Entradas

Consejos para viajar con el gato en el coche

Los gatos no son muy amigos de los viajes pero si no queda otra opción deberás seguir una serie de pautas que garanticen el máximo bienestar de estos animales

Los gatos son unos animales muy reacios a los desplazamientos. Los cambios de ubicación provocan en los felinos un estado de estrés y ansiedad causado por el abandono de aquellas zonas que se encuentran impregnadas con sus feromonas. No obstante, en diferentes situaciones como pueden ser las vacaciones, los humanos nos vemos obligados a viajar con ellos en coche, toda una aventura que debe planificarse con antelación.

En general, los gatos no están acostumbrados a viajar en coche. Este tipo de desplazamientos generan un estado de estrés y nerviosismo sobre el animal que puede provocarle vómitos, diarrea y mareos. Ante esta situación, los veterinarios recomiendan dejar al animal en su residencia habitual si el viaje no supera las dos noches fuera de casa, así evitaremos un mal trago para felino.

Si la decisión ya está tomada y el gato viajará contigo en el coche, lo primero que debes hacer es visitar a tu veterinario habitual. Nadie mejor que un experto en bienestar animal sabrá informarte sobre los mejores consejos para el bienestar del felino. Eso sí, hay una serie de pautas básicas en las que coinciden los expertos con los que ha hablado Animalados y que deberás cumplir para que el desplazamiento sea lo menos desagradable posible:

-Utiliza un transportín adecuado. El gato debe sentirse lo más cómodo posible durante el desplazamiento. Para ello, el transportín tiene que estar limpio y tiene que ser lo más rígido y espacioso posible. Para evitar problemas con la entrada del animal al interior del transportín puedes colocar algún juguete, toalla o manta que esté impregnada con las feromonas del felino.

-Ubica correctamente el transportín. Para un viaje seguro y confortable el transportín podrá ubicarse en el suelo detrás de los asientos delanteros o también podrá colocarse en los asientos de atrás, siempre bien atado con el cinturón de seguridad. Lo más importante es que el transportín quede bien sujeto en cualquiera de estas dos zonas, así evitaremos movimientos bruscos y mareos.

-Evita dar comida al animal. Para evitar vómitos y diarreas durante el trayecto es importante que el gato no haya comido durante las 4 horas previas al inicio del desplazamiento. Durante el viaje es también importante que el felino no ingiera alimentos. Tan solo podrá beber agua si el propio animal lo desea.

-Utiliza feromonas antiestrés. Los veterinarios recomiendan estos espráis para reducir la ansiedad durante el trayecto. Las feromonas antiestrés reproducen olores familiares del felino y de su territorio habitual. Para su correcto uso deberás impregnarse el transportín y la parte del coche en la que se ubique el animal con este espray unos 20 minutos antes del acomodo del gato en el vehículo.

-Acomoda el coche para su bienestar. Es importante que el gato disponga de una temperatura adecuada durante el desplazamiento, especialmente cuando el viaje se produce durante los meses más calurosos del año. En estos casos lo recomendable es poner el aire acondicionado unos minutos antes de subirse al vehículo. También es importante procurar no poner la música o la radio muy alta. Esto podría aumentar el estado de nerviosismo del gato.

-Interactúa con el felino. Durante el trayecto es muy probable que el animal maúlle como muestra de su malestar y estrés. Para intentar hacer que su desplazamiento sea más ameno intenta hablar y acariciar al animal en la medida de lo posible. De esta manera, el felino percibirá normalidad en su entorno y podrá relajar su estado de nerviosismo.

-Realiza paradas cada dos horas. Igual que sucede con las personas, los animales también necesitan descansar del movimiento del coche. Para ello, intenta realizar una parada cada dos horas. Durante las pausas procura estar cerca del animal y mantén el vehículo con una temperatura adecuada para su bienestar. Es muy importante no dejar al animal solo dentro del coche durante los meses más calurosos del año. Esta situación podría provocarle un golpe de calor y sus consecuentes problemas de salud.

