“Durante la pandemia muchos animales vivieron un rato de paz y se olvidaron del maltrato que sufren en los espectáculos”

Conocemos de primera mano a APASDEM y analizamos el estado general en el que se encuentran los animales en México. El abandono de animales de compañía, los espectáculos con animales, el Mercado de San Bernabé, etc., son algunos de los temas que abordamos en esta interesante entrevista.

Animalados ha hablado con Susana Cruz, directora de Naturaleza Animal y portavoz de APASDEM, una agrupación de organizaciones animalistas mexicanas que luchan por lograr acuerdos con las autoridades y con la sociedad en general con el objetivo de poner fin a la crueldad hacia los animales no-humanos. 

¿Qué es APASDEM? ¿Qué motivó la creación de esta agrupación?

APASDEM es Agrupaciones por los Animales de México. Surge en 2006 a partir de la necesidad de unir fuerzas para seguir con los avances legislativos en favor de la defensa y del bienestar animal. Somos una coalición que actualmente cuenta con 66 organizaciones de todos los estados de la República. Cada organización que forma APASDEM tiene su propia dedicación: animales de compañía, animales explotados para el consumo, fauna silvestre, animales marinos, experimentación animal, tauromaquia, etc. Abarcamos todos los temas relacionados con la defensa y el bienestar animal.

¿Cuáles son los objetivos de APASDEM como agrupación?

El objetivo principal es lograr una comunicación asertiva con las autoridades e instancias que se dedican en México al bienestar animal para conseguir así erradicar la violencia hacia ellos. Nuestra intención es cambiar la legislación. Actualmente existe una legislación, pero es una legislación que aún regula la explotación y la violencia hacia los animales, entonces la idea es trabajar con ellos para lograr en algún momento erradicar por completo la legalización de ciertas prácticas como son la charrería, tauromaquia, peleas de gallos o la actividad cinegética, entre muchas otras.

También queremos que se hagan valer los logros que se obtienen, ya que en materia de perros y gatos sí que hay avances, pero también hay mucha falta de voluntad. Entonces, nuestra misión es esta, estar en contacto directo con autoridades y sociedad para ver cómo podemos ir engranando y haciendo cambios que realmente beneficien a los animales.

«Queremos que los centros de control canino se conviertan en centros de esterilización masiva»

¿En qué proyectos está trabajando APASDEM actualmente?

Trabajamos en muchos proyectos, además nos dedicamos a la atención de cualquier tipo de denuncia por maltrato o violencia animal, ya sean domésticos o salvajes. En México, las leyes se distinguen por maltrato, sanciones administrativas y crueldad animal, que es lo que ya está tipificado en los códigos penales y tiene una pena más fuerte.

Estamos en diferentes coaliciones y formamos parte de la Red Internacional Antitauromaquia y de la Coalición Nacional Muuk Wakax-Fuerza Toro, ambas con el objetivo de erradicar toda actividad relacionada con la tauromaquia.

Por otro lado, trabajamos también en proyectos educativos con el objetivo de mejorar el trato a la fauna silvestre y su no-comercio. En estos proyectos abarcamos el comercio ilegal de fauna silvestre, pero transmitimos la idea de que no hay que comercializar con ningún tipo de animal.

Tenemos también el proyecto de Conversión de los Antirrábicos (centros de control canino) que son los lugares donde el Gobierno hace la recolecta de perros y gatos en situación de calle. Estos animales están en un infierno y hemos trabajado mucho en mejorar su situación. Por ejemplo, nos hemos dedicado mucho a eliminar la electrosensibilización, ya que aquí se mataba a los perros electrocutándolos. Lo que proponemos es que, más que un lugar de matanza, estos lugares se conviertan en centro de esterilización masiva gratuita.

Por último, tenemos el Mercado de San Bernabé en el que hemos batallado mucho y seguimos trabajando para que se ponga fin a las malas prácticas que se tienen con los animales en este lugar. Tenemos varios logros y avances, sin embargo, queda mucho por hacer.

¿Qué es el Mercado de San Bernabé? ¿Qué acciones lleváis a cabo para acabar con la situación de maltrato que viven los animales en este mercado?

Es un mercado abierto ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México, que se instala periódicamente en la calle, aquí le llamamos “tianguis” y se hace sobre ruedas. En este mercado se vende de todo. Encuentras ropa, alimento… y tiene su parte de venta de animales, tanto fauna silvestre como animales de compañía. Podemos encontrar perros, équidos o “animales de desecho”, que son especialmente todos aquellos caballos que ya no quieren para las carreras. Además hay cerdos, vacas, chivos, etc.

La situación es que, como el kilo de carne vale más si el animal está vivo, en general, los caballos que son los que llegan al mercado en muy mal estado, explotados y maltratados, se les obliga a permanecer en pie, incluso sujetándolos con palos. Lo que nosotros hemos conseguido con nuestras protestas y nuestro trabajo de varias años es que, antes llegabas y decías quiero este caballo y allí mismo lo abrían en canal y hacían la matanza, ahora esto afortunadamente ya no es así.

Sin embargo, las prácticas siguen siendo terribles en este espacio. Puede llegar cualquier cliente con un coche y comprar cinco chivos y meterlos a todos dentro del vehículo. Las condiciones de los animales allí son horribles, tanto en el transporte como en la estancia.

Otro avance importante con el mercado es que se consiguió que hubiera médicos veterinarios de la UNAM vigilando el trato ético hacia los animales o que se les pusiera rampas para bajar de los camiones, ya que antes se les lanzaba directamente provocando lesiones en las patas. En este mercado existe maltrato en todos los sentidos y sin límite.

