Diez consejos para evitar que tu gato se pierda

Si algo caracteriza a los gatos es su peculiar y curioso carácter. Los felinos son unos animales ciertamente independientes que en muchos momentos del día buscan la soledad. Esta soledad se acentúa en los adultos, quienes muestran un mayor nivel de autonomía ya que no necesitan apoyarse en otros para sentir seguridad. Además, la curiosidad y el instinto cazador son la parte fundamental de su manera de ser, hecho que provoca que en muchas ocasiones sean difíciles de domesticar.

Es evidente que el ser humano, aunque se esfuerce inútilmente en ello, es incapaz de cambiar el carácter de estos animales, pero lo que sí que puede hacer es adoptar ciertas medidas protectoras para evitar que los gatos se escapen de casa o se pierdan. Desde Animalados te ofrecemos diez consejos para evitar que esto suceda:

1. Esterilizar: Aunque algunos dueños quieran evitar esta técnica por miedo o por incentivar la reproducción, este proceso debe realizarse sobre los felinos domésticos. El instinto de los gatos en épocas de celo es el de buscar a otros gatos para lidiar con sus necesidades, provocando situaciones complicadas en las que el animal intenta huir de casa. Así pues, recomendamos esterilizar a tu gatito antes de que alcance su madurez sexual y sea capaz de tener cachorros. Esto normalmente ocurre entre los cuatro y seis meses de edad.

2. Proteger las ventanas, balcones y  terrazas:  La curiosidad de los gatos provoca que en muchas ocasiones quieran observar todo aquello que está en el exterior. Por este motivo es importante tener una buena protección en todas las salidas. Existen distintos tipos de redes y mallas específicas para los distintos tamaños de gatos. Tener bien protegidas estas salidas puede evitar que el gato se escape. Asimismo, la confianza que genera tener esta protección permite tener una buena ventilación del hogar, hecho que resulta muy positivo para el bienestar del animal.

3. Implantar un chip: Este sistema electrónico de identificación permite almacenar información sobre el animal a través de la base de datos del Censo Canino que tiene cada Comunidad Autónoma. En él se guarda información como el nombre del dueño, su dirección y uno o dos teléfonos de contacto. El microchip se coloca una sola vez en la vida y permanece en el cuerpo del animal para siempre. El proceso de implantación lo tiene que llevar a cabo un veterinario. Gracias a esta medida, si una persona encuentra a un animal perdido debe dirigirse a un veterinario, quien procederá a la identificación del animal y la localización de su dueño.

4. Buscar un compañero de juego felino: Una manera de evitar la constante curiosidad externa del gato es proporcionándole un compañero de juego. Ahora bien, antes de tomar esta decisión debes reflexionar sobre la responsabilidad que conlleva tener a un nuevo animal de compañía en casa. Adoptar un perro o un gato nunca debe ser una decisión tomada a la ligera. La introducción de un nuevo gato en casa puede provocar que el animal que ya tenías en tu hogar cambie de humor y comportamiento. Cada uno debe tener su propio plato, bebedero, arena, juguetes… Estos animales son muy territoriales pero poco a poco irán entrando en contacto hasta que puedan acabar siendo amigos.

5. Hacer que el hogar sea más interesante y acogedor que el exterior: Los felinos tienen una necesidad de exploración constante. Su curiosidad provoca que siempre traten de conocer qué se encuentra presente en cada rincón del lugar concreto en el que se encuentran. Es muy probable que el gato se ausente de la vista de las personas a lo largo del día, hecho que favorece la posibilidad de que pueda perderse. Para intentar paliar un poco esta característica debes equipar al animal de todo tipo de objetos y juguetes. Rascadores, bolas de lana, caña de pescar con plumas, árboles para gatos, fuentes de agua… son algunos de los elementos que atraerán la atención del gato y evitarán que busquen el ocio y la curiosidad en el exterior.

6. En la medida de lo posible, educar: Los gatos son unos animales muy inteligentes capaces de asimilar las normas que le pongas. Una manera válida para educar a estos animales es reconociéndoles su buen hacer. Premiar al animal cada vez que tiene una conducta positiva ayuda a que el felino sepa asociar el regalo con la buena acción. Son animales independientes que necesitan intimidad para curiosear por lo que no pruebes de educarlo mediante gritos, sólo conseguirás confundirlo.