Cómo evitar la caspa de los gatos

Conoce los mejores consejos para evitar que tu gato tenga caspa, una afección dermatológica del cuero cabelludo que puede causar una sensación de malestar en los felinos.

Quizás no lo sabías, pero los gatos tienen caspa, al igual que sucede con los humanos. Del mismo modo que nos pasa a nosotros, esta caspa se ve más en los gatos que tienen el pelo oscuro. Esta afección dermatológica del cuero cabelludo produce picor, por lo que el felino se rascará mucho y la irá dejando por todas partes, lo que puede aumentar los brotes de alergias, tanto en el animal como en sus dueños.

Evitar la caspa de los gatos es un proceso fácil, sólo hay que seguir estos consejos:

-Dale una dieta apropiada que contenga proteína de carne. Una dieta escasa que no contenga los nutrientes necesarios para el gato puede desencadenar varios problemas, entre ellos la caspa.

-Cepilla a tu animal de compañía regularmente para eliminar las células muertas de la piel y del pelo, porque estas con el tiempo pueden causar la aparición de caspa.

-Bañalos. Aunque los gatos no son muy amantes del agua, hay que intentarlo para reducir la producción de estos pequeños puntos tan desagradables. Si tu gato se pone demasiado agresivo, utiliza champús para lavar en seco.

-Si la caspa ya ha aparecido, no te preocupes porque tiene fácil solución. Consulta al veterinario para que le ponga un tratamiento con un champú especial para su tipo de caspa. También suelen administrarse suplementos de ácidos grasos esenciales, que ayudan a normalizar la función celular, pero consulta antes a tu veterinario para conocer la dosis necesaria.

Fuente: AMIC-Wikifauna.com

Projecte LOLA se une al programa Viopet de ayuda a los animales de las mujeres maltratadas

La asociación animalista de Girona Projecte LOLA se ha unido al programa Viopet, una acción que permite la acogida de los animales de compañía de las mujeres que son víctimas de la violencia de género.

Projecte Lola se ha unido al programa de ayuda a las mujeres maltratadas que coordina Viopet junto a la Dirección General de Derecho Animal, el Ministerio de Igualdad y el Observatorio de Violencia Hacia los Animales. El programa consiste en la creación de una red de casas de acogida para albergar animales que pretende dar soluciones al 30% de las mujeres víctimas de la violencia machista que tienen animales de compañía. Estos lugares de acogida se encargan de cuidar de los animales todo el tiempo necesario hasta que las mujeres puedan recuperarse y estabilizar sus vidas.

Según el Observatorio de Violencia Hacia los Animales, el 59% de las mujeres maltratadas aplazan su salida del hogar si su animal de compañía no tiene garantías de quedarse en un lugar seguro. Esto es debido a que muchos maltratadores suelen amenazar a las mujeres con herir a sus animales si los abandonan o “se portan mal”. Ante esta situación, muchas víctimas se ven obligadas a seguir viviendo con el maltratador, otras malviven en su coche o directamente en la calle.

Para poder disponer de este servicio, la víctima tiene que llamar al 673 765 330. En el mismo momento de la llamada, se inicia un dispositivo para encontrar un hogar para el animal y se concretan los detalles de la recogida, todo este proceso se produce siempre desde la máxima confidencialidad. A pesar de que esta ayuda la puede solicitar directamente la mujer maltratada, normalmente y por razones obvias, se suele pedir desde los Servicios Sociales.

El programa de rescate de Viopet nace de la carencia de soluciones que ofrece la administración pública hacia el cuidado de los animales de las víctimas. La mayoría de las entidades que ofrecen acogida a las mujeres víctimas de violencia de la género, no contemplan la posibilidad de acoger también al animal de compañía. El principal argumento ante esta situación es que ya están suficientemente desbordados con los pocos recursos que tienen como para asumir más trabajo.

“A pesar de que entendemos perfectamente la situación, desde Projecte LOLA pensamos que son excusas de mal pagador que dejan de manifiesto la poca sensibilidad que tenemos en este país hacia los animales y el poco respeto hacia unas mujeres que están viviendo un momento muy difícil en sus vidas, en situaciones en las que el animal es prácticamente su única familia. Nuestro reto como entidad es sumar para la construcción de una sociedad avanzada que también sea animalista”, comenta María Sánchez, directora de LOLA.