Animales amontonados y maltratados en el Mercado de San Bernabé-APASDEM

¿Por qué las autoridades competentes no frenan una brutalidad tan flagrante como la existente en el Mercado de San Bernabé?

La realidad es que el mercado no cumple con ninguna normativa, pero el gobierno lo permite. El caso de San Bernabé es solo un ejemplo de muchos mercados de este estilo que hay en México. Se escudan en que la gente que vende animales en estos mercados forma parte de una comunidad específica.

El problema es que como sociedad existe una normalización hacia estos espacios, donde ven a los animales como objetos y no importa sus condiciones. En estos lugares hay niños que tienen que ver unos niveles de violencia muy alto, una violencia que aquí esta normalizada. Las autoridades están dentro de ese conjunto que no da importancia al bienestar de los animales y que piensan que los animales son para comer y que estas acciones forman parte de su destino. Todavía aquí no le dan tanta importancia al valor de la vida de un animal. A pesar de los avances logrados, nosotros lo que queremos es que estos mercados se cancelen y dejen de existir.

Animales muertos y maltratoados tras rituales celebrados en el Mercado de San Bernabé-APASDEM

«La sociedad mexicana comienza a darse cuenta de la necesidad de acabar con la violencia y maltrato animal»

¿En qué estado general se encuentra la relación de respeto entre los animales humanos y los no humanos en México? ¿Se trata de una sociedad que avanza en el respeto y el buen trato hacia los animales?

Yo creo que a la sociedad mexicana le empieza a interesar el bienestar de los animales. Los activistas hemos hecho mucho trabajo, ahora por lo menos entramos con más facilidad a congresos e incluso nos buscan para cuestiones de legislación. Actualmente también tenemos más presencia en los medios de comunicación, incluso con programas especializados en algunos canales donde se habla de la importancia de respetar a los animales. También en las escuelas nos buscan para que llevemos a cabo charlas, a pesar de que no hay una materia como tal, que es en algo en lo que estamos trabajando.

Sentimos por tanto que se trata de una sociedad que comienza a darse cuenta de la necesidad de acabar con la violencia y maltrato animal, así se demuestra también en las redes sociales. No se trata de algo general, pero si una gran parte de la sociedad tiene actualmente más conocimiento y más empatía. En ciertas ciudades ya se conocen los términos vegetarianismo o veganismo, ya no es como antes que llegábamos a estos sitios y se extrañaban.

En cuestiones como los espectáculos con animales sí que pienso que se ha avanzado mucho. Se han hecho encuestas y un 75% de los encuestados no están de acuerdo con las corridas de toros, por tanto, esto es algo que ya rechaza la sociedad y que se puede ver en la reducción de asistencia de público a las plazas de toro.

Por otro lado, cuando a los ciudadanos se les enseña por ejemplo qué es lo que sucede con los animales en mercados como el de San Bernabé, sí que existe una reacción de rechazo. La mayoría de las personas no tienen idea de dónde viene ese pedazo de carne que consumen. Hay organizaciones también que se dedican a compartir vídeos para demostrar lo que sucede con los animales en muchos sitios. Yo creo que gracias a la diversidad de acciones por parte de las organizaciones animalistas hemos logrado ir despertando a la gente, pero aún nos queda mucho por entender y por cambiar la relación que tenemos con los demás animales.

¿En qué situación se encuentra el abandono de animales de compañía en México? ¿Sale gratis abandonar a un perro?

Estamos desbordados. Antes de la pandemia ya estábamos desbordados en cuanto a abandono animal, pero ahora la situación ha empeorado. Por poner un ejemplo, en Ciudad de México se estimaba que al mes tan solo en los centros de control canino o antirrábicos llegaban de 7.000 a 12.000 perros, tanto de la recolección que hacían como de los perros que entregan los propios tutores. A esto hay que añadir todos los canes que llegan a los refugios y a las casas que funcionan como hogar temporal, yo por ejemplo nunca he bajado de diez perros en casa.

La pandemia ha provocado un aumento del abandono, no solamente en las calles o en los centros antirrábicos, sino también en los casos de animales que se quedaron en las casas tras la muerte de los responsables por culpa del covid. Los familiares buscan qué hacer con estos animales, hablamos de hogares con tres, cuatros o quizás diez perros que se quedaron allí y no saben qué hacer con ellos.

La pandemia ha causado un boom en el abandono y además provocó que bajaran las adopciones. Esta situación ha afectado en lo económico, muchas personas perdieron su trabajo y tienen menos para sobrevivir, por este motivo se han abandonado más animales. Actualmente muy poca gente está buscando animales para adoptar. Si de por sí antes ya costaba dar adopciones, ahora la situación es crítica.

En México te sale gratis abandonar a un perro. Sí que hay una ley que dice que esta acción es una falta administrativa, igual que tenerlo abandonado en la azotea o no darle de comer, pero la realidad es que hay tantos casos que las autoridades solo sancionan aquellos más sonados o sobre aquellos que más presión hemos realizado. La ley es laxa, pero las autoridades encargadas de hacerla valer lo son todavía más. A pesar de ser laxa, si se aplicara en un 20% o 30% la ley actual, estaríamos en una situación mejor. Nuestra lucha por tanto está en que se aplique la actual ley a la vez que queremos mejorarla.

«No hay una carretera en México en la que no encuentres un perro abandonado»

¿Es cierto que muchos de los perros y gatos abandonados en México se convierten en animales salvajes? ¿Es la esterilización la solución al problema del abandono?