7. Tener especial precaución en la protección de la puerta de entrada: Los gatos tienen siempre localizada la zona de entrada y salida del lugar en el que se encuentran. De manera instintiva, siempre que la puerta del hogar o del lugar en el que están se abrá, la atravesarán para conocer qué se encuentra en el otro lado. Por este motivo es importante tener especial atención al momento de entrar y salir de casa.

8. Colocar un cascabel no es una opción: El sonido constante de estos collarines puede provocar dolores fuertes en el oído del animal, dejándole incluso sordo si el cascabel es muy grande. Además, este objeto provoca un gran estado de estrés sobre el felino por el hecho de cargar todo el día con un peso innecesario. Por este motivo, no es nada complicado encontrarse con animales que intentan quitárselo.

9. Proporcionar un compañero de juego canino: El compañero de juego también puede ser un perro. La mala relación entre los canes y los gatos es un tópico irreal. El proceso debe ser muy parecido al acompañante felino. Hay que dejar que cada uno tenga su territorio propio y que poco a poco vayan conociéndose hasta que acaben haciéndose amigos inseparables.

10. Proporcionar juguetes que finjan ser presas: Su instinto cazador les lleva muchas veces a querer salir al exterior y escapar. Si les ofrecemos juguetes parecidos a los ratones, por ejemplo, pueden fingir una caza que les resulte suficiente para tenerlos distraídos de los peligros exteriores.

Aprovecha el teletrabajo para hacer ejercicios con el perro en casa

Practicar según qué juegos con los perros ayuda a que descarguen su «energía depredadora»

El teletrabajo y el confinamiento han provocado que pasemos muchas más horas en casa que antes. Y entre los grandes beneficiados de esta «nueva normalidad» están nuestros animales que pueden disfrutar mucho más de nuestra compañía. Con este artículo, os proponemos que aproveches estas horas y que hagas pequeñas sesiones de juegos que permitan, en el caso de los perros, utilizar su instinto para poder descargar su «energía depredadora», según el término utilizado por Jean Donaldson en El Coque de Culturas (KNS Ediciones), uno de nuestros libros de cabecera. Todos estos juegos, son «una excelente manera de desarrollar válvulas de escape de nuestro perro» y conseguir que esté después más tranquilo. De hecho, según Donaldson, «aplicar este tipo de estimulación regularmente es la primera línea de prevención y defensa contra los problemas de comportamiento».

El escondite.

Este ejercicio permite que el perro desarrolle su instinto de rastreo y es muy fácil conseguir resultados sorprendentes en muy poco tiempo. Consiste en esconder algún juguete del perro en algún rincón de una habitación y pedirle que lo encuentre. Para hacerlo, primero hay que jugar un rato con el perro y el juguete. Puede ser un lazo de tela, una pelota o lo que sea. Cuando ya hemos conseguido llamar su atención con ese objeto, vamos hacia una habitación y hacemos que el perro se siente en la puerta. Entramos dentro y, con la puerta cerrada sin que nos vea, escondemos el juguete en algún rincón. Las primeras veces es mejor ponérselo fácil y dejarlo un poco a la vista. Una vez escondido, abrimos la puerta y le pedimos que lo busque. «Busca, busca», le decimos. La mayoría de los perros ya están programados para comenzar a buscar el juguete. Si no funciona, le podemos dejar que huela la mano con la que hemos estado jugando antes con el juguete y automáticamente comenzará a buscar. Lo entenderá. Cuando lo encuentre, tenemos que felicitarle con energía (incluso exagerando un poco) y premiar con alguna galleta que le guste. Después lo hacemos salir de la habitación y volvemos a repetir el ejercicio. A las pocas series, sólo abrir la puerta, el perro ya comenzará a buscar el juguete de una manera sorprendente.