Desde la asociación animalista también se ha hecho una llamada para el aumento de las casas de acogida para estos animales: “Nosotros estamos comenzando a trabajar para conocer la realidad en nuestro territorio. Para hacerlo necesitamos la cooperación de los Servicios Sociales y otros departamentos involucrados en los casos”. Actualmente el programa de Viopet cuenta con unas 500 casas de acogida en todo el estado español.

¿Cómo afecta el coronavirus a las clínicas veterinarias?

El decreto que regula el estado de alarma que vive España estos días ordena el cierre de la mayoría de los comercios minoristas, ahora bien, algunos negocios mantienen activos sus servicios. Este es el caso de muchas clínicas veterinarias que siguen velando por el bienestar de los animales a pesar de las circunstancias.

Desde Animalados nos hemos puesto en contacto con dos centros veterinarios diferentes para conocer cómo están siendo estos días de trabajo. ¿Han cambiado sus rutinas habituales? ¿El número de pacientes se ha reducido a causa del confinamiento social? ¿Qué es lo que más preocupa actualmente a las personas que conviven con animales de compañía?

Clínica Veterinaria Miquel Janer

La Clínica Veterinaria Miquel Janer de Barcelona está formada por un equipo de trabajo que entiende el valor de la relación entre las personas y los animales. A todos los miembros de este centro les apasiona el cuidado veterinario para poder garantizar así el bienestar de sus pacientes, por esta razón, ayudan a los animales a tener una vida feliz, sana y cómoda.

Hablamos con Inés Janer, empleada del centro veterinario, para conocer cómo está trabajando la clínica durante estos días de confinamiento social. “En nuestro caso concreto, estamos atendiendo únicamente a pacientes con cita previa. Hemos comunicado a los clientes que para cualquier cuestión contacten con nosotros a través de una llamada. Estamos haciendo cirugías de urgencia y algunas intervenciones que estaban programadas desde hace tiempo. Hemos tenido que cancelar algunas citas para más adelante, aunque también muchas de estas citas las han cancelado los propios clientes”.

Inés Janer nos detalla algunas de las medidas de prevención que han tomado para hacer frente al coronavirus: “Desde que se hizo oficial el estado de alarma solamente dejamos que esté una persona en la sala de espera. Intentamos también que siempre exista una distancia de seguridad entre las personas. No dejamos que la persona que acompaña al animal suba a la zona de consulta y trabajo. Además, todos los empleados trabajamos con guantes y desinfectamos las diferentes zonas de la clínica para garantizar el mínimo riesgo posible”.

Son muchas las personas que temen los efectos del coronavirus sobre los animales. Esta es una realidad que, según nos cuenta Inés Janer, también se vive en la Clínica Veterinaria Miquel Janer: “Nos están preguntando mucho por Instagram y por teléfono si existe la posibilidad de que los animales nos contagien o nosotros los contagiemos a ellos. Desde la clínica les explicamos con calma que el coronavirus hace mucho tiempo que existe entre los animales, pero no tiene nada que ver con el que sufren actualmente las personas. No hay evidencias de que el Covid-19 se transmita entre personas y animales”.

Clínica Veterinaria La Zarzuela

La Clínica Veterinaria La Zarzuela de Madrid es uno de los tres centros que forman el Grupo ERVET. A este equipo de profesionales les une el amor por los animales y la pasión por la Medicina Veterinaria. El objetivo principal de este centro es proteger a todos los niveles el vínculo que existe entre el animal y su familia.

Emma García es la directora de la Clínica Veterinaria La Zarzuela. Hablamos con ella para conocer los cambios que ha vivido su centro veterinario tras la proclamación del estado de alarma en España: “Hemos tomado diferentes medidas. Nosotros siempre trabajamos con cita previa, pero desde que se hizo oficial el estado de alarma insistimos aún más con la cita previa. Hemos cancelado algunas cirugías o ecografías que no eran urgentes, pero en general estamos realizando todos nuestros servicios».