Algunos perros abandonados en terrenos naturales se agrupan formando jaurías y lo que hacen es buscar maneras de sobrevivir. Lo mismo sucede con los gatos que forman colonias. Las áreas naturales están llenas de perros y gatos porque son los lugares donde la gente abandona a los animales. No hay una carretera en la que no encuentres un perro abandonado.

Las organizaciones y agrupaciones animalistas no damos abasto para recoger a todos los animales. Por tanto, es un hecho que algunos espacios se están convirtiendo en un “problema” por la presencia de estos perros o gatos abandonados. Hay que tener en cuenta que el problema real no son estos animales, sino la acción del abandono. Ellos tan solo están tratando de sobrevivir.

La esterilización es muy importante, si bien no es la única solución es parte de ella. Luchamos mucho porque dentro del protocolo de adopción la gente entregue a los perros esterilizados. Estamos otra vez ante lo mismo, como este tema está desregulado pues la gente hace lo que quiere. Hay campañas de esterilización por parte de los estados y de los ayuntamientos, pero muy pocas para las que realmente se necesitan. La mayoría de las campañas son las que hacemos las organizaciones animalistas.

¿Se celebran espectáculos con animales en México? ¿La población mexicana acepta este tipo de maltrato animal?

Hace unos dos años que logramos que se terminasen los animales en los circos, pero tenemos otros muchos espectáculos en los que se maltratan animales como las charrerías, que tiene la etiqueta de “deporte nacional” y están muy aceptadas aquí, la tauromaquia, que cada vez tiene menos seguidores, peleas de gallos, que atiende a temas de apuestas, y otros espectáculos horribles como el “Toro Sacatripas” conocido también como “Toro de Lazo”.

Hemos tenido muchos avances en el tema de espectáculos con animales, pero todavía existen muchas personas que ven en estas actividades un entretenimiento. Algunos espectáculos son muy locales como por ejemplo en Veracruz donde cada 2 de febrero se celebra “el embalse del toro”. En esta festividad el animal tiene que cruzar un río tras ser emborrachado. Los propios ayuntamientos se encargan de promocionar este tipo de espectáculos como algo turístico, como un motivo para visitar México y conocer sus tradiciones y su cultura.

Hay un sector político-económico que todavía apoya la tauromaquia en México, pero la realidad es que a la población cada vez le gusta menos este tipo de espectáculos. Con la pandemia esta actividad se había frenado mucho, pero lamentablemente algunos estados ya comienzan a retomar la actividad. Durante la pandemia muchos animales vivieron un rato de paz y se olvidaron del maltrato que sufren en los espectáculos.

Imagen de charrería, espectáculo con animales típico de México-Aitor de Tras los Muros

«Vivimos bajo una educación antropocéntrica y especista»

¿Qué debe pasar o qué proponéis para que los animales tengan una mejor vida y estén en una situación de bienestar en vuestro país?

Necesitamos un cambio total en el paradigma de la educación. Vivimos bajo una educación antropocéntrica y especista. Desde pequeños en los libros de texto ya nos dicen que la vaca feliz es la que nos da leche y el cerdito feliz está en la chuleta. Necesitamos por tanto un cambio estructural en lo que es la educación a todos los niveles. La empatía, el respeto y la justicia por los animales tiene que ser parte de la enseñanza.

Nos educan bajo mentiras. La vaca no da feliz su leche, se la quitan. Es importante educar desde pequeños con verdades, desde el parvulario (pre-escolar) hasta la universidad y más allá para que haya un cambio total en esta situación. No obstante, pienso que con la actual entrada de charlas en las escuelas, los niños muestran respeto por los animales. De hecho, cuando eres niño muestras empatía natural hacia ellos. El problema es que con el paso del tiempo te van desensibilizando y nos cambian el chip. En mi opinión, la escuela es un pilar muy importante para lograr una sociedad de respeto y justicia hacia los animales.

En este enlace puedes firmar la petición en línea de APASDEM «25 PUNTOS PARA ERRADICAR LA VIOLENCIA HACIA LOS OTROS ANIMALES EN MÉXICO», con el objetivo de prevenir y detener, por todos los medios que estén al alcance, toda forma de violencia animal, así como la depredación de las áreas naturales.

https://www.change.org/p/presidente-andr%C3%A9s-manuel-l%C3%B3pez-obrador-25-puntos-para-erradicar-la-violencia-hacia-los-otros-animales-en-m%C3%A9xico

“Nos hemos organizado para que nadie mate a ningún gato más en Ibiza»

En marzo saltaron todas las alarmas entre la comunidad animalista española porque desde el Ayuntamiento de Sant Josep de Sa Talaia se financiaron jaulas para que una asociación de cazadores capturase gatos ferales. Las informaciones confusas sobre el origen de esta acción y el posible apoyo de alguna entidad animalista a una subvención tan paradójica y un fundado temor sobre el destino final de los gatos, han obligado a organizarse a la sociedad civil ibicenca.

Animalados ha hablado con Nicoleta Stanut, portavoz de la Plataforma Felina Ética de Ibiza, una asociación que trabaja para defender a los gatos locales y reconducir la situación hacia una gestión eficaz y según los principios científicos que promulgan los especialistas en bienestar felino.

¿Tienen que temer por su vida los gatos en Ibiza?