Tira y afloja

Son muchas las personas que desaconsejan totalmente jugar con el perro al tira y afloja, ya que consideran que puede fomentar la dominancia del perro. Pero Jean Donaldson tiene otro punto de vista: Jugar a estirar una cuerda o un lazo de ropa mientras el perro lo tiene entre los dientes no convierte al animal en un depredador porque ya lo es. Al contrario, todos los juegos que permitan que nuestro perro saque el depredador que lleva dentro son en realidad una válvula de escape para él. Además, cuando el animal tira fuerte con los dientes no está compitiendo con nosotros, está «cooperando contigo para matar la presa». Esta escena la hemos visto en mil reportajes, cuando los lobos tras cazar un animal lo estiran por las diferentes parte del cuerpo para podérselo comer. «Algunos miembros de la manada están sujetando el animal al mismo tiempo (…) y todos tiran como locos», dice Donaldson. Se trata pues de convertirnos en otro miembro de la manada y estirar el lazo con fuerza e irlo moviendo, tal como hacen los depredadores cuando tienen la presa entre los dientes. Evidentemente, es un ejercicio que tiene riesgo. Nos podemos llevar un mordisco sin querer. Hay que hacerlo con guantes y con mucha atención. Y los niños no lo pueden practicar. El juego termina cuando dices «deja» y el perro debe dejar caer el lazo. Esta parte hay que practicarla previamente, a base de dejar que coja objetos (no es necesario que sean las que más le gustan) y ordenarle que los deje. Cuando entregue lo que tenga en la boca hay que recompensarle con algún premio.

«Me atrevería a decir que esta cooperación para matar es una experiencia que fortalece los lazos entre los miembros de la manada, es una experiencia intensa y placentera que el perro asociará estrechamente contigo», concluye la autora.

 

La caña de pescar

De todos los juegos posibles, este es uno de los que más gusta a los perros. Se trata de atar una cuerda a uno de los extremos de un palo, que puede ser la rama de un árbol o el palo de una escoba, aunque si es flexible es más fácil. En el otro extremo de la cuerda atamos algún juguete, como si fuera una caña de pescar. En este ejercicio no es necesario preparar el perro ni confiar en que entienda el juego. El instinto del animal se encarga de que las instrucciones queden claras. Cada vez que muevas el palo y la cuerda haga oscilar el juguete, el animal verá una presa en movimiento. Enseguida intentará cazar juguete. Se puede mover el juguete a cierta altura, para provocar que el animal salte o se puede arrastrar por el suelo, como si fuera un conejo. El perro irá como un loco a cazarlo. Cuando la coja, costará que lo suelte, pero debe entender que hasta que no lo haga no se repetirá el ejercicio, por lo que, si tenemos paciencia, lo acabará entendiendo. Así que le diremos «deja, deja» y no vamos a jugar hasta que lo haya soltado.

Los mejores consejos para que los perros puedan combatir el frío

Nos encontramos inmersos en las semanas más frías del año. La bajada de las temperaturas afecta a los humanos… y también a los perros. Por tanto, es importante conocer qué cuidados debemos tener en cuenta con los caninos durante la época invernal. Desde Animalados hemos hablado con Ignacio Moral, veterinario de Clinivet, quien nos ha ofrecido algunos de los consejos más importantes a tener en cuenta para garantizar el mayor bienestar posible de los animales durante esta época del año.

Evitar los cambios bruscos de temperatura

Para empezar, hay que romper con el mito que asegura que los perros, por su tipo de piel cubierta de pelo, son poco sensibles al frío. La realidad es que los animales domésticos se han adaptado al calor de las calefacciones de los hogares, por lo que han perdido parte de su resistencia a las bajas temperaturas. Por este motivo, uno de los puntos críticos a tener en cuenta de cara a la salud del animal es evitar el cambio brusco de las temperaturas. Pasar del clima caliente de casa con la calefacción al frío de la calle puede provocar catarros de garganta y nariz en los peludos.

Considerar el tamaño y la raza del animal

Hay que tener en cuenta que la resistencia a las bajas temperaturas por parte de los perros está relacionado con la raza y el tamaño del animal. Los perros chatos y de morro corto están más predispuestos al frío. Su fisonomía natural provoca que sean menos eficientes a la hora de calentar el aire que inspiran por la nariz, por tanto, frecuentemente respiran por la boca aumentando así las posibilidades de sufrir un resfriado.

A la vez, los perros de poco peso y pelo corto también están más expuestos a las bajas temperaturas, ya que su superficie corporal es exponencialmente mayor en los grandes y pierden más calor por convección. Por lo contrario, los perros nórdicos, de manto largo y varias capas, son muy poco frioleros y sufren menos a lo largo de la época invernal.

