de Bienestar Animal en Sant Antoni. En la isla hay personas que tienen conocimientos y referencias sobre lo que es la gestión ética de las poblaciones felinas.

¿Qué es la Plataforma Felina Ética de Ibiza?

Es un colectivo que nace de la gran preocupación y problemática que existe en la isla de Ibiza con los gatos, por la falta de control de la sobrepoblación. Nosotros no negamos que haya que actuar, pero sabemos e insistimos en que el único método ético es la implantación del CER (captura, esterilización y retorno) en todos los municipios de la isla.

Queremos contribuir a que no haya más gatos, que los que hay no pasen hambre, tengan una calidad de vida digna y gozar entre todos de un medio ambiente equilibrado libre de amenazas. Es un momento complicado por la pandemia y no podemos hacer reuniones grandes o deben ser telemáticas, pero estamos contentos de la adhesión casi unánime a nuestra preocupación y a las propuestas que vamos esbozando.

¿Qué tipo de personas conforman la Plataforma Felina Ética de Ibiza?

La plataforma está abierta a todos los ciudadanos sensibles con el bienestar de los animales, desde cuidadoras, animalistas, agricultores, colectivos y profesionales varios. Los ibicencos de toda la vida suelen conservar una relación muy entrañable con los animales.

Un encanto de las Baleares es su relación con la naturaleza. Muchos residentes nacieron en el extranjero y están familiarizados con las prácticas de protección animal, así que no podemos dibujar un perfil único. Lo que sí es importante es aunar esfuerzos y establecer puentes de diálogo. El núcleo de la plataforma lo gestionamos media docena de personas, todos con un compromiso firme con los animales. Yo soy gatera de toda la vida, pero quiero poner en valor el trabajo de Yaiza, Rocío y Pepe, entre otros.

¿Es cierto que biólogos y ecologistas apoyan la gestión ética como estrategia de conservación de la biodiversidad?

Es pronto para dar respuestas categóricas, pero está claro que coincidimos claramente en la necesidad de controlar la población de gatos que está disparada porque no se ha actuado metódicamente ni se han puesto los recursos adecuados.

Los gatos nacidos en libertad con un grado de baja socialización no pueden ser trasladados ni confinados ni dados en adopción, lo que tienen que estar es esterilizados y alimentados con pienso de alto contenido proteico. Cuando la población está estabilizada y decreciendo según el ritmo natural por falta de cachorros, los gatos dejan de ser un problema y se hace evidente por qué los necesitamos a nuestro lado sobre todo en el medio rural.

Uno de los proyectos de la Plataforma Felina Ética de Ibiza es convocar charlas y mesas de diálogo para compartir informaciones contrastadas y derribar falsos mitos sobre el impacto real de los gatos y cómo su concentración o no es lo que marca la diferencia.

¿Cuál es el panorama legal en Baleares?

No hay una ley autonómica que defienda y reconozca al gato feral. La ley vigente el próximo año cumplirá las tres décadas y ya en su momento fue poco ambiciosa. La reforma de 2017 propiciada por las restricciones a la tauromaquia no ha significado un avance significativo para la defensa de otras especies. Llama la atención cómo se plantea la protección en términos de propiedad. Por ello quedan fuera los gatos de la calle, que en realidad sí nacieron en ella y no se han socializado de pequeños para vivir dentro de una casa. Son gatos de todos y son seres sintientes como en breve reconocerá el Código Civil español.

La vieja ley empieza diciendo que en la conciencia ciudadana urge acabar con las torturas, con los daños o sufrimientos que les infligimos, o con los malos tratos de que en ocasiones son objeto muchos de los animales que conviven con nosotros, pero no se traduce aún en la imposición de la gestión ética de las colonias.

¿Qué os ha motivado para coordinaros ahora?

La falta de sensibilidad hacia el gato feral por parte de las administraciones, que ha motivado a que algunos ayuntamientos pacten con colectivos manifiestamente ajenos al bienestar animal y su empeño en considerarlos especie invasora. Hay una confusión deliberada o no sobre qué necesitan los territorios, la fauna, los habitantes y los gatos para convivir de manera armónica. Algunos han sabido canalizar sus intereses y han encontrado apoyos insospechados, pero la sociedad civil local y muchas asociaciones estamos aquí para escuchar y hacernos oír porque los gatos sin dueño importan.

¿Cómo se os puede apoyar?

Estamos muy ilusionadas y también desbordadas, así que se nos puede contactar por redes sociales y trataremos de contestar cualquiera de las personas que lideramos la plataforma tan rápido como podamos.

Estamos en plena época de nacimiento de nuevas camadas y además estamos empapándonos de normativas para la redacción de propuestas legislativas, enmiendas a borradores y difusión del proyecto. Queremos dialogar con las administraciones y necesitamos conseguir recursos y visibilidad para contactar y apoyar a los cientos de personas que en Ibiza no soportan la idea de que los gatos que conocen o a los que cuidan puedan acabar en una trampa mortal. ¡Ah! Y no solo los gatos, porque las jaulas no son selectivas y según su uso pueden hacer mucho daño.

¿Qué pasa con un gato cuando su compañero de vida humano muere?

Los animales de compañía son seres con una fidelidad infranqueable, considerados un miembro más de la familia en la sociedad actual. Por este motivo, cuando una persona humana sufre la pérdida de un amigo peludo con el que ha compartido su vida, pasa por un proceso de duelo y tristeza. ¿Pero qué sucede cuando es el animal el que sufre la muerte de su compañero humano? ¿Qué futuro le espera?