Sí, hasta que todos los ayuntamientos no hagan y cumplan con una ordenanza en la que se implemente el método CER, es decir, la captura, esterilización y retorno, sin hacer excepciones con los tipos de suelo, sin restricciones según categorías catastrales como rural o urbano. Parece de pronto que los gatos deban ser una anécdota con un control exclusivo del entorno urbano, cuando los gatos hace miles de años que son compañeros fieles del medio rural, que es el mayoritario en esta maravillosa isla. Toda la vida ha habido gatos formando parte de la cotidianidad de los isleños, quizá por eso, no se ha reparado en ellos para hacer campañas oficiales de gestión.

Siempre se ha visto el tema de los gatos como un asunto particular. Ahora se ha planteado como problema y a la hora de abordarlo lo hacen desde una perspectiva errónea. Hay mucha gente que cuida de los gatos de manera informal, pero no damos abasto, necesitamos recursos para esterilizarlos y que no haya nuevas camadas. Para que la gente podamos cuidar de los gatos de los municipios, sean rurales o urbanos, debemos saber que están protegidos por leyes locales que entienden que sólo la captura, esterilización y retorno inmediato es el método eficaz. Además, es lo aceptable humanamente.

¿La situación es homogénea en toda la isla?

No, hay municipios que tienen control de la población felina y otros no. Hace años que en Ibiza Ciudad se expidieron unos carnets y se hace una gestión de las colonias evitando la sobrepoblación. En 2017 se celebraron las Primeras Jornadas de Bienestar Animal en Sant Antoni. En la isla hay personas que tienen conocimientos y referencias sobre lo que es la gestión ética de las poblaciones felinas.

¿Qué es la Plataforma Felina Ética de Ibiza?

Es un colectivo que nace de la gran preocupación y problemática que existe en la isla de Ibiza con los gatos, por la falta de control de la sobrepoblación. Nosotros no negamos que haya que actuar, pero sabemos e insistimos en que el único método ético es la implantación del CER (captura, esterilización y retorno) en todos los municipios de la isla.

Queremos contribuir a que no haya más gatos, que los que hay no pasen hambre, tengan una calidad de vida digna y gozar entre todos de un medio ambiente equilibrado libre de amenazas. Es un momento complicado por la pandemia y no podemos hacer reuniones grandes o deben ser telemáticas, pero estamos contentos de la adhesión casi unánime a nuestra preocupación y a las propuestas que vamos esbozando.

¿Qué tipo de personas conforman la Plataforma Felina Ética de Ibiza?

La plataforma está abierta a todos los ciudadanos sensibles con el bienestar de los animales, desde cuidadoras, animalistas, agricultores, colectivos y profesionales varios. Los ibicencos de toda la vida suelen conservar una relación muy entrañable con los animales.

Un encanto de las Baleares es su relación con la naturaleza. Muchos residentes nacieron en el extranjero y están familiarizados con las prácticas de protección animal, así que no podemos dibujar un perfil único. Lo que sí es importante es aunar esfuerzos y establecer puentes de diálogo. El núcleo de la plataforma lo gestionamos media docena de personas, todos con un compromiso firme con los animales. Yo soy gatera de toda la vida, pero quiero poner en valor el trabajo de Yaiza, Rocío y Pepe, entre otros.

¿Es cierto que biólogos y ecologistas apoyan la gestión ética como estrategia de conservación de la biodiversidad?

Es pronto para dar respuestas categóricas, pero está claro que coincidimos claramente en la necesidad de controlar la población de gatos que está disparada porque no se ha actuado metódicamente ni se han puesto los recursos adecuados.

Los gatos nacidos en libertad con un grado de baja socialización no pueden ser trasladados ni confinados ni dados en adopción, lo que tienen que estar es esterilizados y alimentados con pienso de alto contenido proteico. Cuando la población está estabilizada y decreciendo según el ritmo natural por falta de cachorros, los gatos dejan de ser un problema y se hace evidente por qué los necesitamos a nuestro lado sobre todo en el medio rural.

Uno de los proyectos de la Plataforma Felina Ética de Ibiza es convocar charlas y mesas de diálogo para compartir informaciones contrastadas y derribar falsos mitos sobre el impacto real de los gatos y cómo su concentración o no es lo que marca la diferencia.

¿Cuál es el panorama legal en Baleares?

No hay una ley autonómica que defienda y reconozca al gato feral. La ley vigente el próximo año cumplirá las tres décadas y ya en su momento fue poco ambiciosa. La reforma de 2017 propiciada por las restricciones a la tauromaquia no ha significado un avance significativo para la defensa de otras especies. Llama la atención cómo se plantea la protección en términos de propiedad. Por ello quedan fuera los gatos de la calle, que en realidad sí nacieron en ella y no se han socializado de pequeños para vivir dentro de una casa. Son gatos de todos y son seres sintientes como en breve reconocerá el Código Civil español.

La vieja ley empieza diciendo que en la conciencia ciudadana urge acabar con las torturas, con los daños o sufrimientos que les infligimos, o con los malos tratos de que en ocasiones son objeto muchos de los animales que conviven con nosotros, pero no se traduce aún en la imposición de la gestión ética de las colonias.

¿Qué os ha motivado para coordinaros ahora?

La falta de sensibilidad hacia el gato feral por parte de las administraciones, que ha motivado a que algunos ayuntamientos pacten con colectivos manifiestamente ajenos al bienestar animal y su empeño en considerarlos especie invasora. Hay una confusión deliberada o no sobre qué necesitan los territorios, la fauna, los habitantes y los gatos para convivir de manera armónica. Algunos han sabido canalizar sus intereses y han encontrado apoyos insospechados, pero la sociedad civil local y muchas asociaciones estamos aquí para escuchar y hacernos oír porque los gatos sin dueño importan.

¿Cómo se os puede apoyar?