Los cachorros y los perros mayores están más expuestos al frío

La edad de los animales es un elemento a tener muy en cuenta para conocer el aguante de los perros contra las temperaturas bajas. Los cachorros y los perros en edad más avanzada son seres vivos que tienen alterado el centro termorregulador que se aloja en el cerebro, y por consecuencia, no son tan eficientes con el mantenimiento de su temperatura corporal. Uno de los remedios más eficaces para estos colectivos es vestir al animal con alguna prenda de ropa. Ahora bien, dentro de casa es mejor no vestir al animal ni tenerlo cerca de las calefacciones.

Los animales con mal estado de salud son más vulnerables a las temperaturas bajas

El estado de salud del animal es otro de los factores a tener en cuenta para conocer el grado de resistencia del perro hacia el frío. La deshidratación que acompaña a múltiples enfermedades agudas y crónicas disminuye la temperatura corporal. Algunas enfermedades como por ejemplo el hipotiroidismo, pueden provocar un descenso considerable en la temperatura del canino y como consecuencia que éste tenga una mayor vulnerabilidad a las bajas temperaturas. Una de las soluciones para los perros con un estado de salud bajo es aumentar un poco la cantidad de calorías en la dieta durante los meses fríos, sobre todo en perros que viven y duermen en el exterior.

Los perros, de la misma manera que las personas, necesitan unos cuidados específicos para defenderse de las bajas temperaturas. Un perro con frío no es un perro feliz. Ya hemos visto que hay animales que se adaptan mejor y más rápido al frío que otros. Esperemos que todos sigan los consejos de Ignacio Moral y Clinivet y podamos pasar un invierno libre de catarros y de resfriados.

El truco para evitar daños a los gatos cuando arrancas el vehículo en invierno

Evita con varios golpes antes de arrancar el coche que algún animal, especialmente gatos, sufra daños.

Los animales callejeros, especialmente los gatos, suelen refugiarse del frío en el interior de los vehículos, aprovechando así la calidez que desprenden estos tras haber sido utilizados. Una solución tan eficaz como peligrosa para el bienestar de los felinos. Si el vehículo vuelve a ponerse en marcha con la presencia del animal en su interior, puede causarle lesiones, quemaduras o incluso la muerte por asfixia.

Para evitar que se produzca cualquier lesión sobre los animales, la Policía Nacional ha lanzado un consejo a través de su cuenta de Twitter en el que pide a los ciudadanos que den unos golpes en el capó antes de arrancar el vehículo para asegurarse la ausencia de animales en el interior del coche.

La Policía Nacional informa que normalmente los gatos suelen elegir vehículos que estén recién estacionados en los que el motor está todavía caliente. Una vez que se ha pasado el efecto de la calidez, los animales buscarán un nuevo vehículo. Por este motivo, es importante estar atentos a la presencia de un gato en el interior del coche si volvemos a coger el vehículo pocos minutos después de haberlo dejado.

La Policía también informa de que hay que tener especial atención en el caso de los gatos recién nacidos. Algunos animales dejan a sus hijos en el interior de un vehículo mientras buscan la comida. Esta situación es especialmente delicada porque las crías no apreciarán los golpes ni podrán valerse por sí mismo para huir de la situación.

Ahora ya lo sabemos, en los días más fríos tenemos que golpear el capó de nuestro coche varias veces para evitar así el daño a cualquier animal, seguro que ellos nos agradecerán este aviso.

Guía para viajar con tu perro en avión, barco, tren o bus

Cómo viajar con tu perro en avión

Las grandes compañías aéreas permiten viajar a los perros tanto en la cabina de los aviones como en sus bodegas, en función del peso del animal. Normalmente el peso máximo permitido para cabina está entre los 6 y los 10 kilos (incluido el trasportín) según la compañía. Por el contrario, algunas compañías low cost no admiten animales en sus aviones a excepción de los perros guía que pueden viajar siempre en la cabina junto a su propietario. Aunque es aconsejable consultarlo, por si hubiera cambiado su política de vuelo.

Para mayor seguridad, conviene que antes de comprar los billetes preguntes a la compañía con la que quieres volar si permiten viajar con perros o gatos y si hay plazas para ellos ya que suele haber un límite para avión, incluso para un perro lazarillo.