Animalados ha hablado con Katubihotz, una asociación que trabaja para el rescate felino y la gestión de adopciones en Pasaia (Guipúzcoa), para conocer qué vida le espera a un gato cuando sufre la pérdida de su compañero de vida humano.

¿Qué sucede normalmente con los gatos que viven con una sola persona y lamentablemente muere el ser humano?

Depende de cada caso, los más afortunados son adoptados por algún familiar o amigo del fallecido, pero lamentablemente no es lo que suele ocurrir. El destino de esos animales es incierto, puede variar entre buscarle adopción responsable, abandonarlo en un refugio o perrera, en la calle o incluso sacrificarlo.

¿Los familiares de la persona fallecida suelen preocuparse por la vida que le espera al animal? ¿Son ellos quienes los acogen en su propio hogar?

Algunos sí, otros no, hemos visto de todo.

Algunos los adoptan ellos mismos o los llevan a su casa hasta encontrarles un nuevo hogar. Otros, los dejan solos en la casa del fallecido y van a alimentarles hasta que encuentran otro lugar, algo es algo. Algunos se preocupan de con que familia va, otros no. Y también hay gente que pasa olímpicamente de hacerse cargo y lo abandona o sacrifica, sin ningún tipo de miramiento hacia el animal ni respeto hacia su familiar fallecido.

«Cuanto antes vuelva a sentirse parte de una familia, antes volverá a ser feliz».

¿Cómo afecta psicológicamente a un gato la muerte de su compañero de vida humano? ¿Pasan por un proceso de luto?

Sin duda pasan por un proceso de luto, la persona que ha sido su familia durante años ya no está y su vida cambia para siempre de la noche a la mañana.

Que este proceso sea más o menos doloroso, depende de lo que hagan con él. El gato acaba de perderlo todo y necesita saber que sigue siendo importante, sigue siendo querido, que no está solo y que las cosas mejorarán. Necesita amor. Evidentemente cuanto antes vuelva a sentirse parte de una familia, antes volverá a ser feliz.

Pero si el pobre se ve abandonado en la calle o en la jaula de un refugio, triste, asustado y sin entender nada, la situación será realmente dolorosa, pudiendo incluso entrar en depresión. Los gatos son muy sensibles y hemos visto animales que se niegan a comer y beber, que simplemente se dejan morir. Llegados a ese punto y a pesar de intentarlo todo, muchas veces no podemos hacer nada por ellos, ni siquiera alimentándolos de forma forzada con sonda nasogástrica, a veces enfermar del alma es peor que una enfermedad física.

¿Tenéis muchas acogidas en Katubihotz que proceden del fallecimiento del responsable de un gato?

Acogidas no, solamente si no hay otra alternativa. Por el bienestar del animal, preferimos hablar con esos familiares y pedirles que sean ellos los que se queden con el gato mientras nosotros le buscamos adopción.

Pero sí hemos encontrado nuevos hogares a muchos gatos cuyo humano ha fallecido.

«Abandono no solo es dejarlo en la calle, dejarlo en un refugio también es abandonar»

¿Habéis acogido en vuestra asociación a gatos abandonados como consecuencia de la muerte de su responsable humano?

Lamentablemente sí. Aclaremos términos, abandono no solo es dejarlo en la calle, dejarlo en un refugio también es abandonar, todos los que recogemos o a los que buscamos nuevo hogar son abandonados.

Respecto a abandonos en calle, sí, tristemente también hemos tenido casos. Nunca olvidaremos por ejemplo el caso de un gato del que, tras el fallecimiento de su humana, el hijo de ella se deshizo tirándolo por el balcón. Mostrando así el nulo respeto que sentía hacia su madre y el gato al que ella quería. Hoy está felizmente adoptado.

Los gatos también sufren la pérdida de su compañero de vida humano

¿El coronavirus ha acentuado la problemática del desamparo que sufre un animal de compañía por la muerte de su responsable?

Nosotros no hemos notado la diferencia, tan solo hemos recibido una llamada por ese motivo.

¿Qué debe hacer una persona con el gato de un familiar que ha fallecido? ¿Es mejor acogerlo en tu propio hogar o darlo en adopción?

Sin duda alguna, lo mejor es acogerlo en tu hogar. Nosotros creemos que, si la persona fallecida ha sido importante para alguien, también deberían serlo los animales a los que esa persona amaba. Pero si finalmente no queda más remedio que darlo en adopción, por favor, hacer las cosas bien.

Lo mejor es sin duda encargarse de ese animal hasta que una asociación pueda encontrarle un nuevo hogar, sin hacerle pasar por el trauma de verse en una jaula, en un lugar desconocido, rodado de más animales que no conoce y que le dan miedo. Tampoco nos parece mucho pedir.

Y desde luego, por favor, no faltéis a la memoria del fallecido abandonando al animal en la calle o sacrificándolo, es injustificable.

¿El gato está preparado para vivir en un nuevo hogar y con una nueva familia tras sufrir la pérdida de su compañero de vida humano?

Lo bueno de los animales es su gran capacidad de adaptación, ellos viven el ahora. Claro que, dependiendo de su personalidad, les costará un poco más o un poco menos sentirse seguros, pero con amor y paciencia todos lograrán adaptarse a su nueva vida y ser felices con su nueva familia.