Estamos muy ilusionadas y también desbordadas, así que se nos puede contactar por redes sociales y trataremos de contestar cualquiera de las personas que lideramos la plataforma tan rápido como podamos.

Estamos en plena época de nacimiento de nuevas camadas y además estamos empapándonos de normativas para la redacción de propuestas legislativas, enmiendas a borradores y difusión del proyecto. Queremos dialogar con las administraciones y necesitamos conseguir recursos y visibilidad para contactar y apoyar a los cientos de personas que en Ibiza no soportan la idea de que los gatos que conocen o a los que cuidan puedan acabar en una trampa mortal. ¡Ah! Y no solo los gatos, porque las jaulas no son selectivas y según su uso pueden hacer mucho daño.

¿Qué pasa con un gato cuando su compañero de vida humano muere?

Los animales de compañía son seres con una fidelidad infranqueable, considerados un miembro más de la familia en la sociedad actual. Por este motivo, cuando una persona humana sufre la pérdida de un amigo peludo con el que ha compartido su vida, pasa por un proceso de duelo y tristeza. ¿Pero qué sucede cuando es el animal el que sufre la muerte de su compañero humano? ¿Qué futuro le espera?

Animalados ha hablado con Katubihotz, una asociación que trabaja para el rescate felino y la gestión de adopciones en Pasaia (Guipúzcoa), para conocer qué vida le espera a un gato cuando sufre la pérdida de su compañero de vida humano.

¿Qué sucede normalmente con los gatos que viven con una sola persona y lamentablemente muere el ser humano?

Depende de cada caso, los más afortunados son adoptados por algún familiar o amigo del fallecido, pero lamentablemente no es lo que suele ocurrir. El destino de esos animales es incierto, puede variar entre buscarle adopción responsable, abandonarlo en un refugio o perrera, en la calle o incluso sacrificarlo.

¿Los familiares de la persona fallecida suelen preocuparse por la vida que le espera al animal? ¿Son ellos quienes los acogen en su propio hogar?

Algunos sí, otros no, hemos visto de todo.

Algunos los adoptan ellos mismos o los llevan a su casa hasta encontrarles un nuevo hogar. Otros, los dejan solos en la casa del fallecido y van a alimentarles hasta que encuentran otro lugar, algo es algo. Algunos se preocupan de con que familia va, otros no. Y también hay gente que pasa olímpicamente de hacerse cargo y lo abandona o sacrifica, sin ningún tipo de miramiento hacia el animal ni respeto hacia su familiar fallecido.

«Cuanto antes vuelva a sentirse parte de una familia, antes volverá a ser feliz».

¿Cómo afecta psicológicamente a un gato la muerte de su compañero de vida humano? ¿Pasan por un proceso de luto?

Sin duda pasan por un proceso de luto, la persona que ha sido su familia durante años ya no está y su vida cambia para siempre de la noche a la mañana.

Que este proceso sea más o menos doloroso, depende de lo que hagan con él. El gato acaba de perderlo todo y necesita saber que sigue siendo importante, sigue siendo querido, que no está solo y que las cosas mejorarán. Necesita amor. Evidentemente cuanto antes vuelva a sentirse parte de una familia, antes volverá a ser feliz.

Pero si el pobre se ve abandonado en la calle o en la jaula de un refugio, triste, asustado y sin entender nada, la situación será realmente dolorosa, pudiendo incluso entrar en depresión. Los gatos son muy sensibles y hemos visto animales que se niegan a comer y beber, que simplemente se dejan morir. Llegados a ese punto y a pesar de intentarlo todo, muchas veces no podemos hacer nada por ellos, ni siquiera alimentándolos de forma forzada con sonda nasogástrica, a veces enfermar del alma es peor que una enfermedad física.

¿Tenéis muchas acogidas en Katubihotz que proceden del fallecimiento del responsable de un gato?

Acogidas no, solamente si no hay otra alternativa. Por el bienestar del animal, preferimos hablar con esos familiares y pedirles que sean ellos los que se queden con el gato mientras nosotros le buscamos adopción.

Pero sí hemos encontrado nuevos hogares a muchos gatos cuyo humano ha fallecido.

«Abandono no solo es dejarlo en la calle, dejarlo en un refugio también es abandonar»

¿Habéis acogido en vuestra asociación a gatos abandonados como consecuencia de la muerte de su responsable humano?

Lamentablemente sí. Aclaremos términos, abandono no solo es dejarlo en la calle, dejarlo en un refugio también es abandonar, todos los que recogemos o a los que buscamos nuevo hogar son abandonados.

Respecto a abandonos en calle, sí, tristemente también hemos tenido casos. Nunca olvidaremos por ejemplo el caso de un gato del que, tras el fallecimiento de su humana, el hijo de ella se deshizo tirándolo por el balcón. Mostrando así el nulo respeto que sentía hacia su madre y el gato al que ella quería. Hoy está felizmente adoptado.

Los gatos también sufren la pérdida de su compañero de vida humano

¿El coronavirus ha acentuado la problemática del desamparo que sufre un animal de compañía por la muerte de su responsable?

Nosotros no hemos notado la diferencia, tan solo hemos recibido una llamada por ese motivo.

¿Qué debe hacer una persona con el gato de un familiar que ha fallecido? ¿Es mejor acogerlo en tu propio hogar o darlo en adopción?

Sin duda alguna, lo mejor es acogerlo en tu hogar. Nosotros creemos que, si la persona fallecida ha sido importante para alguien, también deberían serlo los animales a los que esa persona amaba. Pero si finalmente no queda más remedio que darlo en adopción, por favor, hacer las cosas bien.