Vuelve a confirmar la plaza 48 horas antes de que el vuelo salga. El día de partida, si tu perro tiene que viajar en cabina, retrasa al máximo el check-in para evitar así que tenga que pasar un buen rato en el estresante ambiente de un aeropuerto. Si, por el contrario, debe volar en la bodega, hazlo con antelación de manera que vaya al área de equipaje y el coloquen en un lugar tranquilo y con poca luz para que se relaje.

Los animales deberán viajar en un transporten si van a la cabina y, por su peso, lo harán en la bodega del avión, en un jaula de transporte en bodega que se puede pedir en el aeropuerto o comprar tiendas especializadas. Cada compañía varía ligeramente las dimensiones máximas del recipiente con el que los animales viajan en cabina. En el caso de que el propietario del perro sea quien lleve el trasportín donde viajará a su perro, el habitáculo deberá cumplir una serie de normas: deberá ser resistente y seguro, cómodo para el tamaño del perro y permitir su ventilación. Deberá tener un fondo permeable y un cierre que garantice que no se abrirá en ningún momento. Además, deberá contar con un recipiente para que coma y beba. Si el habitáculo no cumple con estas normas podría ser rechazado en el embarque o la deberá sustituir por otro. Es muy importante que la jaula donde viaje tu perro esté claramente identificada. Los perros tienen que pagar para viajar en avión. Las tarifas varían según las compañías aéreas en función del trayecto y si el animal viaja en la cabina o en la bodega. Recuerda que para viajar en avión, deberás llevar su pasaporte internacional canino sobre todo si te desplazas a algún país de la Unión Europea y tu perro deberá estar vacunado contra la rabia. Si vas en el Reino Unido o fuera de la UE, consulta a la compañía con la que vueles si te permiten viajar con mascotas. A continuación te indicamos el enlace a la normativa (en inglés) de la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) sobre transporte de mascotas, así como los enlaces de las principales compañías aéreas que operan en España para que conozcas con detalles las sus condiciones en cuanto al transporte de animales de compañía (Pets).

Clicka para consultar la política de vuelos con animales de las principales compañías:

Iberia, Air Europa, Vueling, Air France, British Airways, Lufthansa, Turkish Airlines, Air Berlín, Ryanair, Binter

Cómo viajar con tu compañero en barco

En España no existe una normativa específica sobre el transporte de perros y gatos en barcos de pasajeros por lo que cada compañía aplica unas determinadas condiciones. En todas ellas prima la seguridad y bienestar de los pasajeros que viajan y también la de los animales. Las compañías que hacen cruceros no admiten animales de compañía a excepción de los perros guía que acompañan a personas invidentes. Los perros y los gatos, a excepción de los guía, viajan en jaulas o trasportines que facilita la naviera y son colocados en la cubierta del barco, en el garaje o en otros lugares ventilados y protegidos de la lluvia y el frío. En caso de que lleves tu propio trasportín, deberás comunicarlo al personal de a bordo a los que deberás presentar cuando subas al barco para que te indiquen donde viajará tu mascota.

Acciona Transmediterránea permite sólo en sus barcos rápidos que los perros y gatos que no superen los 6 kilos de peso (incluido el habitáculo) viajen junto a su propietario en un trasportín o jaula de dimensiones 50 de largo, 40 de ancho y 25.de profundidad (50x40x25). Si viajas a Italia, la compañía Grandi Navi Veloci permite que tu perro viaje contigo en el camerino. También Grimaldi permite actualmente que nuestros acompañantes más peludos viajen con nosotros en el camerino. La compañía recomienda reservar los camerinos con antelación, porque el número de camarotes que aceptan perros (con suelos especiales y esterillas antiolor) son limitados. En cada camerino se aceptan hasta tres perros, que podrán pasear por cubierta con correa y bozal. No podrán utilizar el resto de zonas comunes. 

Las compañías que no permiten que el animal duerma en el camerino, permiten un horario de visitas durante el trayecto. Algunas, no permiten pero que el perro salga de la jaula mientras que otros dejan al propietario que el paseen por la cubierta. Si llevas tu coche en el barco, no dejes nunca tu perro en su interior durante el trayecto ya que puede deshidratarse y asfixiarse. Antes de iniciar el viaje, conviene que visites al veterinario para que te aconseje sobre qué debe comer y beber durante la travesía y qué medicamentos puede tomar si se marea. El perro tiene que estar al día de las vacunas y desparasitado, y debe llevar el chip electrónico identificador para localizarlo. Recuerda llevar siempre el pasaporte canino. Cuando hagas la reserva debes incluirlo también tu perro, que tendrá que pagar una tarifa.