Emma nos comenta que han realizado algún cambio en cuanto a la organización habitual del centro: “Hemos quitado sillas y mesas de la sala de espera para que exista más espacio entre la gente que acude a la clínica. En la recepción hemos acomodado un gel de alcohol para que las personas puedan limpiarse bien las manos. Todas las normas de lavado de manos y distancia de seguridad las hemos compartido en un cartel informativo que se encuentra en la puerta del centro y también en nuestras redes, básicamente es una infografía para saber como tienen que actuar dentro de la clínica”.

La cantidad de personas que entra en la clínica y la ubicación de los empleados son otras cuestiones que han tenido en cuenta en la Clínica Veterinaria La Zarzuela. Emma García nos explica que: “Otra de las medidas que hemos tomado es que solo puede haber una persona que acompañe al animal. Es decir, un acompañante por paciente. Además, el propio personal de la clínica también ha tomado medidas en cuanto a la distancia de seguridad. Cada empleado se encuentra distribuido en un lugar diferente de la clínica realizando su función concreta”.

Emma García considera que los pacientes, en general, no temen a un posible contagio de coronavirus por el hecho de convivir con un animal: “Existe mayor preocupación por el posible contagio del coronavirus por el hecho de coincidir con otras personas en la clínica que por estar en contacto con los animales. En general, los pacientes saben que no hay evidencias de que los animales puedan contagiar a las personas o viceversa”.

¿Como afecta el coronavirus a los animales?

El riesgo de contagio de coronavirus entre personas y animales es una de las cuestiones que más preocupa en la actualidad. El primer caso de “positivo leve” en el perro de una paciente afectada en Hong Kong había disparado todas las alarmas, pero la realidad es que no existen evidencias claras de que los animales puedan enfermar por culpa del coronavirus que se expande entre las personas.

El pasado 28 de febrero, el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación del Gobierno de Hong Kong notificó la existencia del primer caso de coronavirus en un perro. Tras analizar varias muestras nasales, orales, rectales y fecales del animal, las autoridades chinas detectaron una baja carga viral en los hisopos nasales y orales, por lo que catalogaron el resultado de “positivo leve”.

Tras dar positivo, el perro fue puesto inmediatamente en cuarentena y retirado de su hogar, el cual podría ser el origen de la contaminación del virus. Tras varios días aislado, el animal no ha presentado ningún síntoma relacionado con la enfermedad causada por el virus, la COVID-19. La Organización Mundial de la Salud ha dejado claro en diversas ocasiones que no existe evidencia alguna de que el virus se contagie entre humanos y animales, ya que una de sus particularidades es su especificidad de especie.

Desde la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales se aconseja a los dueños de los animales de compañía, en áreas donde se conocen casos humanos de coronavirus, que sigan las indicaciones propias para prevenir el contagio de un virus respiratorio. Medidas como lavarse las manos de forma frecuente a la hora de interactuar con el animal o realizar una apropiada desinfección de las superficies pueden ayudar a su prevención.

El oscuro precedente con Excalibur

Muchas personas en España han recordado a lo largo de estos días el lamentable caso que se vivió con el perro Excalibur. Este animal dio positivo en las pruebas del virus del ébola y, consecuentemente, fue ejecutado por orden judicial a instancias de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Todo ello sin que existiera un diagnóstico claro que demostrase que el animal estaba contagiado de este virus.

La falta de protocolos y cuarentenas para animales por parte del Gobierno provoca que ante los casos de contagio de virus como la rabia o el ébola la solución establecida sea el sacrificio. Aunque actualmente no existen evidencias de contagio del coronavirus entre animales y personas, desde PACMA se pide urgentemente “el establecimiento de protocolos de asistencia y cuarentena para animales. La instalación de un centro de bioseguridad nivel 4, como ya existe en otros países del mundo, y que hubiese evitado la ejecución de Excalibur”. Con medidas como estas, podríamos evitar que se repitan episodios tan desafortunados como el de Excalibur.