Lo mejor es sin duda encargarse de ese animal hasta que una asociación pueda encontrarle un nuevo hogar, sin hacerle pasar por el trauma de verse en una jaula, en un lugar desconocido, rodado de más animales que no conoce y que le dan miedo. Tampoco nos parece mucho pedir.

Y desde luego, por favor, no faltéis a la memoria del fallecido abandonando al animal en la calle o sacrificándolo, es injustificable.

¿El gato está preparado para vivir en un nuevo hogar y con una nueva familia tras sufrir la pérdida de su compañero de vida humano?

Lo bueno de los animales es su gran capacidad de adaptación, ellos viven el ahora. Claro que, dependiendo de su personalidad, les costará un poco más o un poco menos sentirse seguros, pero con amor y paciencia todos lograrán adaptarse a su nueva vida y ser felices con su nueva familia.

“La educación en la empatía animal es también un modo de prevención del bullying”

Cercana a celebrar los siete años en antena con su programa Huellas Cantabria, Russell Simoni comparte con Animalados su pasión por cuidar colonias felinas, dar talleres infantiles de ética sin fronteras de especie y difundir para toda España una forma coherente de amar a los animales.

¿Qué fue primero los animales o la radio?

Fue primero la radio, mi padre era un gran enamorado de este medio y creo que me lo pegó. Y empecé a los 14 años a hacer radio y a los 17 ya a nivel profesional en una cadena de radio grande. En el tema de los animales empecé a raíz de independizarme y de tener a mi primer amigo perro, tenía 19 años y por supuesto, me cambió la vida, me hizo ser mucho más empática y a interesarme por la realidad animal en mi entorno… Me enseñó a mirar y a ver.

¿Cree que se hace buena comunicación en los medios hablando de animales?

Creo que se va mejorando, pero aún se da muy poco tiempo en los medios para poder profundizar en muchos temas que tienen que ver con los animales, por suerte cada vez hay más espacios que se destinan a los animales y más gente que da un poco de su programación a tratar temas de maltrato animal.

¿Cuáles son los principios de Huellas Cantabria, el programa de radio que diriges?

Huellas Cantabria empezó como una asociación, organizando actos reivindicativos, concentraciones y manifestaciones, tuvimos las primeras reuniones con ayuntamientos en Cantabria hablando de Sacrificio Cero, Gestión Felina… Hacíamos mesas informativas sobre tauromaquia, industria peletera, experimentación… etc., y poco a poco me fui dando cuenta de que trasladando esos temas a un espacio de radio podría llegar a más gente que en cada mesa informativa. Durante muchos años presenté el proyecto en algunos medios y me lo rechazaron. Hasta que pude dirigir mi propia radio, empecé con el programa y a día de hoy se emite en dos emisoras diferentes llegando a toda Cantabria mediante la FM y a todo el mundo vía online. Ya son casi 7 años en antena.

¿Si tuviera un presupuesto ilimitado con qué ampliarías tu doble función?

Uy, si tuviera presupuesto ilimitado me encantaría poder hacer grandes campañas que ayudaran a generar debate en la calle, pondría en marcha más eventos uniendo cultura pacífica y derechos animales y por supuesto ayudaría a poner en marcha más refugios dignos para todo tipo de animales. A la par de destinar una buena parte a denunciar, tener acceso a buenos abogados, procuradores y dar un poco de caña desde los juzgados. Y como no, lograr poner en marcha proyectos de Educación en empatía animal y la no violencia.

Russell Simoni en una actividad con ‘Huellas Cantabria’

En realidad, triple función. Cuéntenos su labor en las escuelas…

Sí, creo que llevar el tema del maltrato animal al aula es primordial y por eso empecé a proponer charlas y visitas a los centros educativos y ya cuando comencé con Huellas Cantabria, mediante el programa de radio, me ofrecía para acudir a colegios e institutos y llevar allí temáticas animalistas adaptadas a la edad del público al que íbamos a visitar. Preparo los contenidos junto a amigos docentes y es una maravilla la mucha empatía natural que tenemos de niños. Una pena que al hacernos mayores parece que esta sociedad la insensibiliza. Recibimos muchos mensajes en el programa de radio para visitas a las aulas. Ahora con la pandemia algo se ha frenado, pero cuando todo esto pase los recuperaremos con más fuerza.

Dice que hay un momento en el que de la sensibilidad y la empatía se pasa a otra cosa…

Si, creo que está sociedad nos insensibiliza y normaliza en exceso el uso de animales para nuestro propio beneficio.

¿En qué medida pueden los niños aprender una cosa cuando las prácticas de sus mayores y el día a día implican otras cosas?

Los niños, una mayoría, ellos solos sacan conclusiones muy bonitas ante los temas que llevo a las aulas y que comentamos. El problema es que llega al aula, incluso mediante los propios libros de texto, otra manera de considerar a los animales. Ojalá en la temática educativa hubiera un mayor fomento de la empatía y los derechos animales.

No olvidemos que las conductas de violencia hacia humanos y hacia animales, comparten las mismas vías de aprendizaje, siendo numerosos los especialistas que desde hace años vienen relacionando el maltrato animal en la infancia con otro tipo de agresiones entre humanos. Por eso considero que la educación en la empatía animal es también un modo de prevención del bullying. Educar en la convivencia es muy importante.

¿Crees que hay una confusión entre hacer actividades que incluyen animales con realmente fomentar el respeto real…no solo la gratificación sensorial y el entretenimiento de los niños?