En algunas líneas cortas de la compañía Balearia, los animales de compañía podrán disfrutar de diez buques con camarote pet friendly en los que puedes viajar en dicha acomodación. A continuación, te ponemos un enlace a la normativa de las diferentes compañías navieras que operan en España para que consultes su normativa sobre transporte de animales.

Balearia, Acciona Transmediterránea, Grimaldi, GNV, Naviera Armas

Como viajar en tren con tu perro

Los perros que no superen los 10 kilos de peso pueden viajar en los trenes de Renfe ya sean de Larga y Media Distancia como los AVE o AVANT. Pero su normativa deja claro que los perros podrán subir al tren siempre y cuando no se oponga al resto de clientes. Tu perro deberá ir en un transportín o contenedor completamente cerrado que no supere los 60x35x35. El precio del billete es del 25% de la tarifa normal aunque en el AVE existe la posibilidad de que el contenedor donde viaje ocupe una plaza, pagando entonces igual que si fuera una persona. A todos los trenes de Renfe, los perros guía viajan gratis. Si viajas por Europa, las cosas cambian. Los perros no siempre tienen que viajar dentro de un transporten en Francia y en la mayoría de países los perros pequeños y gatos viajan gratis si los llevas dentro de un transporten. Recuerda que en todos estos países deberás presentar el pasaporte internacional canino. En los siguientes enlaces podrás ver la normativa que se utiliza para el transporte de mascotas a las compañías ferroviarias de algunos países europeos.

Inglaterra (National Rail), Francia (SNCF), Italia (Trenitalia), Alemania (Bahn), Holanda (Nederlandse Spoorwegen), Suecia (Statens Järnvägar), Suiza (Ferrocarriles Federales Suizos) y Bélgica (NMBS / SNCB)

Como viajar con tu perro en coche

Si decidimos viajar en coche, debemos tener en cuenta que nuestro perro tendrá que viajar siempre bien sujeto. La manera más cómoda y segura de viajar por tu perro está dentro de un transporten que podrás colocar en el maletero del coche o, en caso de que tu mascota sea pequeña, en el suelo del habitáculo detrás de los asientos delanteros. Nunca coloques el transportín encima de un asiento sujeto con el cinturón ya que en caso de colisión puede salir disparado contra los cristales. Otras formas de llevar a tu perro en el coche es con arneses que sujetan mediante el cinturón de seguridad o dispositivos Isofix, o separado del habitáculo con una rejilla en el caso de los vehículos familiar o con puerta detrás. Es conveniente hacer una parada para descansar cada dos horas de viaje. Cuando lo hagas en un área de servicio, recuerda que tienes que sacar el perro del vehículo dentro del transporten o sujeto con la correa. Es recomendable llevar un poco de agua y un recipiente para hidratarse en las paradas. No lo dejes nunca solo dentro del coche, sobre todo en verano. De momento, no hay áreas de descanso caninas en las carreteras españolas. Bueno, hay una en el kilómetro 152 de la autovía de Burgos (A-1): el Área Tudanca. Si viajas por Italia puedes encontrar los llamados Fido Park en diferentes autopistas del país transalpino.

Viajar con tu perro en autobuses de línea

Llevar un perro en un autobús de línea no es muy recomendable ni agradable para tu perro ya que si no es un perro guía deberá ir a las bodegas del vehículo dentro de una jaula o de un transporten. Además, se recomienda que lleve el bozal. Si llevas tu mascota en este tipo de transporte, deberás presentar un cuarto de hora antes de la salida y deberás colocar personalmente el animal allí donde te indique el conductor.

Empresas de transporte especializadas en perros

Existen una serie de empresas de transporte especializadas en el traslado de perros a nivel local, nacional e internacional que pueden hacer que el viaje de tu mascota sea mucho más cómodo, sobre todo si se trata de un perro grande. A continuación te damos a conocer algunas de ellas:

TravelDog, MRW, Baggage Pets, AEPP y Worldwidedogs.