Sí, se dan demasiado las actividades que cosifican a los animales, dando a entender que están ahí para que hagamos con ellos lo que nos plazca sin pensar en los propios intereses de los animales. Demasiadas visitas a granjas, zoológicos en lugar de visitar refugios y otros lugares que sí son una educación que fomente una mejor convivencia y respeto hacia los animales y no en la cosificación.

Lidera la gestión ética de colonias felinas en un área de Cantabria. ¿Cómo está el tema?

Soy coordinadora CER desde hace cuatro años en el municipio en el que resido y estamos haciendo un trabajo que funciona muy bien, mientras en otros lados vemos nacimientos y más nacimientos de gatitos, sobre todo en esta época, en nuestro municipio se notan ya las casi 400 esterilizaciones que llevamos hechas y estamos teniendo una primavera mucho más tranquila en ese aspecto, aunque nos quedan aún muchas zonas a las que acercar la gestión ética felina. Además, esto nos ha permitido documentar ejemplos de gestión y con ellos ayudar a que el CER llegue a otros municipios y demostrar claramente lo bien que funciona.

¿Qué significa ser «perro de caza» en España?

Los perros destinados a la caza son los grandes olvidados para las Administraciones Públicas, sobre ellos se cierne el más cruento maltrato institucional que nos podamos imaginar a todos los niveles.

Existe una permisividad absoluta por parte del sistema hacia las más horribles salvajadas sobre estos animales, por no hablar del paso por alto de multiplicidad de infracciones administrativas, que van desde falta de las mínimas condiciones higiénico sanitarias de bienestar animal, inexistencia de chip en animales, inexistencia de seguros de responsabilidad civil ante animales denominados potencialmente peligrosos, que son utilizados como “perros de agarre”, venta indiscriminada y sin ningún tipo de control, y en el caso de que los animales estén chipados…chip identificativos a nombre de terceras personas e incluso de menores de edad…y para ello tiene que haber profesionales que permitan todo ello…

Ser perro de caza significa para unos estar 24 horas encadenado a un olivo a la intemperie haga frío o calor, llueva o truene, de día o de noche, para otros vivir en zulos insalubres sin ver la luz del día, alimentándolos días alternos para aumentar su agresividad ante una pieza de caza, ya si hablamos del alimento que reciben…en la gran mayoría de los casos son carne cruda proveniente de carnicerías sin ningún tipo de control ni autorización para alimentarlo a base de productos SANDACH (Subproductos de Origen Animal no destinados a Consumo Humano), donde, el que tiene suerte recibe al día un triste caparazón emborrizado de tierra.

Ser perro de caza significa ser un mero instrumento que cuando no sirven para ese fin, utilizan las formas más horrendas para deshacerse de él, desde tirarlos a un pozo, dejarlos morir de inanición, ahorcarlos, matarlos a golpes y tirarlos a un contenedor aún con vida, tirotearlos en plena cacería, algunos, los menos, son llevados a perreras, con lo que ello conlleva o son abandonados, el que tiene suerte es rescatado por una protectora y el que no, que son la gran mayoría, mueren en una cuneta agonizando de dolor, en manos de su verdugo o de inanición en compañía tan solo de la fría cadena que los tiene prisioneros.

Ser perro de caza significa que desde el minuto cero, cuando naces, tu madre, encadenada o encerrada en un minúsculo habitáculo -(he visto a una perra preñada tenerla semanas metida dentro de un remolque a oscuras entre sus propias heces)- da a luz sobre una losa fría, sobre tierra, con el único calor que el que te procura ella recién parida. Ser perro de caza es ser carne de cañón de ventas ilegales entre particulares por internet para crías indiscriminadas, para intercambio por maquinaria agrícolas o aperos de labranza, ser perro de caza conlleva el ser entrenado enganchado a vehículos a motor donde o corres o corres, como es el caso de Castilla La Mancha.

Ser perro de caza significa pertenecer a un mundo amparado institucionalmente donde la sombra de las irregularidades administrativas y delictivas están en un constante acecho. Me he encontrado a lo largo de los años implicados en la defensa de estos animales con infinidad de irregularidades y trato de favor hacia los integrantes del mundo de la caza.

La propia Administración no mira de la misma forma a una perro utilizado para la caza al que no lo está, -de hecho en la actual ley de protección animal de Andalucía las infracciones que se comentan sobre los perros de rehala es competente la Delegación de Agricultura y no la Delegación del Gobierno como ocurre con los demás-, ya da igual si se trata que conformen una rehala dada de alta y cumpliendo la mayoría de los requisitos que administrativamente han de cumplir o simplemente ser un mero asentamiento de podencos, galgos, bretones, PPP, bodegueros…lo más indignante es que no se persiguen las irregularidades que se comenten por parte de los que tienen a estos animales y que los utilizan de forma irregular. Está muy normalizado tener entre 4 y 10 animales, en pleno campo, sin chip sin control sanitario alguno, atados a olivos comienzo desechos de animales, para ser utilizados los fines de semana y luego vuelta al mismo lugar…lo saben los Ayuntamientos, lo conocen las fuerzas y cuerpos de seguridad, lo conocen los vecinos y no pasa nada, NADIE HACE NADA!!!

Lo peor de todo es que en las zonas rurales principalmente están tan acostumbrados a tener esta dantesca imagen a su lado que ya lo ven con absoluta normalidad y sólo por el hecho de no tener problemas con el vecino cazador, que además tiene un arma a su alcance y por el miedo a que le hagan algo a él, a su familia o sus animales, guardan silencio.

Los perros de caza, los olvidados para las Administraciones

En definitiva ser un perro de caza es uno de los peores destinos que puedes tener siendo perro. Ha llegado a ser tan grave la situación de los perros de caza en España que el pasado 11 de Marzo, el Intergrupo del Parlamento Europeo sobre Bienestar y Conservación de los Animales remitió una carta abierta al gobierno de España mostrando su profunda preocupación por el trato que se le da en España a los perros de caza. En la misma hace mención expresa al artículo 13 del Tratado de Lisboa donde se exige que los Estados miembros de la UE adapten sus legislaciones nacionales de manera que cumplan con la consideración a los animales como seres sintientes y la misma sea tenida en cuenta en futuras iniciativas políticas. Reproduzco un extracto de la misma por su gran interés:

“El trato a los galgos y a otros perros de caza en España es un ejemplo particularmente grave. La responsabilidad de legislar y hacer cumplir la ley en cuanto a protección animal recae en las 17 comunidades autónomas, lo que da lugar a un conjunto diverso de normativas de difícil aplicación.

Nos preocupa especialmente, dice el Intergrupo del Parlamento Europeo, el lento avance en la introducción e implementación de leyes de bienestar animal en España con respecto a los galgos y otros perros de caza. Consideramos que el trato a los perros de caza en España está en contradicción con los valores europeos y no encontramos justificación alguna de la diferenciación en la protección que se otorga a los animales de compañía, frente a la que se da a galgos y otros perros de caza, considerados animales de trabajo. Distinción que sin lugar a equívocos está disminuyendo notablemente su nivel de protección, negándoles la condición de seres sintientes reconocidos en el Artículo 13 que, entre otras cosas, exige que se los mantenga en condiciones razonables de habitabilidad y libres de todo sufrimiento innecesario, incluido el abandono y maltrato por parte de sus dueños.

Por tanto, recomendamos que se considere urgentemente la necesidad de una ley unificada de protección animal que abarque todo el territorio español. Se necesitan medidas legales renovadas en las áreas de cría, identificación y registro de perros, junto con la ejecución efectiva de multas ejemplares y penas privativas de libertad en casos extremos de crueldad animal, así como la creación de controles policiales sistemáticos con la provisión de los recursos adecuados.

Además, la legislación española actual permite que el 85,6% del territorio nacional sea terreno de caza, privilegiando al 1,6% de la población que tiene licencia de caza. Durante el confinamiento debido al COVID-19, en 2020 los cazadores quedaron exentos de las restricciones que se aplican al resto de la población y actividades de ocio al aire libre. Su actividad, la caza, tuvo como consecuencia 52 accidentes mortales, mientras que cerca de 600 personas resultaron heridas.

Por lo anterior, solicitamos respetuosamente al gobierno español y a sus organismos competentes, que reconozcan y respeten el derecho de los españoles no cazadores, el 98,4% de la población, de disfrutar de la naturaleza e interactuar con el medio ambiente de manera pacífica, sin las restricciones impuestas por la caza y la desproporcionada asignación en exclusiva de tierras para fines cinegéticos. Asimismo, hacemos un llamamiento al refuerzo, apoyo y al debido reconocimiento a la labor de las agencias de protección del bienestar animal y su personal, Agentes Forestales, quienes se han declarado desprotegidos frente a los cazadores en numerosas ocasiones. Su número insuficiente se traduce en que los cazadores pueden realizar sus actividades en gran medida exentos de cualquier requisito legal destinado a prevenir la crueldad animal.

Y finaliza la Carta sugiriendo una serie de MEDIDAS DE PROTECCIÓN ANIMAL

1. Mayor control de las perreras públicas gestionadas por empresas privadas sin marco legal estatal que las regule.

2. Mayor apoyo, recursos y formación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Autonomías y Ayuntamientos, en su lucha contra el abandono animal.

3. El tratamiento de la caza como una actividad exclusivamente “privada”, exenta de subsidios públicos directos o indirectos a nivel estatal, regional o local. Esto implica dejar de considerar a la caza como actividad de carácter «cultural» o «deportivo», lo que hace que sus federaciones y asociaciones no sean aptas para recibir subvenciones de las autoridades deportivas o culturales gubernamentales.

4. El grupo de perros de caza denominado «rehalas» debe dejar de ser considerado objeto «de interés cultural». Deben aplicarse las leyes actuales sobre cría contemplada en las directrices de cría responsable de la Plataforma de la Unión Europea para el Bienestar Animal, y no discriminar a los perros de caza en cuanto a su grado de protección.

5. Transparencia en todo lo relativo a las subvenciones públicas a organizaciones relacionadas con la actividad cinegética.

6. La implementación de un programa de educación en bienestar animal en las escuelas para promover la empatía hacia los animales en la infancia”.

La desdicha de los perros de caza no termina ahí, los pocos que logran salir de ese infierno y consiguen tener la posibilidad de adopción, les resulta, en especial a Podencos, muy complicado encontrar a una familia y todo ello por el estigma que sufren por la falsa creencia de que son perros de caza y no de casa, ser perros muy nerviosos o hiperactivos. Todos los perros utilizados para esta cruel práctica, tanto genética como morfológicamente son exactamente iguales a cualquier otro y deben, necesariamente gozar, de la misma protección penal y administrativamente hablando como seres sintientes que son.

Confío en poderlo ver algún día.

Fdo. Dulcenombre Aguilera Aguilera
PRESIDENTA DAMAC Juristas
Fundadora del Despacho Jurídico “Por la Defensa de los Sin Voz”
Asesora Jurídica FAPAC Córdoba